¿Y ahora qué? ¿Elecciones en noviembre? ¿Segunda investidura? ¿Actuación del Rey?
  1. España
DOS MESES MÁS ANTES DE CONVOCAR ELECCIONES

¿Y ahora qué? ¿Elecciones en noviembre? ¿Segunda investidura? ¿Actuación del Rey?

Tras la investidura fallida, la cuenta atrás para unas nuevas elecciones generales ha empezado a correr. Pero todavía hay tiempo para que los diputados elijan un nuevo presidente

Foto: Pedro Sánches abandona el hemiciclo tras perder la segunda votación para ser presidente del Gobierno. (Efe)
Pedro Sánches abandona el hemiciclo tras perder la segunda votación para ser presidente del Gobierno. (Efe)

Tras la primera investidura fallida de Pedro Sánchez, la cuenta atrás para unas nuevas elecciones generales ha empezado a correr. Pero antes de una hipotética repetición electoral, todavía hay tiempo para que el Congreso de los Diputados elija un nuevo presidente del Gobierno.

¿Entonces habrá elecciones el 10 de noviembre?

Calma, calma. Sabemos que después de votar cinco veces en apenas un mes –siete veces en el caso de los canarios– España echa de menos ir a las urnas, pero la primera investidura fallida de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno no conlleva automáticamente la convocatoria de elecciones generales. La única consecuencia legal de este fracaso es que se ha puesto en marcha la cuenta atrás de dos meses para que los 350 diputados encuentren al próximo presidente del Gobierno.

Foto: El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en el Congreso, este 25 de julio. (Reuters)

Vale, pero si no se ponen de acuerdo otra vez, ¿cuándo convocarían elecciones?

Los 350 diputados tienen hasta el 23 de septiembre – dos meses después de la primera votación, como establece el artículo 99.5 de la Constitución– para elegir a un nuevo presidente del Gobierno. En caso de que para esta fecha no haya un nuevo presidente, entonces el Rey disolverá automáticamente las Cámaras y convocará nuevas elecciones generales, que se celebrarán 47 días después de la disolución de las Cortes, esto es, el 10 de noviembre.

¿Y qué puede ocurrir en estos dos meses?

Dos cosas: que el PSOE –o cualquier otro partido, aunque la aritmética parlamentaria no invita a pensar en otras alternativas– logre apoyos suficientes para una segunda investidura, o que ninguna formación recabe los apoyos necesarios, y por lo tanto iríamos a unas segundas elecciones generales en menos de siete meses.

¿Y vuelve a ser todo como en la primera investidura o cambia algo?

No, el proceso es el mismo. Primero, el Rey abre una nueva ronda de consultas con todos los líderes de las formaciones políticas, tras la cual propondrá a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, un candidato para presidente –Pedro Sánchez puede repetir como candidato, e incluso el Rey puede proponer a alguien que no sea diputado ni político–. El nuevo candidato se convertirá en presidente del Gobierno si logra la mayoría absoluta (176 votos) en primera votación, o mayoría simple (más votos a favor que en contra) en la segunda, que tendrá lugar 48 horas después de la primera.

En una nueva investidura, ¿habrá discursos de los líderes políticos?

Sí, de eso no nos libraríamos. Pese a que en un plazo de dos meses se antoja muy complicado que haya cambios radicales en los discursos pronunciados por los diferentes partidos a lo largo de esta semana, el trámite parlamentario de cada investidura es siempre el mismo: el candidato expone su programa de gobierno sin límite de tiempo, al que siguen los discursos del resto de líderes parlamentarios y las contrarréplicas del candidato durante dos jornadas.

Entonces, hasta el 23 de septiembre solo puede haber una investidura más.

¿Quién ha dicho una más? El artículo 99.4 de la Constitución establece que “se tramitarán sucesivas propuestas en la forma prevista en los apartados anteriores”, por lo que en estos dos meses de plazo puede haber varias investiduras –que haya más de una quiere decir que las anteriores también habrían fracasado–. Eso sí, el proceso previo a cada sesión de investidura siempre es el mismo: ronda de consultas del Rey, propuesta de candidato y sesión de investidura con discursos de los líderes políticos. Todo ello hasta el 23 de septiembre. Llegados a esta fecha, automáticamente se convocarían elecciones generales para el 10 de noviembre.

Pedro Sánchez
El redactor recomienda