RONDA DE CONSULTAS

Iglesias ve razonable que el Rey retrase su decisión para que Sánchez elija a Cs o UP

A la vista de que aún pueda producirse un acuerdo de última hora, el líder de Unidas Podemos entiende que Pedro Sánchez debe decidir si aceptar un pacto con su formación o con Cs

Foto: Felipe VI recibe en audiencia al líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)
Felipe VI recibe en audiencia al líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ve "razonable" que Felipe VI retrase su decisión de convocar o no una investidura —opción que ya ha sido rechazado por Casa Real, según ha podido saber este diario—, en vista de que aún pueda producirse un acuerdo de última hora y para que Pedro Sánchez se decida si pactar a su izquierda, con un acuerdo de coalición con Unidas Podemos, o a su derecha, mediante un acuerdo con Albert Rivera.

"Hay tiempo para que acepte una de las dos propuestas para ser presidente del Gobierno", ha concluido en rueda de prensa tras acudir a la ronda de consultas. La fecha para la disolución automática de las Cortes es el próximo lunes 23, por lo que la investidura, de producirse, debería arrancar como máximo este viernes. Así se lo ha trasladado Iglesias al Rey, recalcando su "flexibilidad" e insistiendo en los mecanismos propios de un sistema parlamentario: "Si el candidato no cuenta con los apoyos suficientes, tiene que llegar a un acuerdo".

Iglesias ve razonable que el Rey retrase su decisión para que Sánchez elija a Cs o UP

En esta línea, Iglesias ha defendido que el Gobierno de coalición es "una solución política propia de sistemas parlamentarios como el nuestro" y que funciona ya en buena parte de las comunidades autónomas y de países de nuestro entorno. Unidas Podemos ha rechazado ofrecer sus votos de forma gratuita, recalcando que "para nosotros, un acuerdo de investidura significa un acuerdo integral", esto es, tanto en lo programático como en lo ejecutivo, compartiendo el Consejo de Ministros con los socialistas.

La otra propuesta sobre la mesa de Sánchez es la lanzada a última hora por el líder de Ciudadanos, bajo una serie de condiciones (rechazo al indulto a los presos del 'procés', ruptura del acuerdo en Navarra o aplicación preventiva del 155) sobre las que de momento no hay entendimiento. Incluso Rivera calificó la respuesta por carta de los socialistas de "tomadura de pelo a todos los españoles" por su "colección de mentiras" y anticipó su voto negativo a la investidura si Sánchez no "rectifica" y no "vira hacia el constitucionalismo".

El líder de los morados no resta posibilidades a un hipotético acuerdo entre PSOE y Ciudadanos, y si finalmente se produce, examinará los términos de dicho pacto y en función de ello decidirá el sentido del voto del grupo confederal, que ahora mismo sería la abstención. Una posición que a media mañana ya había trasladado a Sánchez, después de que este lo telefonease para sondear cuál sería su posición final. "En caso de un eventual acuerdo entre PSOE y Cs, Iglesias ha trasladado que el grupo confederal valoraría el contenido de dicho acuerdo para decidir su voto final", resumían socialistas y morados en un comunicado pactado. Este punto es el clave, puesto que la investidura sí prosperaría si hubiera una (improbable) abstención conjunta de Cs y Podemos, y también saldría adelante con el sí de socialistas y naranjas, puesto que ambos suman mayoría absoluta (180 escaños). Además, el presidente transmitió a Iglesias que "le informará regularmente de los asuntos de Estado".

La decisión de que se encargue o no una investidura recae, según Iglesias, en el propio Sánchez, dando a entender que existen posibilidades para el desbloqueo y que el candidato es quien debe aceptar uno de los dos acuerdos que se le ofrecen o forzar nuevas elecciones. "Cuando no hay mayorías absolutas, nos obliga a todos los grupos a llegar a acuerdos para que el jefe del Estado desarrolle su función institucional de encargar una investidura. Esto es lo que significa, a mi juicio, arbitrar".

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)
El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)

Más allá de los discursos públicos, con un cierto aroma a campaña electoral, en el grupo confederal cunden el pesimismo y la sensación de que no habrá convocatoria de investidura y, por tanto, se repetirán elecciones. Se descargan responsabilidades sobre Pedro Sánchez y su objetivo, "desde el primer momento", de gobernar en solitario o volver a tirar los dados en otras elecciones. "Ahora mismo, trabajamos con la hipótesis de que no habrá investidura", explicaba uno de los dirigentes de las confluencias tras acudir a Zarzuela este lunes —aun deslizando la posibilidad, eso sí, remota— de que haya un movimiento de última hora para no abocar el país a una repetición electoral.

Se reconoce que un acuerdo entre socialistas y naranjas sobre la bocina lo cambiaría todo. Los 'comuns' son quienes más preocupados se sienten ante esta eventualidad, por las repercusiones que las políticas exigidas por Rivera tendrían en Cataluña. De materializarse esta vía de entendimiento entre PSOE y Ciudadanos, para el portavoz de la confluencia, Jaume Asens, podría suponer "un aumento de la conflictividad territorial" e "incendiar Cataluña", en referencia tanto a la aplicación preventiva del 155 como al compromiso a que no se producirán indultos tras la sentencia del 'procés'.

"Debemos recordar que la mayoría de la ciudadanía [catalana], alrededor del 80%, está en contra de estos encarcelamientos". En cualquier caso, existe un preacuerdo entre las distintas sensibilidades políticas representadas en Unidas Podemos para mantener la unidad de acción dentro de su heterogeneidad y priorizar una misma posición para, en caso de una repetición electoral, acudir a la campaña con la mayor cohesión posible.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios