Abascal acusa a Sánchez de crear "un frente popular" que romperá la soberanía nacional
  1. España
SÁNCHEZ DA LA RÉPLICA A CASADO Y RIVERA

Abascal acusa a Sánchez de crear "un frente popular" que romperá la soberanía nacional

El líder de Vox se sonrío por ser el grupo "más alejado" del PSOE en todo el Congreso. Lanzó un aviso a navegantes: "Este partido ha venido para quedarse"

Foto: El líder de Vox, Santiago Abascal, en la tribuna del Congreso. (EFE)
El líder de Vox, Santiago Abascal, en la tribuna del Congreso. (EFE)

Santiago Abascal se estrenó este lunes en el Congreso cerrando el turno de los grupos parlamentarios de la primera jornada del debate de investidura de Pedro Sánchez. Y lo hizo, según lo previsto, denunciando la situación en Cataluña y los socios en los que se pretende apoyar el socialista para ser reelegido presidente del Gobierno. El tono fue duro y abundaron las apelaciones al pasado. El líder de Vox arrancó con una acusación al Partido Socialista: “Son los arquitectos de los cordones sanitarios y las políticas del 'apartheid' contra nuestro partido”. Acto seguido reconocía sentirse “orgulloso” de representar al grupo “que está más lejos del PSOE” dentro del Congreso.

Santiago Abascal debuta en la tribuna del Congreso.

No tardó en avanzar el voto de sus 24 diputados, a pesar de que no existían dudas. “No vamos a apoyarles”, dijo, acusando al candidato de pretender “un frente popular” con “comunistas viejos y nuevos, proetarras, golpistas y chavistas” que persiguen dos únicos objetivos: “La ruptura de la soberanía nacional y el cambio de un régimen que vamos a defender”. Una idea en la que insistió: “Vox ha venido para quedarse”.

placeholder El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (d), mira a Santiago Abascal. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (d), mira a Santiago Abascal. (EFE)

Abascal explicó desde la tribuna sus orígenes en política: “Entré con 18 años para defender a mi padre, que se pasó los últimos 30 años de su vida amenazado por ETA. Después entendí que los locos etarras no eran solo eso, sino también criminales que querían romper la convivencia entre españoles”. No dudó en citar a Otegi, quien “dice que usted es la mejor opción, y usted le corresponde invitándole a RTVE”. Una “humillación” para todos los españoles de la que, le dijo Abascal, deberían arrepentirse.

Cataluña también centró buena parte de su discurso, como avanzó este diario. Lanzó duros reproches contra la “impunidad” con la que se llevó a cabo “el golpe de Estado de 2017” (bajo un Gobierno de Rajoy), y recordó que la “única forma de explicar el desafío permanente” de la Generalitat es la tranquilidad con la que cuentan. Aseguró que Vox defenderá “reestablecer el orden constitucional” en esa comunidad, y apostará por “desterrar” a todas las fuerzas políticas que quieran “liquidarlo”, además de “ilegalizar” cualquier proceso “rupturista”.

Abascal quiso lanzar un alegato dirigido a la ciudadanía, acusando a los socialistas de no haber ayudado a las clases más desfavorecidas y habiendo “arruinado” al mismo tiempo a las clases medias. “Todo lo arreglan con impuestos, impuestos y más impuestos. Hasta cuando te mueres”, insistió criticando el de sucesiones. Acusó además de destinar toda la recaudación a mantener “el derroche autonómico y la orgía de las subvenciones” en vez de utilizarlos para solucionar los problemas de los españoles, “que son muchos”.

No faltaron algunas frases habituales del argumentario de Vox. Arremetió contra la bancada socialista por imponer “la dictadura progre”, y haber contribuido a una demonización de sus votantes, “a los que más o menos han convertido en una especie de monstruos nazis a los que habría que exterminar”. Se defendió de los ataques continuos que dice que su partido recibe a diario: “Homófobos, machistas, xenófobos… son solo algunas lindezas de las que nos dedican”, aseveró, para cargar contra “las voceras del feminismo que no representan a todas las mujeres” o “los colectivos LGTBI que atacaron a los representantes de Ciudadanos y que tampoco representan a todos los homosexuales”.

Aseguró que su partido llega al Congreso para “denunciar la ficción política” y no dudó en advertir a Sánchez que en sus 24 diputados encontrará “un obstáculo” constante. En el turno de réplica, Sánchez se explayó con los derechos y garantías que ofrece España, señalando el “retroceso” que a todas luces, dijo, representa Vox en las instituciones. Pero, sobre todo, el candidato se dirigió a Albert Rivera y Pablo Casado, reprochándoles las palabras de “su socio” y pidiéndoles una reflexión. La sesión de investidura se reanuda este martes tras otra jornada histórica en la que la oposición no dudó en dejar claras sus cartas.

Pedro Sánchez Santiago Abascal Vox
El redactor recomienda