LA RONDA DE CONSULTAS TERMINA SIN CANDIDATO

El Rey constata la falta de apoyos a Sánchez que aboca a elecciones el 10 de noviembre

Lo que desde hace semanas parecía un hecho irremediable, terminó por confirmarse este martes. Felipe VI finaliza la ronda de contactos sin un acuerdo y sin proponer candidato

Foto: Felipe VI y Pedro Sánchez se reunieron en Zarzuela este martes. (EFE)
Felipe VI y Pedro Sánchez se reunieron en Zarzuela este martes. (EFE)

El Rey terminó este martes por la tarde su ronda de contactos con los líderes políticos y constató, como era previsible desde hace semanas, que Pedro Sánchez no tiene los suficientes apoyos para contar con la confianza del Congreso y ser investido presidente del Gobierno. Así lo confirmó Zarzuela en un comunicado, en el que opta por no formular una propuesta de candidato, acercando todavía más —y ya parece inevitable— la repetición electoral del 10 de noviembre.

Aún así, la puerta no está cerrada definitivamente. Si en los próximos dos días Sánchez diera visos de que podría contar con apoyos, habría un margen 'in extremis' para convocar un pleno de investidura, incluso durante el fin de semana. El plazo máximo se establece el próximo lunes 23 de septiembre a las 24 horas —al cumplirse dos meses desde la primera votación de investidura—. Si entonces no hubiera un presidente del Gobierno elegido por la Cámara, se activará el mecanismo previsto en la Constitución, y el Rey firmaría al día siguiente (martes 24 de septiembre) el real decreto de disolución de las Cortes Generales, dando comienzo —ya sí— al periodo electoral de 47 días.

Tanto Pablo Iglesias como Albert Rivera reconocieron tras verse con el Rey "que queda tiempo" y se mostraron abiertos a dar "una solución" al bloqueo, para evitar unos nuevos comicios. Eso sí: Sánchez debe rectificar en uno de los dos sentidos. O acepta el gobierno de coalición que solicita Unidas Podemos o se compromete a cumplir con las "condiciones de Estado" exigidas desde Ciudadanos. Si no se da ninguno de esos escenarios, no habrá investidura.

El Rey se ve con la presidenta del Congreso. (EFE)
El Rey se ve con la presidenta del Congreso. (EFE)

Felipe VI comenzó las audiencias con los distintos dirigentes este lunes y las finalizó el martes, pasadas las siete de la tarde con Sánchez. Justo antes desfilaron por Zarzuela Rivera y Pablo Casado, que confirmaron su voto negativo, al menos por ahora. El golpe de efecto del líder de Ciudadanos al lanzar la oferta ‘in extremis’ con el objetivo de coordinar una abstención con el PP si los socialistas cumplían “con tres condiciones de Estado” no dio sus frutos. De hecho, los populares rechazaron alinearse con él a pesar de “compartir” el diagnóstico general, y Sánchez descartó el mismo lunes cualquier acción al respecto, asegurando que “ya se cumplían los tres requisitos”.

Este martes al mediodía el PSOE respondió oficialmente a la propuesta con una carta en la que aseguraba que no existía ningún pacto con EH Bildu en Navarra, que la Constitución se haría cumplir en Cataluña si fuera necesario tras la sentencia del procés, y que que las clases medias no sufrirán una mayor presión fiscal en los próximos Presupuestos. Ciudadanos calificó la respuesta de "tomadura de pelo", insistiendo en que ninguno de los requisitos se cumplen a día de hoy y, por eso, Rivera le confirmó el no de su grupo al Rey.

La vía de la abstención de la derecha, como se ha bautizado el movimiento de Ciudadanos de las últimas horas, llegó tras la evidencia de que el acuerdo de PSOE y Unidas Podemos ya era imposible. El fin de semana no hubo ningún avance. Este martes, Iglesias insistía al monarca durante su reunión en la “plena disponibilidad” de Unidas Podemos para hacer presidente a Sánchez si “se compartían responsabilidades en un Gobierno de coalición”. Es decir: la postura mantenida en las últimas semanas a pesar de que Iglesias rechazó una oferta similar en julio, y la misma que el PSOE rechaza con todas sus fuerzas.

Los distintos grupos parlamentarios aseguraron que Sánchez tiene encima de la mesa dos ofertas —"una por la izquierda y otra por la derecha"— pero la realidad es que ambas carecen de toda viabilidad. En ese sentido, lo previsible era que Zarzuela comunicara hoy mismo el desenlace y no contribuyera a continuar con la agonía del desentendimiento político. A pesar de los rumores sobre que el monarca podía apurar su decisión dos días para dar más tiempo a los políticos y que intentaran llegar a un acuerdo, fuentes de Zarzuela confirmaron a este diario que "todo seguía según lo previsto". Y así fue.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios