NEGOCIACIÓN ENCALLADA

Estabilidad frente al Brexit: Sánchez calca la estrategia de Rajoy camino de las elecciones

En 2016, España repitió las elecciones después del referéndum del Brexit. Rajoy apeló a la estabilidad

Foto: Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en 2017. (Reuters)
Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en 2017. (Reuters)

España rula y al caer se muerde la cola. Como en 2016, el país parece abocado a repetir elecciones. Como entonces, serán unos comicios marcados por el Brexit -el referéndum en Reino Unido fue tres días antes de las generales de 2016- y el inquilino de La Moncloa apela de nuevo a la estabilidad como principal motor de su campaña en la que aspira a arañar unos escaños. Los paralelismos entre 2016 y 2019 dan alas a Sánchez y PP y Ciudadanos se preparan para unos comicios que ya solo Pablo Iglesias puede evitar en el último minuto.

El 26 de junio de 2016, los españoles repetían por primera vez unas elecciones porque Mariano Rajoy había rechazado la investidura y Pedro Sánchez no logró el apoyo de Podemos. En esa breve campaña electoral, Rajoy jugó la baza de la estabilidad y apeló en cada mitin al Brexit como ejemplo de los riesgos que entrañan los experimentos políticos. El 23 de junio, solo tres días antes de los comicios, el Reino Unido votó en referéndum salir de la Unión Europea. "No será bueno ni para la economía de los británicos ni de los españoles, ni del Reino Unido ni de España", se afanaba Rajoy en sus discursos.

La campaña del entonces presidente fue de tono moderado, sin conceder entrevistas a la prensa nacional, solo a diarios locales en las circunscripciones donde habían estudiado que el PP podía subir un escaño. En sus vídeos, Rajoy salía caminando rápido, sin estridencias. "Mirad al Reino Unido lo que le pasa por votar locuras", venía a decir. Mientras, Albert Rivera se fue a Venezuela a denunciar la alineación de Podemos con Chávez en una tensa campaña que no funcionó. Al final, la llamada a la estabilidad le dio sus frutos. El PP subió 14 diputados y logró la investidura unos meses después.

En 2016, Podemos consideró que el referéndum del Brexit, tres días antes de las generales, evitó el 'sorpasso'. Ahora España vota tras la fecha límite

Aquella noche electoral, en Podemos estaban convencidos de que el resultado del Brexit, que dejó en 'shock' a media Europa por inesperado, había sido clave para que el PSOE resistiera el 'sorpasso' y el PP subiera. Como si ante la incertidumbre, mucha gente hubiera optado por apuntalar el bipartidismo, por no correr aventuras y apoyar al señor de la barba que caminaba en chándal, "el que camina rápido llega lejos y no se cae" y a su enemigo tradicional.

Tres años después, la situación es la especular. El PSOE está en Moncloa y se prepara para una repetición electoral apelando a la estabilidad como principal idea. La foto de Colón empieza a amarillear en el imaginario colectivo y la ola verde de Vox de la campaña electoral acabó convertida en marejadilla. El miedo a la derecha no sacará en masa a los votantes de casa. A Sánchez le toca apelar a la estabilidad y el Brexit es, de nuevo, uno de los reclamos.

El 31 de octubre, diez días antes del 10-N, se cumple el plazo para evitar un Brexit abrupto. El Brexit es muy importante para España, claro, y además es una baza para Sánchez. "El único legado del Brexit, señorías, por el momento, es añadir más incertidumbre a un escenario global en el que ese factor no es precisamente escaso; incertidumbre en la economía, incertidumbre entre la ciudadanía e incertidumbre también en las instituciones de una democracia tan sólida como es la británica. Parece increíble", afirmó el miércoles en la primera vez en seis meses que acudía al Congreso.

Pedro Sánchez visitando la zona afectada por la gota fría en el sureste. (EFE)
Pedro Sánchez visitando la zona afectada por la gota fría en el sureste. (EFE)


Sánchez ha empezado a labrar el mensaje de la estabilidad, ante el Brexit y ante los problemas económicos. Significativamente, en el Congreso alertó del "enfriamiento de la economía", todo lo contrario de lo que hizo Zapatero cuando empezó la crisis. "Les puedo garantizar, señorías, que no quiero elecciones, que lo que queremos es un Gobierno fuerte, cohesionado y coherente que aborde desde la estabilidad parlamentaria y con una legislatura estable todos los desafíos que tenemos propios y también dentro del continente europeo". "Se le ve venir porque lo hicimos ya nosotros. Ha convocado a sus ministros para tratar el Brexit como si lo necesitara. Acabará convocando un Consejo de Seguridad Nacional", comentan desde la oposición.

A falta de algún giro inesperado de guión -¿que Iglesias ceda en el último minuto presionado por su grupo parlamentario?- fuentes de PSOE y Unidas Podemos consideran inviable un pacto 'in extremis' que evite las elecciones. En el PP también insisten en que es imposible que Casado al final opte por una abstención patriótica y de Ciudadanos ni se espera. Sánchez se juega ser el presidente del Gobierno con menos tiempo en el cargo, algo que le preocupaba cuando llegó a Moncloa tras la moción de censura. Leopoldo Calvo Sotelo ejerció el cargo durante 643 días. Sánchez llegaría a esa cifra en marzo de 2020. Dados los amplios periodos para formar Gobierno podría alcanzarlo incluso sin lograr una mayoría tras las elecciones.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios