Génova confía concentrar el voto de derechas

El PP calcula recuperar una docena de escaños de la España vacía a costa de Vox

En Génova desempolvan el recordatorio de que la dispersión de voto del centro derecha beneficia especialmente al PSOE en las circunscripciones de menos de 7 diputados

Foto: Fotografía facilitada por el Partido Popular de la reunión del Comité de Dirección del partido presidido por Pablo Casado. (EFE)
Fotografía facilitada por el Partido Popular de la reunión del Comité de Dirección del partido presidido por Pablo Casado. (EFE)

La dirección del Partido Popular empieza a hacerse a la idea de volver a las urnas en noviembre sin tener nada claro en qué medida puede convenir al proyecto de Pablo Casado. En la sede de Génova repiten que en el peor de los casos podrían recuperar algunos diputados de los perdidos en el desastre de las elecciones del 28 de abril y empiezan a calcular circunscripción a circunscripción qué escaños pueden tener más a mano por el previsible retroceso de su competencia en el centro derecha (en especial Vox), tanto si el partido de Santiago Abascal se presenta o no con sus siglas.

El PP se prepara para volver a la carga con su mensaje de que el fraccionamiento de la oferta electoral en su espectro, con Ciudadanos a su izquierda y Vox a su derecha, es letal para el objetivo de plantar cara a Pedro Sánchez y sus aliados. También desempolvan en el equipo de Casado el recordatorio de que esa dispersión de voto beneficia al PSOE, sobre todo en la España interior y menos poblada, en concreto en las provincias que eligen 7 diputados o menos.

Ese presagio a favor de los socialistas se cumplió al pie de la letra en las urnas, hasta 20 escaños más obtuvieron en la España interior y fueron primeros en casi todas las circunscripciones. Pero en el detalle se vio que la magnitud del retroceso general del PP (71 diputados menos en total) dio para que en esas mismas provincias más pequeñas recogieran escaños, además del PSOE, los riveristas y los candidatos de Abascal.

Los resultados de las elecciones europeas del 26 de mayo registraron ya un descenso del voto de Cs y de Vox, de 3,7 y de 4 puntos respectivamente, y una subida para los populares de casi tres. Son los datos que ahora manejan sus candidatos para echar unas cuentas de las que deducen que por poco trasvase de votantes que reciban de nuevo de sus ahora socios en autonomías y ayuntamientos, los últimos restos les podrían dar hasta una docena de escaños más que el 28-A entre provincias de Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura, Aragón, las circunscripciones más pequeñas de Andalucía o Álava.

En ese bloque de provincias de 7 o menos de 7 diputados hay ya diputados de Vox que salieron por la mínima como Granada, Asturias, Zaragoza, Valladolid, Córdoba, Badajoz o Toledo. Y también otras donde con menos del 3 o el 4% de los votos las candidaturas de Abascal no obtuvieron representación, se lo quitaron al PP y, de rebote, se lo dieron al PSOE al quedar su lista en primer lugar.

En fuentes de Génova ponen como ejemplos de escaños más 'a mano' el segundo por Segovia a costa de Ciudadanos o el dos por Granada y Zaragoza en detrimento de Vox. Y recurren al mismo dato para explicar los riesgos que corre Sánchez en su apuesta por forzar nuevas elecciones. Por mucho que se derrumbara Podemos en las provincias más pobladas, hay circunscripciones pequeñas donde el PSOE corre el peligro de perder algún escaño por poca concentración de voto del centro derecha que se registre en beneficio del PP.

Madrid es otro escenario de cambio casi seguro, y a mejor, sobre el que hacen cuentas en la dirección. Con el 20% de los votos obtenidos en las elecciones europeas, con subir tres puntos con respecto a las últimas generales y volver a ponerse por delante de Ciudadanos (como el 26-M), los representantes del PP podrían pasar de los actuales 7 diputados a 10 u 11.

En la negociación sobre la fórmula de España Suma como coalición preelectoral de todo el centro derecha que promueve Casado entra la posibilidad de plantear a Abascal que renuncie a concurrir en las circunscripciones de menos peso en el Congreso. Vox solo tiene representantes por esas provincias que aportan menos de 7 diputados en Valladolid, Córdoba, Ciudad Real, Badajoz, Toledo y Almería.

El portavoz del grupo parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros, se refirió a esa posibilidad en unas recientes declaraciones a TVE para acabar descartando después la idea de ir con el PP y Cs a las urnas en cualquier sitio.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios