El portavoz descarta volver por Álava

Maroto se integra en la directiva del PP de Segovia y se asegura 4 años en el Senado

La candidatura por Álava será objeto de una complicada negociación entre el equipo de Casado y el PP vasco que dirige Alfonso Alonso, excabeza de lista por la provincia

Foto: Javier Maroto y Pablo Casado. (EFE)
Javier Maroto y Pablo Casado. (EFE)

Javier Maroto, después de empadronarse en Sotosalbos (Segovia) parar ser senador por la Comunidad autónoma de Castilla y León, ni se ha planteado la posibilidad de volver a la lista electoral por su circunscripción de origen, Álava, a los cinco meses de quedarse sin escaño por la provincia vasca. Pablo Casado quiere mantener para la próxima legislatura el mismo equipo parlamentario que en la actual y fallida (termina mañana), y su portavoz en el Senado se garantiza cuatro años en la Cámara al margen de cualquier avatar electoral hasta el verano de 2023.

La portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, hizo público su deseo de seguir al frente de la candidatura del PP por Barcelona mientras Maroto daba un paso más allá de domiciliarse formalmente en Sotosalbos para ser senador autonómico y se integra ya en el comité de dirección de los populares en Segovia. El ex vicesecretario nacional de organización y exalcalde de Vitoria acudió esta semana a la primera reunión celebrada en la sede de su nueva organización provincial, a 50 metros de la Iglesia de San Millán y 200 del acueducto.

El comité fue presidido por la jefa de filas del PP en la provincia, Paloma Sanz, como senadora subordinada de Maroto en la Cámara Alta. También asistieron el secretario autonómico del partido en Castilla y León y vicepresidente de las Cortes regionales, Francisco Vázquez, y el viceconsejero de Infraestructuras de la Junta, José Luis Sanz Merino.

La dirección provincial de los populares en Segovia, como las del resto de España, se pondrá en marcha a partir de ahora para hacer sus propuestas de listas para el Congreso y el Senado sobre las que el comité electoral nacional (Génova) decide en última instancia.

Javier Maroto, como vicesecretario mano derecha de Teodoro García Egea en la criba ordenada el 28-A por Pablo Casado, queda esta vez al margen de esa pelea interna ante la cita con las urnas del 10 de noviembre. Solo tiene que emitir juicio sobre el trabajo desempeñado desde julio por los miembros del Grupo Popular del Senado y proponer refuerzos o fichajes para la próxima legislatura. No se tiene que presentar a los comicios porque como senador autonómico su mandato se prolonga hasta que las Cortes de Castilla y León designen nuevos candidatos después de las elecciones autonómicas de 2023, en junio o julio de ese año.

El portavoz parlamentario en el Senado es el único miembro del equipo de Casado con puesto fijo en la política nacional a medio plazo

El portavoz parlamentario en el Senado es el único miembro del equipo de Casado con puesto fijo en la política nacional a medio plazo, más allá de los avatares de las próximas elecciones y de otra legislatura inestable por la fragmentación general del voto, en especial en el centro derecha. También más allá del próximo congreso nacional del partido.

Maroto seguirá en el Senado como jefe de filas del Grupo Popular en una Cámara donde, además de él mismo, tienen escaño la mitad de los miembros sobrevivientes en política del último equipo de Mariano Rajoy: Rafael Hernando, Fernando Martínez-Maillo, Javier Arenas y José Manuel Barreiro.

El actual senador por Castilla y León ha preferido no dar más vueltas después de la pirueta de censarse en Sotosalbos para tener escaño y cargo en la Cámara Alta. Hizo toda su carrera política en Vitoria (primero como concejal desde 1999 y después como alcalde entre 2011 y 2015), luego pasó al Congreso como diputado por Álava hasta que en los comicios del 28-A perdió el escaño. Se quedó a 300 votos de mantenerlo y el partido directamente beneficiado fue el heredero de Batasuna, Bildu.

La integración Maroto en el PP de Segovia deja a los populares sin cabeza de lista en Álava, una circunscripción en la que el partido de Pablo Casado tiene esta vez más a mano alcanzar un diputado por poca concentración del voto constitucionalista y de centro derecha que se registre. Será una plaza objeto de complicada negociación entre la sede Génova y la organización en el País Vasco que dirige Alfonso Alonso, cabeza de lista por Álava en los tiempos de Rajoy.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios