LAS CUENTAS DE LA NEGOCIACiÓN

Del 2% del gasto público al 5,47%: la brecha entre PSOE y Podemos en la negociación

Unidas Podemos justifica que con un tercio de los votos de la coalición los socialistas solo les dejaban el 2% del presupuesto público y pedían subir al 5,5%

Foto: Ione Belarra y Pablo Echenique han dirigido la negociación. EFE
Ione Belarra y Pablo Echenique han dirigido la negociación. EFE

Lo que no está en los presupuestos no existe. Unidas Podemos ha acudido a la mesa de negociación con las últimas cuentas públicas bajo el brazo. El equipo que han dirigido Pablo Echenique e Ione Belarra ha trabajado con cada partida detallada para ver cuánto dinero ha manejado cada departamento en los presupuestos generales de 2018 y que se encuentran prorrogados y calcular así cuál sería su peso en un acuerdo de negociación. Según sus cálculos, con sus reclamaciones controlarían el 5,47% del gasto público, mientras que lo que les ofrecía el PSOE era del 2%. Ese es uno de los argumentos usados internamente para justificar la ruptura.

Desde el principio de la negociación, Podemos renunció a liderar ministerios "de Estado": Interior, Justicia Exteriores y Defensa. Eso son departamentos con mucho gasto, de los pocos en los que la Administración central conserva personal porque las competencias no están transferidas a las comunidades. Sin esos, de los ministerios "de gasto" quedan Hacienda, Fomento, Trabajo y Medio Ambiente. Unidas Podemos insistía en lograr Trabajo o Hacienda, o al menos competencias en esta última materia.

Según sus cuentas, sacadas del programa de gasto de los presupuestos, si conseguían los programas de "fomento del Empleo", además de Sanidad, Vivienda, e Investigación, gestionarían el 5,47% del gasto público, unos 20.000 millones de euros, más o menos el presupuesto de la Comunidad de Madrid. Consideraban que teniendo un tercio de los votos de la coalición y la cuarta parte de los escaños era razonable.

Sin embargo, con la última oferta que hizo el PSOE eso bajaría. Moncloa ofertó una vicepresidencia social más los ministerios de Sanidad, Vivienda y Economía Social e Igualdad. Según los números del presupuesto de 2018, eso solo serían 7.363 millones de gasto público, un 2% del total. Podemos se tomó esa oferta como una humillación. El porcentaje del gasto público ha sido uno de los argumentos usados de puertas adentro para explicar el no de Iglesias.

Las discrepancias surgen porque hay ministerios políticos pero sin apenas financiación. Las competencias sanitarias están transferidas a las comunidades autónomas, que son las que gestionan los hospitales. Lo mismo ocurre con Educación. La función de esos ministerios es más coordinar y legislar. Sanidad tiene el plan nacional sobre drogas (15 millones de euros) y su mayor partida son los 1.400 millones para la dependencia. Defensa, por ejemplo, tiene casi 9.000 millones de gasto público.

Podemos justificó que la oferta de Moncloa era "una caja vacía". "Desde el PSOE nunca ha habido una oferta que nos permitiese desarrollar las políticas que estamos planteando: subir el SMI, acabar con la temporalidad, escuelas gratuitas de 0-3, bajar la factura de la luz, medidas para combatir la emergencia climática... Nos han llegado a decir que no podemos tener la cartera de Trabajo porque 'somos incómodos para la CEOE'.

Y añadían: "Unidas Podemos no quiere entrar en el Gobierno a cualquier precio, queremos competencias para desarrollar políticas sociales en Igualdad, Trabajo, Hacienda y Transición Ecológica. Y con las ofertas que nos están haciendo no es posible (Por ejemplo, el PSOE dice que ofrece Vivienda, pero sin capacidad para regular el precio de los alquileres o para que no haya desahucios sin alternativa habitacional)".

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios