TODO SALTA POR LOS AIRES

PSOE y Podemos caminan a la ruptura tras airear los papeles de la negociación

Los morados pedían inicialmente una vicepresidencia y cinco ministerios, y los socialistas ofrecieron vicepresidencia para Montero y tres departamentos. Sánchez dijo a Iglesias que no cedería más

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en la segunda jornada del debate de investidura. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en la segunda jornada del debate de investidura. (EFE)

PSOE y Unidas Podemos firman (casi) su desencuentro horas antes del pleno definitivo de investidura en el Congreso. Todo se fue acelerando durante la tarde de este miércoles. Tras el atasco de la mañana, al menos tres llamadas telefónicas se cruzaron a lo largo de esta tarde los equipos negociadores de los dos partidos. Una de ellas de Pedro Sánchez a Pablo Iglesias. La que se asumió como definitiva y la que abocó a una ruptura cada vez más irreversible. Fuentes de Podemos trasladaron que el presidente llamó a Iglesias, "y le confirmó que no está dispuesto a ofrecer competencias ni en Trabajo, ni en Hacienda, ni en Transición Ecológica, ni en Igualdad". Asimismo les trasladó que era "su última palabra".

Desde Ferraz, confirmaron esa llamada entre los dos líderes. "Sánchez ha vuelto a reiterar la necesidad de desbloquear para que España pueda seguir avanzando. Desde el PSOE seguimos defendiendo que la oferta hecha a UP es una buena oferta". "Buena oferta" que luego revelaron [aquí en PDF]: consistía en una vicepresidencia social y tres ministerios (Vivienda, Igualdad y Sanidad). Ferraz, además, publicó la lista de exigencias demandadas inicialmente por los morados [aquí en PDF], exigencias que se concretaban en una vicepresidencia social y cinco ministerios muy potentes. Un trasiego de documentos que era el preludio claro de la ruptura. Si nada cambia en las próximas horas, si nadie vira, Sánchez no será investido este jueves en segunda vuelta, dado que los de Pablo Iglesias no quieren entrar en el Gobierno a cualquier precio. El PSOE demanda a los morados que "rectifiquen".

Sánchez ofreció, en su llamada a Iglesias, la vicepresidencia social para Montero y los ministerios de Vivienda, Sanidad e Igualdad


No se produjeron esta tarde reuniones físicas, como las celebradas esta mañana entre la vicepresidenta, Carmen Calvo, y el secretario de Acción de Gobierno de Unidas Podemos, Pablo Echenique. Pero con las llamadas los morados pudieron constatar que no había "ninguna cesión" en carteras sociales, ninguna tampoco en las solicitadas por Unidas Podemos. La posibilidad de alargar los plazos de una investidura hasta septiembre, dentro de los 60 días que marca la Constitución, volvía a coger fuerza. Al igual que una repetición electoral. Las dos izquierdas vuelven a asomarse al precipicio.

De hecho, ambas fueron preparando la ceremonia del divorcio. Porque a la comunicación de la llamada del presidente que adelantaron los de Iglesias se sumó el documento hecho público por el PSOE. Como se podía leer en él, Podemos habría pedido una Vicepresidencia de Derechos Sociales y Medioambientales, que "coordinaría los ministerios dentro de las áreas de su competencia". Las áreas asignadas a los morados se articularían en cinco departamentos, además de la vicepresidencia. Un "ejemplo" de articulación sería este: Ministerio de Derechos Sociales, Igualdad y Economía de los Cuidados; Trabajo, Seguridad Social y Lucha contra la Precariedad; Transición Energética, Medio Ambiente y Derechos de los Animales; Justicia Fiscal y Lucha contra el Fraude y Ciencia, Innovación, Universidades y Economía Digital.

"Para debatir y negociar"

Siempre según el texto filtrado por el PSOE, y que es "el único que trasladó UP", los de Pablo Iglesias querían competencias muy amplias como dependencia, mayores y discapacidad, lucha contra la pobreza infantil, familias, empleo, autónomos, pensiones, la Secretaría de Estado de Igualdad, energía, movilidad sostenible, tributos, inspección fiscal, apuestas, universidades...

Fuentes de Unidas Podemos indicaron, no obstante, que ese documento "era una propuesta para debatir y negociar". "Hay un listado de competencias SOCIALES [sic] que Unidas Podemos quería que formaran parte de su acción dentro del Gobierno. Se resumen en una vicepresidencia y tres ministerios de los actuales [Trabajo, Transición Ecológica y Ciencia] y dos de nueva creación [Derechos Sociales y Justicia Fiscal]. Era una propuesta inicial que enviamos para poder debatir".

El PSOE mostró a continuación sus cartas en la negociación. Según el documento hecho público por Ferraz [aquí en PDF], los socialistas ofrecieron a UP una vicepresidencia de Asuntos Sociales —que llevaría aparejada la Comisión Delegada para coordinar las políticas sociales del Gobierno, con los contenidos de "todas las áreas de bienestar social y dependencia, incluido el Alto Comisionado de Lucha contra la Pobreza Infantil—" y tres ministerios "para la conformación de un Gobierno progresista": Vivienda y Economía Social; Sanidad, Asuntos Sociales y Consumo, e Igualdad. Estos tres departamentos y la vicepresidencia para Montero formaban parte de la oferta que hizo telefónicamente Sánchez a Iglesias.

Del optimismo a la caída

También según el PSOE, a lo largo de la negociación las propuestas para cubrir las distintas áreas competenciales fueron: ministerios de Vivienda; Ciencia y Universidades; Agricultura, Pesca y Alimentación; Sanidad, Asuntos Sociales y Consumo; Turismo y Deporte; Cultura e Igualdad. Además, Ferraz volvió a confirmar que sí accedió a que Irene Montero fuera vicepresidenta de Asuntos Sociales, "como exigían desde Unidas Podemos".

La jornada acabó mal pero había comenzado con optimismo. Todo se fue torciendo a medida que pasaban las horas. A mediodía se produjo un receso en las negociaciones, pero desde el PSOE negaron que se fueran a volver sentarse a la mesa. Lanzaron entonces un ultimátum, que no habría más ofertas y que no volverían a negociar. El diálogo se fue ensombreciendo conforme avanzaba el día hasta truncarse. Ya por la noche, Ferraz no confirmaba que diera por rotas las negociaciones, pero sí subrayaba que Podemos "debe rectificar".

Sobre la una de la tarde, fuentes de la formación morada se mostraban prudentes y evitaban generar expectativas: "No está habiendo apenas avances en las propuestas que hace el PSOE". Una hora más tarde, Unidas Podemos informaba de que se abría un receso para el almuerzo, pero en el PSOE señalaban que no se trataba de un parón para la comida. "Hay que concluir en una dirección o en otra", informaban desde la cúpula.

Podemos demandaba una vicepresidencia y los ministerios de Derechos Sociales, Trabajo, Transición Energética, Justicia Fiscal y Ciencia

Desde la formación señalaban este mediodía que solicitaban, al menos, competencias para desarrollar políticas sociales en Igualdad, Trabajo, Hacienda y Transición Ecológica: subir el SMI, aprobar un impuesto a la banca, bajar la factura de la luz o extender la educación 0-3 y los permisos de maternidad y paternidad iguales e intransferibles". En la dirección de Pablo Iglesias recordaban que para aproximar posiciones con el PSOE ya habían "cedido en no asumir competencias en ningún ministerio de Estado" (Interior, Exteriores, Defensa y Justicia) y además habían aceptado "el veto de Pedro Sánchez a Pablo Iglesias, algo inédito en los acuerdos de gobiernos de coalición".

"Ministerios de verdad"

Tras el ultimátum del PSOE, se reunía en el Congreso un sanedrín de dirigentes de la confianza de Iglesias —e incluso algún ex alto mando— para analizar la situación. La conclusión de estos responsables es que hay que intentar el acuerdo "hasta el último minuto", a pesar de que, en su opinión, la nueva oferta del PSOE se limita a "un cambio de empaquetado" de la propuesta original que se puso sobre la mesa el domingo y que ya había sido rechazada. El primer plan era una vicepresidencia que llevaría aparejada competencias sobre infancia, que ejercería la portavoz de UP en la Cámara Baja, Irene Montero, y un ministerio más con poderes en Vivienda o Cultura.

Los socialistas señalan que no dan aún por rotas las negociaciones, pero sí consideran que Podemos "debe rectificar". Pero ya hay poco margen

Los dirigentes de ambas formaciones habían despejado sus agendas para hoy, sin intervenciones en medios. El PSOE había aplazado 24 horas su ejecutiva prevista para este miércoles. Se imponía en principio la discreción, base imprescindible para el avance de cualquier negociación. La coalición de Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos, por tanto, sería con competencias reales y "ministerios de verdad" de carácter social para los morados o no sería, como finalmente parece que sucederá. Airear los papeles de la negociación, de hecho, ya era el síntoma más patente de que no habrá acuerdo.

Las ofertas que los socialistas habían realizado hasta ahora estaban vacías de contenidos, según fuentes de Unidas Podemos conocedoras de las negociaciones. "Meramente decorativas", protestaba el propio Pablo Iglesias durante la primera jornada del debate de investidura. Se trata de una vicepresidencia social, como reconoció este martes la propia Carmen Calvo, y que ocuparía Irene Montero, con competencias únicamente en materia de infancia —se presupone que en lucha contra la pobreza infantil, que a día de hoy es un alto comisionado— y una única cartera más, "una maría", de Juventud, Vivienda y Cultura. "Una humillación", se quejaba el líder de la formación morada en su intervención. "Solo tenemos dos mejillas", resumía el dirigente Rafa Mayoral en las redes sociales tras escuchar el discurso de investidura de Sánchez.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios