Se reúne con Compromís el lunes

Sánchez pone a Iglesias a la cola y se verá antes con los socios minoritarios

El presidente en funciones tratar de pavimentar la 'vía portuguesa' y formar Gobierno en solitario septiembre. Tras las primeras reuniones con colectivos, retoma los contactos con grupos políticos

Foto: Pedro sánchez se reúne con asociaciones de igualdad
Pedro sánchez se reúne con asociaciones de igualdad

Pedro Sánchez da un paso más para tratar de pavimentar la 'vía portuguesa' y formar Gobierno en solitario en septiembre. El jueves inició la ronda de contactos con colectivos sociales, sindicatos y asociaciones progresistas y, aunque cumplir con la agenda marcada llevará aún unos días, el líder socialista retomará los contactos con líderes políticos este lunes con una reunión con Compromís.

El secretario general del PSOE y presidente en funciones acudirá a Valencia para reunirse con los representantes del partido de Enric Morera, confirman fuentes socialistas a este medio. En su juego de cortejo a Unidas Podemos por la vía de la presión externa, Sánchez ha optado por asumir las negociaciones y el primer partido al que verá será Compromís. La decisión muestra un cambio de estrategia por parte del líder socialista, que en la anterior ronda de consultas dejó en manos de José Luis Ábalos, ministro de Fomento, y de Adriana Lastra, la vicesecretaria general del partido, las conversaciones con los grupos más pequeños mientras él se centraba en PP, Cs y Unidas Podemos.

A la cita, que tendrá lugar por la tarde, acudirán también Ábalos y el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig. En la fallida investidura, el único representante de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, se abstuvo tras lamentar que los socialistas no dieran ningún paso para obtener su apoyo. "Si ellos no se han movido, nosotros evidentemente, sintiéndolo mucho, no nos podemos mover", argumentó. Los lazos del PSOE con Compromís son buenos. Puig gobierna en la Generalitat Valenciana desde 2015 con los votos de Compromís y Unides Podem. Y la fórmula se repite en el Ayuntamiento de Valencia, donde Joan Ribó (Compromís) gobierna con los votos de PSPV-PSOE, repartiéndose dos vicealcaldías y nueve áreas de gobierno.

Desde el Ejecutivo de Sánchez han señalado en los últimos días que se mantendrían contactos con líderes del resto de formaciones durante estas primeras semanas de agosto. "Los contactos serán discretos para que no tengan una publicidad que impida poder profundizar en las cuestiones", aseguró la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, asegurando que Sánchez "no tirará la toalla" y que "lo último" en lo que piensa el PSOE es en que sea necesario repetir.

El miércoles pasado, la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, anunció que Sánchez iba a mantener contactos "discretos" con los líderes del resto de formaciones en los próximos días. Tras la cita con Puig y Compromís, Sánchez podrá rumbo a Baleares para verse con la presidenta Francina Armengol después de ver al Rey el próximo 7 de agosto en el Palacio de Marivent.

Iglesias, a la espera

El jefe del Ejecutivo ha reconocido que no se dejará llevar por la prisa en esta nueva ronda de contactos para lograr su investidura. El líder socialista sabe que lograr su investidura será complicado. Unidas Podemos se niega a aceptar un Gobierno socialista en solitario, a la portuguesa, y las relaciones se han deteriorado tanto por el fracaso de lograr un acuerdo para la investidura el pasado mes de julio, como por la reciente denuncia de los morados e IU contra los ministros Ábalos y Josep Borrell por la Operación Chamartín.

"Yo ya no soy candidato —advirtió el propio Sánchez antes de reunirse con una veintena de asociaciones feministas—. Mi investidura no salió adelante y es responsabilidad de todas las formaciones políticas intentar reflexionar qué ocurrió la semana pasada y a partir de ahí se trata de construir lo que nos han dicho los ciudadanos: quieren un Gobierno progresista, que no dependa de fuerzas independentistas. Eso es lo que yo he propuesto, y lo que muchos representantes de la sociedad civil quieren para su país".

"Una vez hayamos construido, junto con la sociedad civil, en un diálogo abierto", ese programa común, "yo hablaré con el resto de formaciones políticas para decirles que los españoles eligieron el 28 de abril un Gobierno progresista y no hay ninguna razón para que ese Gobierno no se ponga en marcha ya", porque España sufre "meses de parálisis", a sumar a los "siete años de Administración del PP".

Con un documento nutrido por las aportaciones de las asociaciones y agentes sociales, Sánchez acudirá a los demás partidos: tanto Unidas Podemos, como al PP y Ciudadanos, a quienes vuelve a pedir su abstención, algo a lo que los partidos de Pablo Casado y Albert Rivera se siguen negando. El plan de Sánchez es hacer esperar a Iglesias, dejar que la presión en su entorno aumente antes de retomar el diálogo con él. El objetivo de los socialistas es que Pablo Iglesias se vea empujado a firmar un acuerdo programático para que el PSOE pueda formar Gobierno, pero renuncie a que su grupo forme parte de él.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios