en fase de contención los dos flancos

El viento ayuda a frenar el fuego: el incendio en Gran Canaria remite y pierde potencial

El incendio forestal declarado el sábado en la isla afecta a unas 10.000 hectáreas y aunque uno de su flancos está más contenido, el otro podría avanzar hacia el sur de la isla

Foto: Imagen tomada por satélite de la isla de Gran Canaria donde se pueden observar las dimensiones del incendio forestal de la isla. (EFE)
Imagen tomada por satélite de la isla de Gran Canaria donde se pueden observar las dimensiones del incendio forestal de la isla. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Buenas noticias, aunque no definitivas. El incendio forestal declarado el sábado en Gran Canaria, que afecta ya a unas 12.000 hectáreas, está en fase de contención en sus dos flancos pero mantiene algunos focos activos como el que quema el pinar de Tamadaba.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha dicho que el comportamiento del viento durante la noche ha hecho que el fuego no entrara en la reserva natural de Inagua, que era uno de los mayores riesgos que presentaba el incendio en las últimas horas. Ha adelantado que a partir del mediodía y en función de su evolución, se permitirá el regreso a sus viviendas a parte de las personas evacuadas, especialmente de municipios como Valleseco o del sur de la isla

El Cabildo de Gran Canaria informaba anoche que durante la inspección nocturna el "viento en calma ha frenado el avance" del fuego. Además, ha señalado que la afección al Parque Natural de Tamadaba, el pulmón de la isla, es "mínima", ya que el incendio ha pasado de superficie y ha dejado las copas socarradas en su parte inferior, por lo que "pronto caerá la pinocha y cubrirá el suelo".

El hecho de que el incendio no haya progresado hacia los pinares de Inagua puede ayudar además a los servicios de extinción a evitar que el fuego avance hacia la vertiente sur de la isla, donde ya se encontraban en preaviso de posible evacuación los caseríos más altos del municipio de Mogán (no así la zona turística de la costa, mucho más alejada de espacio afectado por esta emergencia).

En total han sido diez municipios afectados por las evacuaciones y, aunque no ha podido precisar el número, sí ha reconocido que hay viviendas afectadas. Torres ha dicho que aunque las últimas noticias son favorables, el incendio aún no está extinguido "y hasta que no esté, existe riesgo". También el técnico Luis Fernando Arencibia ha afirmado que no se puede hablar de un control del fuego y que en todo caso la estabilización, de producirse, será en las próximas horas o incluso mañana.

La pasada medianoche fueron evacuados de sus casas los vecinos de los barrios de Tasarte y Tasartico, en La Aldea de San Nicolás (oeste de Gran Canaria), en una decisión que se tomó por precaución, por los problemas que podían ocasionar las grandes cantidades de humo que el incendio estaba emitiendo hacia esa zona de la isla.

De hecho, Torres junto al ministro de Agricultura, Luis Planas, informó a última hora de la noche de ayer de que la evolución del incendio, que tiene un perímetro de 75 kilómetros, hace necesario poner en prealerta a la población de caseríos de La Aldea y la zona alta de Mogán.

Tres de los cuatro hidroaviones que trabajan en las labores de extinción del incendio. (EFE)
Tres de los cuatro hidroaviones que trabajan en las labores de extinción del incendio. (EFE)

Respecto a los más de 9.000 evacuaciones que se han realizado desde que el sábado comenzó el fuego, el presidente canario explicó que de confirmarse la estabilización del frente norte del fuego, mañana sería posible que parte de los desalojados pudieran volver a sus viviendas. No obstante, advirtió que solo se permitirá el regreso cuando esté garantizada la seguridad y adelantó que los vientos alisios que comenzarán a soplar en las próximas horas beneficiarían al flanco norte del fuego, pero perjudicarían al sur.

El titular de Agricultura también ha anunciado que esta noche se iba a poner en marcha en el operativo un módulo de drones que fotografiará las zonas desde el aire a tiempo real y que contribuirá a las tareas de extinción.Además, llegarán a Gran Canaria dos nuevos helicópteros Kamov y un avión que ayudará a coordinar el conjunto de medios aéreos de los que ahora mismo dispone la isla para luchar contra el desastre medioambiental.

El viento ayuda a frenar el fuego: el incendio en Gran Canaria remite y pierde potencial

La última cifra de evacuados, según el recuento de la noche de lunes, se eleva a más de 9.000. Un total de 706 personas han pernoctado en los distintos albergues de emergencia habilitados por los ayuntamientos, el Cabildo de Gran Canaria y el Gobierno canario, con apoyo de la Cruz Roja y el Ejército de Tierra.

Durante la noche, 470 personas han combatido el fuego en sus diferentes frentes. Con el amanecer, están ya recibiendo el relevo de nuevos efectivos, así como el apoyo de las 16 aeronaves que trabajan en este incendio (14 aviones, hidroaviones y helicópteros en tareas de extinción y dos en coordinación aérea).

A lo largo del martes, ese despliegue sumará 21 aeronaves en total, porque se incorporarán dos grandes helicópteros Kamov y un avión de coordinación que ha movilizado el Estado y dos aviones de carga en tierra que aporta la Junta de Castilla-La Mancha.

Durante tres días, el incendio ha avanzado por la cumbre y el norte de Gran Canaria de este a oeste sin posibilidad de control en varios de sus frentes, porque el tamaño de las llamas en su cabeza (la que ha afectado al Parque Natural de Tamadaba) y las condiciones meteorológicas (alerta naranja por calor) hacían que técnicamente estuviera fuera de toda capacidad de extinción.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios