OCHO PERSONAS DETENIDAS

Desactivan la nueva ruta de los 'narcos': así cazaron su pacto con estibadores de Málaga

Entre los detenidos se encuentra el presidente del comité de empresa de la Sociedad de Gestión de Estibadores Portuarios en Málaga, así como otros tres de sus subordinados

Foto: Puerto de Málaga.
Puerto de Málaga.

La presión policial sobre el Puerto de Algeciras está obligando a los narcotraficantes a buscar nuevas rutas por las que introducir cocaína en España. Uno de los últimos intentos se ha producido en el Puerto de Málaga, donde el Grupo de Respuesta Especial para el Crimen Organizado (GRECO) ha incautado ocho kilos de cocaína y detenido a ocho personas. Más allá de la droga confiscada, la importancia del operativo, en el que también han participado funcionarios de la Agencia Tributaria, se centra en la estructura que han logrado neutralizar. Fuentes cercanas a la investigación explican a El Confidencial que el cargamento solo buscaba poner a prueba esta nueva vía de entrada: los narcotraficantes ya tenían preparados otros 40 kilos y querían comprobar la eficacia de los cuatro estibadores que tenían en nómina, entre ellos el presidente del comité de empresa de la Sociedad de Gestión de Estibadores Portuarios en Málaga.

La Policía Nacional detectó el plan a finales de 2018. Un narcotraficante brasileño al que seguían los pasos en la Costa del Sol estaba tanteando diversos puertos para introducir cocaína, proyecto para el que contaba con la ayuda de su socio armenio. A través de sus contactos, llegaron a un hombre que conocía a varios estibadores de Málaga con los que coincidía en el gimnasio, pasando así el sujeto a hacer de enlace entre ambas partes. El pacto fue sencillo: por cada kilo de cocaína que entrase, los trabajadores cobrarían entre 3.000 y 4.000 euros. Pero para evitar que el acuerdo saliera a la luz, los narcotraficantes compraron a uno de los hombres más poderosos del puerto: el presidente del comité de empresa de la Sociedad de Gestión de Estibadores Portuarios en Málaga, que ya se encuentra en prisión.

Desactivan la nueva ruta de los 'narcos': así cazaron su pacto con estibadores de Málaga

A medida que los narcotraficantes cerraban los últimos flecos del plan, la Policía detectó conversaciones en las que hablaban ya del 'pelotazo' que podía suponer abrir esta nueva vía. Tanto el brasileño como el armenio empleaban sistemas de comunicación encriptados, pero otros de los detenidos no fueron tan cuidadosos a la hora de tratar el tema, lo que permitió seguir sus pasos de cerca. Fuentes policiales explican además que otros capos de la droga también se interesaron por esta posible nueva ruta para introducir cocaína en España, pero prefirieron esperar a ver cómo se desarrollaba el primer envío. En la misma línea, los investigadores apuntan a que solo se enviaron ocho kilos desde Brasil porque sus contactos allí no estaban convencidos sobre cómo funcionaría su entrada.

La droga llegó en una partida de doce contenedores que tenía su origen en el puerto brasileño de Santos y cuya primera parada era el puerto de Valencia. El precinto de uno de los envíos no coincidía con el que figuraba en el embarque, lo que facilitó aún más la labor policial. Los agentes de la Greco confiscaron los ocho kilos de cocaína el pasado junio en Valencia, pero para evitar que los implicados se diesen a la fuga, cerraron los contenedores y dejaron que estos siguieran su curso hasta llegar a Málaga. Una vez allí, los agentes pudieron conocer de primera mano el papel que jugaba cada uno de los estibadores, saldándose la operación con ocho detenidos: el narcotraficante brasileño, su socio armenio, el hombre que hizo de enlace, los cuatro trabajadores del puerto y una inmigrante ilegal a la que detectaron en uno de los registros.

De forma paralela, en el transcurso de la investigación se pudo determinar también que uno de los implicados se dedicaba a traficar con marihuana, para lo que había instalado una plantación en una zona campestre cercana a la localidad de Cártama, en Málaga. Los investigadores establecieron así un segundo dispositivo de vigilancia en el entorno de su vivienda, lo que les permitió detectar cómo un camión con matrícula alemana cargaba diversos enseres antes de partir rumbo a Francia. Ante la posibilidad de que transportase sustancia estupefaciente y para no perjudicar la investigación sobre el tráfico de cocaína, se contactó con los agentes franceses para que interceptasen el vehículo. El camión fue entonces registrado en el peaje de Benesse Maremne, localizando en su interior 37 kilos de marihuana, sin que los narcotraficantes sospechasen en ningún momento que el aviso llegaba desde España.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios