DESCARTA AHORA EL ACUERDO PROGRAMÁTICO

IU apuesta por dar la investidura a Sánchez y pasar a la oposición para evitar elecciones

Pablo Iglesias maniobra con el PCE para evitar la escisión de Garzón. Los grupos de Unidas Podemos coinciden en que el culpable de que haya comicios sería el líder de los socialistas

Foto: Pablo Iglesias y Alberto Garzón, en el debate de investidura. (EFE)
Pablo Iglesias y Alberto Garzón, en el debate de investidura. (EFE)

El grupo parlamentario de Unidas Podemos sigue teniendo distintas visiones sobre cómo abordar una segunda investidura de Pedro Sánchez. Izquierda Unida, que tiene seis de los 42 diputados del grupo, se inclina ahora por darle la investidura y pasar inmediatamente a la oposición, sin atarse a un acuerdo a la portuguesa, que considera inviable después del programa de mínimos presentado por el PSOE. La postura de IU choca con la de Podemos, ya que Pablo Iglesias insiste ante los suyos en que si no entra en el Gobierno, habrá elecciones. En las distintas formaciones del grupo, hay coincidencia en que el culpable de que haya otros comicios es Sánchez y por eso es hay quien considera imposible que se llegue a romper la unidad de voto en el grupo.

El equilibrio dentro de Unidas Podemos sigue siendo delicado. Un ejemplo se vio en la entrevista de Pablo Iglesias en la Cadena SER. Iglesias auguró que en unos segundos Alberto Garzón desmentiría que IU apostase por apoyar al Gobierno desde fuera, pero el tuit nunca llegó. En julio, Garzón medió con María Jesús Montero para cerrar el acuerdo después de que Podemos excluyera a IU de la negociación y arrancó Igualdad para Unidas Podemos. Pero, finalmente, Iglesias insistió en pedir Trabajo o, como mínimo y en el último minuto, las políticas activas de empleo, algo que fue rechazado por el PSOE.

IU apuesta por dar la investidura a Sánchez y pasar a la oposición para evitar elecciones

Antes de la votación decisiva del 25 de julio, la dirección del grupo se reunió para decidir la postura: había partidarios de dar el voto a Sánchez y otros, como Irene Montero, de votar en contra. Al final, la solución de compromiso fue una abstención que no servía a Sánchez. Tras la investidura fallida, IU emitió un comunicado en el que apostaba por evitar una repetición electoral. Aunque insistía en pedir un Gobierno de coalición, abría la puerta a un acuerdo programático, lo que reclama el PSOE. "Creemos que el Grupo Parlamentario de Unidas Podemos debe también exigir un acuerdo en torno a las bases programáticas establecidas en el Acuerdo de los Presupuestos Generales del Estado de 2019, aun en el supuesto de que no existiera acuerdo para constituir un Gobierno de coalición con el PSOE, con el fin de evitar una nueva repetición electoral".

Pero en IU, la mayoría considera que ese escenario está ya superado, que el PSOE ha dado muestras de no querer un acuerdo de ninguna manera, que el documento de las 300 medidas es de mínimos y que pactarlo sería atarse a un Gobierno sin las ventajas de poder criticarlo mientras el PSOE buscaría acuerdos en otros puntos con Ciudadanos y PP.

Otro indicio de que los socialistas quieren repetir elecciones es que han endurecido en el que es en la práctica su nuevo programa electoral la posición sobre Cataluña, rechazando cualquier referéndum —en el programa de abril, eludían el tema catalán—, después de que los comunes ya renunciaran a una consulta independentista. Ese punto hace muy difícil que ERC pueda dar la abstención, y más con la Diada y con la sentencia del 'procés' muy próximas.

Por eso, en IU empieza a crecer la sensación de que lo mejor sería dar la investidura gratis e inmediatamente pasar a la oposición, quedando como único grupo de izquierdas. En esa opción, Sánchez gobernaría con 123 diputados, muy lejos de los 176 de la mayoría absoluta. Tendría que buscar apoyos a derecha e izquierda, pero su vida parlamentaria sería muy complicada, especialmente para aprobar unos Presupuestos. Además, en caso de repetición electoral, si Sánchez rechaza ir a la investidura tendría más difícil no aparecer como culpable después de que Iglesias se retirase en julio y ofreciese sus votos gratis en septiembre. La pasada legislatura, tras pactar un acuerdo de Presupuestos con Iglesias, Sánchez contaba con 156 diputados para sacar las cuentas, pero ni así pudo aprobarlas por la negativa de ERC, lo que le llevó a adelantar las elecciones.

El desenlace es incierto, porque dentro de IU hay también distintas facciones. Últimamente, Iglesias se ha acercado a Enrique Santiago, secretario general del PCE, que sigue siendo el núcleo duro de IU. Santiago ha entrado a formar parte de la comisión negociadora formada por Iglesias para evitar que, como ocurrió en julio, sus socios se sientan excluidos por Pablo Echenique y Belarra. Allí también está Juan López de Uralde, de Equo, que afirma que el grupo está cohesionado. En el grupo parlamentario afirman que en ningún caso se romperá la unidad de voto.

Pese al diferente enfoque con Iglesias, en IU insisten en culpar a Sánchez de que no haya acuerdo, en haberlos humillado durante la no negociación. El pasado jueves en el Congreso, el socialista Rafael Simancas atacó duramente a Unidas Podemos en el pleno sobre el Open Arms, pese a que sus portavoces habían evitado criticar a Sánchez y habían centrado su crítica en Carmen Calvo.

"El papel de facilitador lo estamos jugando, pero quiero ser realista; si el PSOE no tiene voluntad de transigir en algunos aspectos como hizo en julio, da igual a quién pongamos de facilitador porque esto está abocado al fracaso", afirmó Garzón en Radio Nacional. "En caso de que vayamos a elecciones, la responsabilidad es de Pedro Sánchez, que tiene que buscar los apoyos para conseguir la mayoría".

"En caso de que vayamos a elecciones, la responsabilidad es de Pedro Sánchez, que tiene que buscar los apoyos para conseguir la mayoría"

Un Gobierno de Sánchez en minoría con 123 diputados dejaría al PSOE en soledad en el Congreso y sin ninguna estabilidad para la legislatura. Aunque PP y Ciudadanos se han negado a facilitar la investidura, sí han anunciado que podrían llegar después a acuerdos. En el año de gobierno de Sánchez, el PP llegó a salvar al PSOE de alguna derrota en los decretos leyes con los que gobernó. En Unidas Podemos hay quien considera que con el freno en la economía, un precario Gobierno del PSOE se vería obligado a tomar medidas impopulares, como ya hizo Zapatero, y les dejaría espacio para hacer oposición por la izquierda.

Como Sánchez ya ha dejado claro que no aceptará un Gobierno de coalición, si hay una opción de desbloqueo de último momento, pasa por que Iglesias acepte dar la investidura y pasar a la oposición. Pero eso fue lo que rechazó en 2016, cuando Sánchez y Rivera llegaron a un acuerdo que necesitaba la abstención de Podemos, y el pasado julio. En el Congreso, se palpa el ambiente preelectoral.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios