CINCO AÑOS DESPUÉS DE LAS 15 MUERTES

La jueza manda al banquillo por homicidio imprudente a los guardias civiles del Tarajal

Después de archivar dos veces la causa, los agentes serán juzgados por la tragedia de 2014, en la que murieron 15 inmigrantes cuando trataban de llegar a las costas de Ceuta

Foto: Marcha en recuerdo de los 15 inmigrantes muertos en el Tarajal en 2014. (EFE)
Marcha en recuerdo de los 15 inmigrantes muertos en el Tarajal en 2014. (EFE)

Los guardias civiles investigados por la tragedia del Tarajal, en la que murieron 15 inmigrantes en 2014, enfilan el banquillo. La jueza de Ceuta que ha instruido la causa ha ordenado dar por terminada la instrucción, el paso previo a que los 16 agentes sean acusados. Los procesa por homicidio imprudente y denegación de auxilio, aunque no por lesiones ni prevaricación. Las ONG acusan a la Guardia Civil de lanzar pelotas de goma al mar para evitar la llegada de los inmigrantes a costas españolas. La Fiscalía apoyó el archivo de la causa anteriormente y es previsible que ni acuse.

El 6 de febrero de 2014, unos 200 inmigrantes intentaban llegar a nado a Ceuta desde Marruecos. La Guardia Civil trató de evitarlo y 15 de ellos fallecieron. Las ONG que defienden a los inmigrantes denuncian que la Guardia Civil descargó sobre ellos pelotas de goma y botes de humo cuando nadaban precariamente hacia España. Los 23 que lograron arribar fueron devueltos inmediatamente a Marruecos. "La normativa y jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en materia de inmigración se puede condensar en el principio básico de 'defender las fronteras sin desproteger a las personas', en el sentido de que, en todo caso, los derechos humanos deben ser máximamente protegidos", explica la jueza en el auto, al que ha tenido acceso El Confidencial.

El juzgado de instrucción 6 de Ceuta abrió una investigación y la archivó en dos ocasiones, en 2015 y 2018, y con dos juezas distintas, al considerar que el uso del material fue proporcionado. "No se trata de que cada inmigrante entrevistado cuente libremente su historia, sino de contarla en el marco de la hipótesis que defiende la entrevistadora", apuntó en 2015 sobre los testimonios. Entonces consideró que las acusaciones "no se encuentran corroboradas ni por los informes de los lesionados ni por los de autopsia de los cinco cadáveres hallados en España".

La Audiencia de Cádiz ordenó reabrir el caso y reclamó nuevas declaraciones. Ahora, la nueva titular del juzgado seis de Ceuta ha decretado el fin de la instrucción y ha dado 10 días a las partes para que acusen a los 16 guardias civiles investigados. Considera que hay indicios de homicidio por imprudencia grave con resultado de muerte y de denegación de auxilio. Además, archiva la causa sobre las lesiones que presentaban los inmigrantes y por el delito de prevaricación. Ahora, las partes tienen que acusar o pedir el archivo.

"Los agentes de la Guardia Civil investigados utilizaban material de dispersión para disuadirlos, disparando en consecuencia bolas de goma y botes de humo al mar en que nadaban, en defensa de las fronteras españolas. Dicha actuación pudo contribuir, co-causalmente, a título de imprudencia, a la muerte por ahogamiento", explica la jueza, que apunta además a la "posible falta de proporcionalidad de la actuación desplegada por los investigados, los cuales, indiciariamente asimismo, omitieron socorrer a las personas que se hallaban nadando en el mar con riesgo vital".

El entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, defendió la actuación de los agentes. "En ningún momento el objetivo del uso de los medios en la mar fue alcanzar a ninguno de los inmigrantes sino hacer visible una barrera disuasoria; para ello, se dieron expresamente las oportunas directrices sobre el uso de los medios antidisturbios por los oficiales que estaban presentes en ese momento, con una amplia experiencia tanto en la vigilancia y control perimetral de la ciudad de Ceuta como en el empleo de unidades y medios antidisturbios", afirmó en el Congreso.

Sobre el lanzamiento de material antidisturbios al agua, afirmó: "A pesar del efecto disuasorio que originaba la barrera a la que anteriormente me he referido, un grupo de 23 inmigrantes que habían burlado la actuación de las fuerzas marroquíes consiguió acercarse a menos de 25 metros de esa barrera, momento en el que se dio la orden tajante e inmediata de cesar el lanzamiento de medios para no poner en ningún caso en peligro la integridad de los mismos, puesto que, como he dicho, el efecto fue en todo momento disuasorio y en ningún caso se trató de lanzarlos contra las personas inmigrantes".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios