la acuchillaron a principios de año

Resuelto el misterioso asesinato de una joven que paseaba a sus perros en Meco

Tras una exhaustiva investigación que ha durado ocho meses, la Guardia Civil detiene al novio de la compañera de piso de la víctima. Las evidencias lo acorralan

Foto: La Guardia Civil continúa investigando sobre el terreno donde la hallaron. (EFE)
La Guardia Civil continúa investigando sobre el terreno donde la hallaron. (EFE)

“Han venido varios guardias civiles y también esos que se visten con un mono blanco y buscan pruebas. Se han metido todos en la casa de los padres del Sergio. Luego, más tarde se han llevado al hijo esposado. Se comenta que puede haber cometido el asesinato de la chica esa de Meco, la que salió con los perros de noche y la acuchillaron a principios de año”. Quien lo relata es uno de los muchos viandantes que presenció en la mañana de este martes un fuerte despliegue de agentes de la Benemérita en una conocida calle de Azuqueca de Henares, provincia de Guadalajara, a pocos kilómetros de donde se cometió el crimen. El revuelo que se montó corrió como la pólvora, de boca en boca, y por WhatsApp, y pronto los vecinos del barrio no hablaban de otra cosa.

Resuelto el misterioso asesinato de una joven que paseaba a sus perros en Meco

El crimen se remonta al 16 de enero de este año. Antes de morir, Miriam Vallejo, a la que todos llamaban Mimi, de 25 años, soltera, compartía casa con Celia y su novio, Sergio. Aquella noche, Mimi charló por teléfono con un amigo y nada más colgar, sacó a los cuatro perros que había en el domicilio a dar un paseo. Tres pertenecían a su compañera y solo uno de ellos era suyo. Les puso unos collares fluorescentes nuevos que acaban de comprar, se abrigó bien y salió a la calle. Eran las 20.40 de la noche.

La joven paseó en compañía de unos vecinos que también tienen canes, por un tramo con luz, pegado a la urbanización en la que vivía. Sin embargo, no tardó mucho en separarse de ellos e internarse por un camino de tierra descendente en la negrura del campo. Allí los collares de los perros lucían más. Desde la parte de arriba, se veía perfectamente el amarillo, rojo, verde y azul reflectantes de los perros corriendo de un lado a otro. Hasta que desaparecieron.

Diez minutos después, a las 20:50 dos jóvenes de 17 y 20 años que caminaban solos en la oscuridad escuchando música con un altavoz portátil la encontraron cosida a puñaladas. A Mimi le dieron hasta 24, lo que desde el principio a los investigadores les sugirió que en el asesinato había mucha rabia. Más si tenemos en cuenta que las cuchilladas principalmente se las asestaron en la espalda y en la cabeza. Hubo tal nivel de violencia que el homicida partió la hoja del cuchillo, que se quedó en el interior de la víctima. Todo parecía indicar que existía algún vinculo emocional de odio del criminal hacia la joven.

Los chavales que se toparon con el cuerpo no habían escuchado nada, ni gritos de auxilio ni nada, ni siquiera a los canes ladrar. Desde el principio se pensó que si hubiese sido un desconocido los animales se habrían lanzado sobre el asaltante, o habrían armado un gran revuelo con sus ladridos. El hecho de que no ocurriese cerraba el círculo de sospechosos, y aunque Sergio estuvo siempre en el radar de las pesquisas, no se encontró ninguna prueba que sustentara esa teoría. Hasta este martes. El enorme trabajo dio sus frutos. Los responsables: los agentes de Criminalística y del grupo de homicidios de la Guardia Civil de Madrid, con sede en la localidad de Tres Cantos, los mismos que durante 18 años se rompieron la cabeza hasta resolver el caso de Eva Blanco.

Los chavales que se toparon con el cuerpo no habían escuchado nada, ni gritos de auxilio ni nada, ni siquiera a los canes ladrar

En un principio, Sergio explicó a los guardias que la noche del crimen él no había abandonado la casa: “Estuve jugando a la Play sin parar”. Esa era su coartada. Sin embargo, al parecer, todo indica que aunque estuvo conectado al juego, durante al menos 10 minutos no se registró ninguna actividad en el videojuego. Justo cuando Miriam salió de la casa. Además los investigadores cuentan con algún otro indicio de consistencia que indica que el joven sí abandonó el domicilio aquella noche, lo que desmonta su coartada.

“Cuando salió detenido no parecía cabreado, ni indignado, ni gritó 'soy inocente' ni nada. Iba con la cabeza gacha. No sé si quiere decir algo, pero a mí me huele mal esa actitud”, explica el mismo viandante. La novia de Sergio, íntima amiga de Mimi, rompió con él a los pocos días del crimen y se largó. Es por eso que el presunto asesino se había refugiado en casa de sus padres.

Este es el ejemplo de un texto alternativo

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios