"COLECCIÓN DE MENTIRAS" PARA LOS NARANJAS

A Rivera no le valen las "garantías" de Sánchez: mantiene su no si no "rectifica"

El presidente insiste en que el compromiso con la Constitución se mantiene firme, en Navarra y Cataluña, y que no pretende aumentar la carga fiscal. Cs lo califica de "tomadura de pelo"

Foto: Albert Rivera, a la salida de su reunión con Pablo Casado, este 16 de septiembre. (EFE)
Albert Rivera, a la salida de su reunión con Pablo Casado, este 16 de septiembre. (EFE)

"Garantías" por escrito. Esa fue la novedad que aportó el PSOE a Ciudadanos en la jornada decisiva de esta legislatura, en la que se despejará definitivamente si hay investidura de Pedro Sánchez o, como parece ya casi definitivo, elecciones. El presidente envió a Albert Rivera su compromiso por carta de que cumple con las condiciones que le puso para su abstención, pero sus palabras son las mismas que las de las horas previas, que los naranjas consideraban insuficientes. El objetivo es aumentar la presión hacia el líder de los liberales. Pero no surtió efecto: casi de inmediato, Cs calificó la carta de "tomadura de pelo a todos los españoles" por su "colección de mentiras" y anticipó su voto negativo a la investidura si Sánchez no "rectifica" y no "vira hacia el constitucionalismo".

El jefe del Ejecutivo en funciones respondió a la petición de Cs de una reunión "urgente" con tres llamadas consecutivas, y por este orden, a Pablo Iglesias, Pablo Casado y Albert Rivera. Contactos que concluyeron pasadas las 12:30, tal y como estaba previsto. Según indicaron fuentes de Ferraz, Sánchez trasladó al jefe de los naranjas su posición en cada uno de los tres puntos y le envió las "garantías" por escrito [aquí en PDF]. En su carta, de dos páginas, le agradece con retranca su "tardía comunicación" —Rivera no se ha movido del no a su investidura hasta una vez arrancada la segunda y definitiva ronda del Rey— y su "ofrecimiento de una solución de Estado". "Si ese es realmente su propósito y está dictado por el celo en la defensa de la Constitución, puede tener la seguridad de que no existe impedimento alguno para que facilite la investidura". Las condiciones de Cs eran estas tres: ruptura del Ejecutivo de coalición del PSN con Geroa Bai y Podemos (y la abstención de Bildu) en Navarra, planificación del artículo 155 en Cataluña y compromiso de no indultar a los eventuales condenados por el 'procés' y no "machacar" a las clases medias con más impuestos.

[Consulte aquí en PDF la carta de Pedro Sánchez a Albert Rivera]

Los socialistas, sostiene Sánchez, están "firmemente comprometidos" con la defensa de la Carta Magna y el "ordenamiento jurídico en Navarra, en Cataluña y en toda España". El jefe del Ejecutivo recuerda que la Ley Fundamental de 1978 es "fruto del esfuerzo de muchos ciudadanos y de múltiples fuerzas políticas", pero "entre ellas, y desde el primer momento", del PSOE. Por la Constitución, los socialistas, recuerda, han "luchado", "trabajado" y han muerto destacados dirigentes del partido. Así que si la "voluntad" de Rivera es defender la Carta Magna, no tendrá "aliado mejor dispuesto" que el PSOE. Esa ha sido la "regla" de actuación de la formación "siempre".

Sánchez subraya que Chivite dirige en Navarra un Ejecutivo que respeta la Constitución y la foralidad y reitera que "no hay pacto alguno" con Bildu


Sánchez subraya que la "defensa incondicional de la Constitución" rige para el PSOE "en Navarra, Cataluña y en cualquier otro territorio de España". Indica, en primer lugar, que Navarra está presidida por un Ejecutivo, el de la socialista María Chivite, que reivindica tanto la Carta Magna como el estatus foral de la comunidad. Gobierno "del que no forma parte Bildu, que sí integraba en cambio el Ejecutivo regional anterior". "No existe pacto alguno con el mencionado partido, como lo demuestra", sigue, que en Pamplona los socialistas facilitaran que el ayuntamiento lo gobierne, desde el pasado junio, la coalición de derechas Navarra Suma (UPN-Cs-PP), despojando del poder a la formación 'abertzale'. "Lo hizo el PSOE a cambio sin contrapartida alguna", por su "riguroso compromiso con la Constitución". "Por tanto, en este punto no existe motivo alguno de inquietud respecto a la salvaguarda de la Constitución y del régimen foral en Navarra".

Prudencia con los indultos

Segundo punto. Cataluña. De nuevo, Sánchez subraya el "pleno compromiso" con la Carta Magna allí también. Reconoce que su Gobierno ha abogado por el diálogo con el independentismo "dentro de la legalidad", política de distensión que ha propiciado un "significativo retroceso del apoyo" al soberanismo, lo que hace "abrigar esperanzas" de que se pueda restablecer el "clima de convivencia" en Cataluña "en el marco de la Constitución y las leyes".

El presidente reitera que aplicará el 155 si llega el caso, pero también reconoce que la distensión ha supuesto un "retroceso" del apoyo al secesionismo

Pero si se produjera, tras la sentencia del 'procés', una "vulneración" de la Carta Magna o un "atentado grave al interés general de España" por parte de los independentistas, Rivera "puede tener la seguridad de que un Gobierno socialista no vacilaría en hacer uso de sus competencias para garantizar la soberanía nacional, la integridad territorial del país y la convivencia". Y, entre las medidas que podría activar, admite, se halla el artículo 155, con arreglo al propio texto y a la doctrina del Tribunal Constitucional, que quedó reflejada en su sentencia de julio, y que advirtió de que una intervención de la comunidad ha de ser excepcional, limitada y temporal.

A Rivera no le valen las "garantías" de Sánchez: mantiene su no si no "rectifica"

El presidente proclama que ya su partido apoyó al Ejecutivo del PP en la aplicación del 155, de modo que el apoyo a la Constitución es "incondicional y pleno" por parte del PSOE. Por eso mismo, continúa, está obligado a "respetar el principio de independencia judicial y a no interferir en los procedimientos en curso con pronunciamientos que anticipen en un sentido o en otro sus decisiones o sentencias". Lo que está diciendo Sánchez en ese punto es que no puede comprometerse a no indultar a los eventuales condenados por el Tribunal Supremo por el 'procés' porque el fallo no está listo y no puede inmiscuirse en la deliberación de los magistrados.

Por último, el propósito del PSOE es "distribuir con la mayor justicia la carga fiscal". Así, plantea "aliviar" la presión impositiva de los trabajadores y de las clases medias, y también de los autónomos, como aduce que ha venido haciendo el Gobierno en este año. También es intención del Ejecutivo "luchar contra la desigualdad social y cumplir con los compromisos de estabilidad presupuestaria y de crecimiento económicos acordados con la UE". "No existe por tanto tampoco en este punto motivo alguno que impida la abstención de su partido", argumenta.

"Que rompa ese pacto"

Sánchez concluye transmitiéndole su "firme compromiso" y el de su partido con la Constitución y las leyes "en cualquier punto de nuestra geografía" y la "voluntad de proteger y mejorar el poder adquisitivo y el nivel de vida de las clases medias y trabajadoras". Si esas son las "inquietudes" de Cs para condicionar el sentido del voto en el proceso de investidura, remacha, "no debiera existir problema para que contribuyeran" los naranjas "con su abstención". "De obrar así, contribuiría muy positivamente a desbloquear la situación, a cumplir la voluntad de los españoles y a evitar una repetición electoral del todo innecesaria", sentencia.

Cs: "Es mentira que el PSOE cumpla con las tres condiciones y además rechaza una reunión con la oposición para abordar esa solución de Estado"

Poco después, Cs emitió a los medios un comunicado de respuesta, con el que anticipó su no si no hay "rectificación" del PSOE. En un tono muy duro, tachó de "tomadura de pelo a todos los españoles" el escrito de Sánchez. "Es mentira que el PSOE esté cumpliendo con las tres condiciones planteadas y además rechaza una reunión con la oposición para abordar esa solución de Estado. Los españoles saben cuál es la realidad". A continuación, la formación naranja pasa a describir esa "realidad", según sus ojos. Que en Navarra "gobierna el PSN en coalición con los nacionalistas de Geroa Bai [la marca foral del PNV]" y "el apoyo de Bildu" (Chivite fue investida con su abstención). "Exigimos a Sánchez que rompa ese pacto y acepte una mesa de negociación de Navarra Suma con el PSN para formar un Gobierno constitucionalista en la comunidad". Los socialistas no están dispuestos a empujar para que se resquebraje la coalición que lidera Chivite o para que ella misma dimita y la suceda Javier Esparza, de Navarra Suma.

"No es en verdad nada serio"

Cs entiende que los separatistas están ya "redoblando su desafío" y recuerda que "destacados dirigentes" socialistas han defendido el indulto si los procesados por el Supremo son condenados. Exige que se comprometa "por escrito" a que no les perdonará su pena y que forme una mesa con su partido y con el PP para "planificar" la aplicación del 155.

Las "subidas de impuestos" del PSOE, dice Cs, "supondrían un obús contra el bolsillo de millones de españoles y para la economía de la nación"

También los naranjas valoran que el programa económico de Sánchez "recoge una subida del gasto de 30.000 millones de euros y subidas de impuestos a las familias y a los autónomos que supondrían un obús contra el bolsillo de millones de españoles y para la economía de la nación en un momento crítico". "Exigimos que renuncie a dichas subidas de impuestos y del gasto".

A Rivera no le valen las "garantías" de Sánchez: mantiene su no si no "rectifica"

El resumen de Cs es este: "La respuesta de Pedro Sánchez no está a la altura de un candidato a la presidencia del Gobierno de España. Es una colección de mentiras. Los españoles saben qué es lo que está haciendo el PSOE en Navarra, qué es lo que está haciendo el PSOE en Cataluña y cuál es el programa económico de Sánchez. Por todo ello, Rivera le exige que, si quiere acabar con esta situación de bloqueo, recapacite y rectifique, vire hacia el constitucionalismo y esté a la altura de los españoles. En caso de que no rectifique y no se comprometa con esta solución de Estado, el voto de Ciudadanos seguirá siendo no a su investidura".

Todo este capítulo de idas y vueltas no forma parte más que de la ceremonia de la confusión instalada en las últimas horas, y el vértigo de los partidos a nuevas elecciones el 10-N. Porque ya fuentes del PSOE calificaban el movimiento último de Rivera de "maniobra electoral", y hoy Adriana Lastra, la vicesecretaria general, la tachaba de "tacticismo". La oferta de Rivera, tras "cinco meses desaparecido", o "haciendo declaraciones sobre que Sánchez tiene un plan y tiene una banda", dijo, "no es en verdad nada serio". Lastra constató que Unidas Podemos se mantendrá en la abstención, y Cs y PP votarían en contra, por lo que "no habría investidura posible" y España iría a elecciones. Quien tiene la sartén por el mango, aseguró la número dos, es Pablo Iglesias, aunque este ya ratificó que no apoyará a Sánchez puesto que no accede a su demanda de un Ejecutivo de coalición.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios