"No hay vía en esa dirección", la coalición

Sánchez se planta y rechaza negociar de nuevo un Ejecutivo de coalición con Podemos

Calvo subraya que ha sido Unidas Podemos quien ha "rechazado" y dado por "concluida" esa fórmula al tumbar al presidente. Ahora se abre a un acuerdo de investidura o pacto de legislatura

Foto: La vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, este 26 de julio en la Moncloa. (EFE)
La vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, este 26 de julio en la Moncloa. (EFE)

Se acabó lo que se daba. Ya no habrá un Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos. Esa alternativa murió al fracasar la investidura de Pedro Sánchez este jueves. Y no habrá más intentos. "No hay más vía en esa dirección". El presidente se planta por completo.

Esa idea, que ayer jueves dejó esbozada Sánchez durante su entrevista en Telecinco la precisó y atornilló con rotundidad la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo. Eso sí, culpando a los de Pablo Iglesias de haber hecho descarrilar esa negociación y haber hecho impracticable esa alternativa: "Unidas Podemos ha rechazado el Gobierno de coalición y rechazado queda". "Al Gobierno de coalición le ha cerrado las puertas Unidas Podemos. No hay más", sentenció taxativa. Así que la única oferta que podrá recibir Iglesias de los socialistas será aquello que nunca quiso y que sugirió ya el presidente en funciones en la tribuna el pasado lunes, o un acuerdo de investidura o un pacto de legislatura, pero ya sin la incorporación de miembros de Unidas Podemos al Gabinete. Si hay Gobierno, y no elecciones, que sigue siendo el escenario más posible, será monocolor del PSOE. La oportunidad histórica que se abrió en la última semana ya ha quedado clausurada. "Esa vía ha sido explorada y no ha funcionado. Ahora toca explorar otras situaciones", remachó.

La imposibilidad de una coalición por lo que el PSOE percibe como intransigencia de Iglesias —"ha sido inamovible"— no será perdonada fácilmente por Sánchez. Ahora quiere cobrarse su venganza. "Nosotros lo hemos intentado [la fórmula de la coalición] en serio, incluso en las formas y en el método, porque nos separan mucho las formas con Unidas Podemos. Pero ese espacio está concluido porque concluyó ayer [por el jueves]. Ayer Pablo Iglesias cerró el paso". Calvo subrayó que no es una "cuestión baladí" que los morados tumbaran por segunda vez —ya lo hicieron en 2016, y también con Sánchez, como recordó— la investidura de un presidente socialista, y ese hecho "no se puede pasar como no hubiera ocurrido ayer". "Es así de importante". Es decir, que la herida está fresca, sangra. "No hay vía en esa dirección", en la del Ejecutivo de coalición, siguió insistiendo.

Calvo advierte a los morados que no es una "cuestión baladí", que el PSOE pueda olvidar, que Iglesias tumbara ayer por segunda vez a Sánchez


Entonces, ¿ahora qué? Sánchez ya subrayó anoche en Telecinco que la oferta que hizo a los morados, y que comprendía concederles una vicepresidencia social y tres ministerios (Sanidad, Asuntos Sociales y Consumo; Vivienda y Economía Social, e Igualdad), "no ha funcionado". Misma expresión que empleó Calvo este viernes. El presidente quiere explorar "otros caminos", para lo que entiende que las cuatro grandes formaciones —PP, PSOE, Unidas Podemos y Ciudadanos— han de "reflexionar" para salir del bloqueo. Asumiendo, además, que Sánchez ya no es el candidato, puesto que esa condición, insistió la número dos, la perdió ayer al no recibir la confianza del Congreso.

Formas y fondo

¿En qué vía piensa ahora el líder socialista? Calvo señaló entonces los ejemplos de Portugal y Dinamarca, en los que hay un Gobierno monocolor apoyado desde fuerza por formaciones progresistas. Habrá que "explorar un programa de elementos en los que converjamos". A lo que la vicepresidenta apuntaba, pues, es a un acuerdo de investidura o a un pacto de legislatura. Una vuelta a la casilla de salida, porque es lo que Sánchez ofreció en sus primeras conversaciones con Iglesias y que recuperó el lunes en el pleno. "Esas fórmulas pueden estar abiertas. La coalición no", remarcó, no sin precisar que la propuesta que lanzó el PSOE a UP era "razonada, equilibrada, posible, entendible". "Ellos solos la han rechazado", reiteró. Calvo, hurgando en la herida, añadió que Iglesias tiene sobre sí la carga de haber provocado dos investiduras fallidas de un líder socialista, en 2016 y 2019, de haber conducido a este "desbarre", un "lamentable récord" sobre el que quizá "tendrá que meditar".

Sánchez hablará con el resto de fuerzas: "Vamos a seguir trabajando con todo el mundo, pero no se va a volver a repetir lo ocurrido esta semana"

No está la coalición, abundó, no solo por el fondo, sino también por el choque en las formas, que a los que las han "vivido" de cerca —ella fue jefa del equipo negociador socialista— no les han parecido "aceptables". Calvo ilustró su afirmación con lo visto en la jornada de ayer, cuando Unidas Podemos hizo una contraoferta a la baja dos horas antes del comienzo del pleno y otra más durante la intervención de Iglesias en el hemiciclo. Así que por fondo y por formas no habrá coalición, pero sí se puede dar vida a un acuerdo programático "de máximos o de mínimos o de legislatura entera". Esa es, por tanto, la nueva oferta a los morados. Los de Iglesias, sin embargo, volvieron este viernes a requerir a los socialistas a que vuelvan a la mesa de negociación y conversen otra vez sobre un posible Ejecutivo de coalición. Eso no ocurrirá, por tanto, y a lo único a lo que ya se abre Sánchez es a un acuerdo más o menos amplio sobre un programa, para un Gabinete en solitario del PSOE.

Sánchez se planta y rechaza negociar de nuevo un Ejecutivo de coalición con Podemos

Calvo defendió que Sánchez, tras recibir el encargo del Rey, fue moviéndose en sus posiciones, desde la defensa primera de un Gobierno monocolor con apoyos externos hasta un Ejecutivo bicolor que se frustró. Ahora, el presidente en funciones seguirá asumiendo su "responsabilidad" y no tirará "la toalla". Seguirá hablando con el resto de líderes —no especificó si hará una nueva ronda de contactos y cuándo— para intentar desbloquear la situación. Pero la vicepresidenta dejó claro que ahora él, al no ser candidato y no tener una encomienda del jefe del Estado, no descansa sobre él toda la tarea. Habrá que preguntar a los demás jefes de los partidos, dijo, qué van a hacer ahora. "Vamos a seguir trabajando con todo el mundo, pero no se va a volver a repetir lo ocurrido esta semana", cuando negoció frenéticamente con Unidas Podemos, sin éxito.

Despacho de Sánchez con el Rey

Pero la vicepresidenta también aprovechó para repartir culpas hacia PP y Cs, por no haberse movido en todo este tiempo, por haber hecho dejación de sus "responsabilidades", por haber estado "de brazos caídos" y no haber asumido la posición que les dejaron las urnas. Los socialistas poca autocrítica pueden hacer, agregó, porque Sánchez hizo su "trabajo" una vez pasadas las autonómicas, municipales y europeas del 26-M: tras recibir el encargo del Rey, comenzó a dialogar con Unidas Podemos, ofreciéndole distintas alternativas, y hasta que Iglesias no se retiró, no comenzó la negociación exprés y finalmente frustrada.

Calvo llama a los demás partidos a moverse: "Quien eluda sus responsabilidades lleva al país a elecciones, pero no seremos nosotros"

"Somos quienes los hemos intentado porque nos correspondía", se descargó Calvo. "Y lo hemos hecho con respeto, seriedad y la mayor dosis de eficacia que hemos podido, y ahora serán otros los que tendrán que enfrentarse a su propia realidad". Es decir, que si hay urnas el 10 de noviembre porque no se salva el bloqueo de aquí al 23 de septiembre, cuando finaliza el plazo constitucional, no será por el PSOE. "Quien eluda sus responsabilidades lleva al país a elecciones, pero no seremos nosotros".

Sánchez se planta y rechaza negociar de nuevo un Ejecutivo de coalición con Podemos

Calvo compareció este viernes sola, en lugar de la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, porque es quien ha estado junto al presidente en este periodo. Pero es, indudablemente, es la dirigente con más peso y poder dentro del Ejecutivo, y con influjo creciente. El de este viernes era el primer Consejo de Ministros tras la investidura fallida, y la rueda de prensa siguió tanto a la audiencia del Rey con la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que le informó del proceso concluido ayer jueves, como del despacho que el propio Sánchez mantuvo con el monarca. Calvo lo enmarcó en la "normalidad" de las entrevistas semanales que ambos mantienen, y que no pudo ser días atrás precisamente porque se seguía el debate en el Congreso. Sánchez se reunió con Felipe VI para trasladarle el fracaso de su investidura y "reflexionar" sobre el encargo que este le hizo.

Sánchez se planta y rechaza negociar de nuevo un Ejecutivo de coalición con Podemos

El Gobierno no se va de vacaciones: habrá Consejos de Ministros en agosto, salvo el 16, por el puente

Carmen Calvo no quiso adelantar cuáles serán los siguientes pasos que dé el presidente del Gobierno en los próximos días y semanas. Pero lo que sí que tiene ya claro Pedro Sánchez y su Ejecutivo es que no se irán de vacaciones. "Agosto es absolutamente hábil para este Gobierno", subrayó la vicepresidenta. 

Según explicó, habrá Consejos de Ministros todos los viernes de agosto, salvo el 16, al coincidir con el puente de la Asunción de la Virgen, festivo en toda España. Es decir, que el Gabinete se reunirá el 2, el 9, el 23 y el 30. El Ejecutivo quiere trasladar la imagen de actividad, pese que al estar en funciones sus atribuciones están mucho más limitadas. "No nos vamos de vacaciones", "estamos en plena actividad", "lo hacemos con mucho gusto", proclamó Calvo, quien recordó que ya en 2018, como había que montar todo el organigrama del Gabinete tras la moción de censura, los ministros y el presidente tuvieron muy poco descanso. Este año, "ni eso". "Todo el mundo estará haciendo su trabajo", y Sánchez "explorando las posibilidades de no llevar a este país a las urnas". 

"No tiramos la toalla de ningún modo, mantenemos el entusiasmo, el compromiso y la capacidad de trabajo intactos desde que asumimos el Gobierno, lo hacemos cada día y lo vamos a hacer en cada instante", apuntó. 

Al Ejecutivo, no obstante, sí le "preocupa" seguir en funciones para cuando se materialice el Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea, que si nada cambia llegará el 31 de octubre, con o sin acuerdo, como le inquieta no tener plenos poderes para afrontar la respuesta a un otoño caliente en Cataluña tras una sentencia condenatoria severa a los cabecillas del 'procés'. En mente del presidente sigue estando esa hipótesis de nueva aplicación del artículo 155 de la Constitución

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios