Algunas comisiones ni se han formado

El Congreso entra en otro letargo indefinido en plena crisis de sumisión al Ejecutivo

El Congreso suma medio año sin apenas actividad y encara otro periodo de parálisis hasta que se forme Gobierno. La oposición pide cambios para no depender tanto del Ejecutivo

Foto: Sesión de control al Gobierno en funciones. (EFE)
Sesión de control al Gobierno en funciones. (EFE)

"Fui a Madrid, hicimos un pleno, juré la Constitución y ya. Estoy frustrado. Soy muy activo y estaba deseando ir a currar". Un senador novato resume bajo la condición del anonimato lo que ha sido la legislatura para él. Como él, diputados, senadores y asesores parlamentarios han vivido una legislatura estéril, otra, en la que en cinco meses desde que se constituyeron las Cortes muchas comisiones no se han reunido y algunas ni se han formado. No hay ni una ley nueva, el control al Gobierno en funciones ha sido solo en dos plenos y la oposición critica la sumisión de Meritxell Batet al calendario que beneficiaba a Pedro Sánchez mientras el PSOE replica que ha habido actividad normal teniendo en cuenta el paréntesis del verano.

El multipartidismo ha llegado al Congreso, pero la oposición denuncia que la Cámara sigue a rebufo del Gobierno monocolor. La falta de acuerdo para una investidura de Pedro Sánchez ha evidenciado que Moncloa marca el ritmo de los trabajos en las Cortes. Las Cámaras, que fueron disueltas el 4 de marzo, se constituyeron el 21 de mayo, el día en que el Congreso eligió a Batet como presidenta. Pero allí no arrancaron los trabajos. Esta dio a Sánchez dos meses para acudir a la investidura, que se celebró entre el 22 y el 25 de julio. Entonces empezó a correr el reloj para la repetición electoral, lo que explica que España vaya a estar casi un año sin Congreso. Al final, Sánchez solo sumó un voto a los 123 diputados socialistas y solo los últimos días de julio se constituyeron las comisiones.

Las comisiones, formatos más pequeños que el pleno para tramitar leyes y que comparezcan los ministros, conllevan pluses para los diputados que las presiden y los portavoces. El más crítico con el sistema ha sido Iván Espinosa de los Monteros, de Vox, que se ganó el reproche mayoritaria cuando se opuso en el pleno. "Tardaron tres meses en constituir las comisiones y lo hicieron justo antes de agosto. Las constituyen por la mañana y por la tarde se van de vacaciones porque así en agosto cobran el plus", explica por teléfono: "No se atreven a decir que consideran que un diputado gana poco, unos 2.800 euros, y por eso se inventan subcomisiones para que casi todo el mundo tenga su extra".

Muchas de esas comisiones, que en teoría controlan a un ministerio, no se han reunido más que una vez a principios de septiembre, para su constitución. Pero después no ha habido más citas. Algunas, como la de investigación de Spanair, la comisión mixta de RTVE o la del defensor del pueblo, ni se han constituido. El resultado es que durante seis meses no ha habido nadie que pudiera llamar al Congreso a la administradora única de RTVE, Rosa María Mateo, por ejemplo.

Meritxell Batet, en su despedida. (EFE)
Meritxell Batet, en su despedida. (EFE)

Desde la presidencia del Congreso, destacan que todos los acuerdos los ha tomado la Mesa por unanimidad y que allí están representados PSOE, Unidas Podemos, PP y Ciudadanos, por lo que no ha sido una actuación de Batet. Una vez constituidas, las comisiones se reúnen o no según decidan los presidentes de estas. En la legislatura corta de Rajoy, el Gobierno del PP se negaba a comparecer en el Parlamento alegando que estaba en funciones. Los populares, muy críticos ahora con Batet, perdieron ante el Constitucional un recurso de los socialistas. Los papeles ahora han cambiado.

Juan López de Uralde, diputado de Equo, considera que ha sido "una legislatura frustrante". "Se podían haber formado las comisiones desde el comienzo y haber echado a andar, pero el PSOE no ha querido". "Es muy frustrante, porque puedes hacer preguntas, jornadas interesantes, pero sin comisiones y con legislaturas tan cortas las pocas iniciativas que se aprueban se quedan en papel mojado". El pleno solo acordó tramitar la de la eutanasia, clave para el PSOE, pero poco antes de la disolución de las Cortes, por lo que su recorrido en los hospitales ha sido nulo. Uralde logró que el Congreso declarara "la emergencia climática", algo simbólico y de lo poco que ha habido este curso, pero aun así añade: "Después del esfuerzo para llegar, te queda un sabor amargo de que no has podido aportar ni desarrollar nada".

"Es muy frustrante porque puedes hacer preguntas, jornadas, pero sin comisiones y con legislaturas tan cortas las pocas iniciativas son papel mojado"

La parálisis ha sido criticada por gente tan poco sospechosa como Felipe González, que en 'El País' declaró: "No entiendo por qué el Parlamento no está funcionando a pleno pulmón desde que se constituyó. Tendrá limitaciones, porque obviamente el Gobierno no puede presentar proyectos de ley estando en funciones, pero el Parlamento en sí debería funcionar".

Un veterano cuenta que tranquilizaba a los novatos: "Les dije: 'No os llevéis la imagen de que es así'. Ha sido muy frustrante en términos generales por la inoperancia, y eso genera desilusión". "Yo no quiero jugar a la antipolítica de criticar al Congreso, pero es cierto que se podía haber hecho mucho más. El Gobierno estaba en funciones pero el Congreso no, y no lo hemos puesto en marcha". Unidas Podemos, pese a que en privado criticaba la gestión a cámara lenta, en público más o menos ha apoyado al PSOE y nunca ha roto la cuerda en el Congreso porque había negociación por el Gobierno.

El Congreso sí ha tenido actividad política, reuniones y canutazos, las cada vez más importantes conexiones en directo con las televisiones, pero en eso participan solo las cúpulas de los partidos. Los diputados rasos de los grupos grandes han podido estar sin acudir a su despacho la mayor parte del tiempo. Un diputado novato se sorprendió al llegar de la poca actividad y de que su grupo lo usaba para ir a carreras populares los fines de semana porque él aguantaba 10 kilómetros sin problema. Ha habido una sesión electrizante, la de la investidura fallida, un pleno por el Open Arms, en el que Podemos y el PSOE rompieron, pero poco más.

El PP se quedará, por ejemplo, sin recibir el informe de la Abogacía del Estado que frenó la entrega a cuenta de 7.000 millones a las comunidades

Por primera vez estando en funciones, el Gobierno ha contestado a preguntas de la oposición, pero la mayoría decaen el martes sin respuesta. El PP se quedará, por ejemplo, sin recibir el informe de la Abogacía del Estado que frenó la entrega a cuenta de 7.000 millones a las comunidades autónomas. El Senado ha tenido, como es habitual, menos actividad incluso. Pedro Sánchez ofreció ir al Senado el próximo día 24, un día después de que se disuelvan las Cortes, por lo que ni habrá pisado la Cámara Alta.

"Todo está estudiado"

Miguel Gutiérrez, secretario del grupo de Ciudadanos, el que coordina el día a día en el Parlamento, culpa al PSOE de que el Congreso haya estado cinco meses al ralentí: "Han vaciado el legislativo durante medio año. Solo dejaron tramitar la ley de la eutanasia, y para mí eso es jugar con el dolor de los enfermos. No han querido que haya comisiones para que no trajésemos a los ministros a comparecer. Todo está estudiado". Algunos ministros que en agosto anunciaron comparecencias en comisión han alegado después problemas de agenda, y con la disolución de las Cortes, nunca irán. "Tenemos que cambiar cosas para hacer efectiva la separación de poderes".

En la pasada legislatura, con la popular Ana Pastor de presidenta, también recibía la crítica recurrente de estar al servicio de Moncloa. Cuando el PSOE registró la moción de censura, Pastor fijó las fechas de forma casi inmediata porque el PP consideraba que le beneficiaba que Sánchez no tuviese tiempo de buscar los apoyos. En esa legislatura, la Mesa, entonces controlada por PP y Ciudadanos, se dedicó a bloquear la tramitación de proyectos de ley que tenían el respaldo del bloque de la moción de censura.

Cuando se disuelvan las Cortes, quedará la Diputación Permanente, el órgano de guardia, pero ya no tiene ni decretos leyes que convalidar, porque el Gobierno no puede aprobar nada. Las elecciones son el 10 de noviembre, por lo que hasta diciembre no se constituirán las Cámaras y, con los ritmos que manejan, no habrá actividad hasta febrero, si es que hay investidura. El panorama es de un año sin Congreso mientras la UE amenaza a España con multas por no trasponer directivas comunitarias a tiempo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios