MONTERO SE ALINEÓ CON IGLESIAS

El listón de Sánchez sobre "presos políticos" complica el pacto al afectar a Irene Montero

La número dos de Podemos ha defendido que los presos del 'procés' lo son por razones políticas, algo que Sánchez usó para vetar a Iglesias como vicepresidente

Foto: Pablo Iglesias, Irene Montero y Pablo Echenique. (EFE)
Pablo Iglesias, Irene Montero y Pablo Echenique. (EFE)

El acuerdo para la investidura de Pedro Sánchez entre PSOE y Unidas Podemos está más cerca. Ya se negocian carteras en un total hermetismo y el PSOE se muestra optimista de que haya pacto esta semana. Pero eso no significa que queden escollos por salvar. Uno de ellos, probablemente el principal, es la entrada de Irene Montero en una vicepresidencia. Tras el paso a un lado de Pablo Iglesias, Montero es la baza de Podemos que no piensa renunciar a ese puesto. Aunque según el listón que estableció Sánchez en público no podría serlo porque ella también ha defendido en público que los presos del 'procés' son "presos políticos", como han hecho muchos otros miembros de Unidas Podemos.

El pasado jueves, cuando comenzó de verdad el baile de la investidura, Sánchez explicó en La Sexta que el problema era Iglesias, especialmente por su posición sobre Cataluña y su estrecha relación y comprensión con el independentismo a las puertas de la sentencia del Supremo. "No me puedo permitir el lujo de tener ante una de las mayores crisis de Estado que vamos a vivir durante las próximas semanas y meses de estos últimos 40 años de democracia en España, no me puedo permitir el lujo de tener a un vicepresidente del Gobierno que por lealtad lo único que haga sea mirar para otro lado o silenciar", afirmó.

El presidente en funciones se explayó en ese veto, no fue una mención de pasada: "Pero si habla de presos políticos, yo no necesito un vicepresidente del Gobierno, necesitaría un vicepresidente del Gobierno que defienda la democracia española, que defienda que haya una separación de poderes. Cuando habla de presos políticos, ¿qué está diciendo? ¿Qué en España se está persiguiendo a personas que tienen ideas distintas y que están en la cárcel precisamente por esas ideas? ¿O porque han supuestamente cometido hechos delictivos que ahora mismo están siendo juzgados en los tribunales, en este caso del Tribunal Supremo? Por tanto, hay una primera divergencia muy seria en un ámbito fundamental que va a dirimirse en muy pocas semanas, en muy pocos meses, y por tanto yo necesito un gobierno con un vicepresidente que defienda la democracia española, que diga que este país tiene un Estado social y democrático de derecho, que el Poder Judicial es independiente del Poder Ejecutivo y que aquí no se persigue a nadie por sus ideas y que no están encarcelados por sus ideas. Esa es la primera de las razones".

Iglesias ha defendido en muchas ocasiones que Junqueras y los demás políticos juzgados por el Supremo son presos políticos. Pero no es el único. Su número dos, Irene Montero, la baza de Podemos para ocupar el lugar de Iglesias y heredar el trono, también ha defendido lo mismo. Y no en foros marginales. Lo hizo en TVE el pasado 4 de marzo después de que Pedro Sánchez disolviera las Cortes y convocase elecciones.

"Están presos por unos hechos que son políticos y el principal delito que se les imputa es político [...] Son presos políticos porque están por hechos que los propios delitos de los que se les acusa son políticos". Y añadió: "El delito de rebelión es un delito político y se les está juzgado por unos hechos que el propio delito reconoce que son políticos".

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)
El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)

Podemos ha ofrecido lealtad a Sánchez en el tema catalán y los Comunes, que tienen a perfiles muy próximos al independentismo como Jaume Asens o Gerardo Pisarello, han renunciado a pedir un referéndum en Cataluña. Pero Sánchez explicó que eso no era suficiente. Al menos en el caso de Iglesias y está por ver si se aplica a Irene Montero. España ha defendido a nivel internacional que no son presos políticos y previsiblemente lo tendrá que hacer ante la Justicia europea cuando Junqueras y compañía recurran la sentencia del Supremo. El PSOE considera que no puede haber fisuras en la defensa de la independencia del Poder Judicial y de que han sido juzgados por unos hechos que la fiscalía considera rebelión, no por sus ideas.

Podemos ha pedido ministerios en función de su peso en los resultados electorales. Por votos le correspondería un ministro por cada dos del PSOE, aunque por escaños la proporción sería uno a tres. Una de sus aspiraciones principales es tener una vicepresidencia para Montero, lo que sería a la vez el primer paso en la sucesión dentro de Podemos. La formación liderada por Pablo Iglesias reclama ministerios como Medio Ambiente, Hacienda, Cultura, Memoria Histórica o Asuntos Sociales. El PSOE acepta darle ministerios sociales, del tipo Sanidad, pero no carteras de Estado (Exteriores, Justicia, Interior...). Después de meses de no negociación en los medios, a pocos días de la investidura, la negociación va en serio.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios