SE TRABAJA "SIN PARAR"

Calvo confirma que PSOE y Podemos ya están negociando para llegar a un acuerdo

Tras una conversación entre Sánchez e Iglesias, la vicepresidenta y Echenique echaron a rodar los contactos a contrarreloj para hablar sobre programa y la participación de los morados en el Gobierno

Foto: La vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, el pasado 14 de julio en Madrid. (EFE)
La vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, el pasado 14 de julio en Madrid. (EFE)

Las negociaciones entre el PSOE y Unidas Podemos ya han arrancado. No solo se han sucedido los contactos telefónicos, sino que incluso ha habido reuniones físicas entre los dos partidos en las últimas horas. Se "está trabajando" a contrarreloj, "sin parar", para que la investidura de Pedro Sánchez sea un hecho la próxima semana y se pueda construir el primer Gobierno de España de coalición de la historia de la democracia. Ejecutivo que compartirán los dos socios, aunque aún no se sabe qué carteras y cuántas dirigirán los morados, y quiénes estarán al frente de ellas.

La vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, confirmó este sábado en 'La Sexta Noche' que socialistas y Unidas Podemos están hablando desde que, tras una charla telefónica entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, todo comenzó a rodar. Tras la renuncia de este a entrar en el Consejo de Ministros, se ha abierto la "oportunidad" del acuerdo. Se ha disipado el "escollo" que hacía embarrancar las conversaciones.

Tras la charla con Iglesias, Sánchez encargó a su número dos que arrancara la negociación. Calvo habló entonces con el secretario de Acción de Gobierno de los morados, Pablo Echenique, y desde entonces las dos formaciones están trabajando "sin parar", "a todo ritmo", para que Sánchez pueda ser investido —el jueves 25 es la segunda votación, en la que se necesita solo mayoría simple— y disponga de una "mayoría" que sostenga al Gobierno y disponga de "suficiente estabilidad". "Estamos trabajando objetivos, leyes, sustancia" y también las "áreas de participación en el Consejo de Ministros donde Unidas Podemos pueda estar". "Lo iremos alcanzando todo y esperemos que bien", valoró Calvo. Para España, afirmó, será una "noticia" que se abra a "novedades" como un Ejecutivo de coalición y que el sistema "las resiste". "Idas y venidas aparte", señaló sobre las diferencias mantenidas en las últimas semanas, "estamos a la altura de las responsabilidades".

Se están "trabajando objetivos, leyes, sustancia" y también las "áreas de participación del Consejo de Ministros donde Unidas Podemos pueda estar"


Es la propia vicepresidenta la que está al frente del equipo negociador del PSOE, del que también forman parte la vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra, y la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero —que ya tejió el acuerdo presupuestario con Unidas Podemos el año pasado—. La contraparte de los morados la pilota el propio Echenique. Ambos actores políticos se han conjurado para que las conversaciones se conduzcan "con diligencia", porque el tiempo es muy corto, ya que el lunes a las 12 horas arranca el debate de investidura en el Congreso, y con mucha "prudencia" y "eficacia".

"Ir por partes"

Además de los contactos telefónicos, los dos partidos se han visto. "Reuniones físicas las hay, las hay también. Vamos en serio y la disposición es completamente constructiva", señaló, sin entrar en más detalles. "Andamos sin parar desde ayer [desde el viernes], desde que el presidente y Pablo Iglesias hablaron. A partir de ahí no hemos perdido un solo instante". "Hoy se ha trabajado y mañana trabajaremos", insistió. Uno de los documentos de partida es el acuerdo presupuestario que no se materializó ya que las cuentas del Estado fueron tumbadas en febrero por la derecha y los separatistas.

No precisa cuántos y qué ministerios tendrán los morados, ni quiénes los dirigirán, porque las dos partes quieren trabajar con "diligencia" y "cautela"

La dirección del PSOE había incidido en las últimas horas de que primero iba el programa y luego la composición del Gobierno. En 'La Sexta Noche', Calvo dio a entender que ambas cuestiones se abordan simultáneamente, porque tampoco hay mucho tiempo. "Vamos a intentar abarcarlo casi todo" a fin de que Sánchez pueda recibir la confianza de la Cámara, como tarde, el jueves. El objetivo es construir un solo Ejecutivo, no "dos gobiernos en uno", dotado de la "suficiente estabilidad", aunque necesitará de otros grupos, ya que PSOE y UP suman 165 escaños, a 11 de la mayoría absoluta.

Calvo confirma que PSOE y Podemos ya están negociando para llegar a un acuerdo

La vicepresidenta no detalló cuántos ministros morados habrá, ni qué carteras conducirán, ni quiénes serán. Ella, desde luego, no descartó que procedan de la cúpula de Unidas Podemos. Incidió en que la condición es que los titulares de cada departamento deberán estar "cualificados para los cargos". Y la cualificación, explicó, puede venir por dos vías. O por experiencia de gestión o por trayectoria y formación profesional. "Los gobiernos socialistas siempre han tenido un 'mix'. Y el presidente no ha querido hacer otra cosa distinta de lo que hemos hecho siempre. Nunca hemos puesto vetos en lo personal", alegó, ya que la clave es la "concepción, el diagnóstico, la estrategia" del futuro Gabinete.

Calvo confirma que PSOE y Podemos ya están negociando para llegar a un acuerdo

Una relación "correcta"

Así despachó Calvo la pregunta de si podrían entrar responsables como Irene Montero o Pablo Echenique. "Para que todo salga bien, debemos ir por partes y con prudencia. Ellos deben hacer propuestas de nombres", sostuvo, haciendo hincapié en la condición que pone el PSOE, que es Sánchez el que debe tener manos libres para elegir su equipo, porque la propia Constitución distingue jurídica y políticamente la posición del presidente. ¿Cuántos ministerios puede dirigir UP? De nuevo, sin precisión: "El Gobierno de España se merece que se trabaje con la prudencia y la cautela debido. Estamos trabajando, les he dicho las personas, y ya no más".

Calvo señala que Sánchez acertó al no asumir que el líder del partido socio diga "presos políticos". La unidad de España no corre riesgo con el PSOE, dice

Calvo argumentó que el presidente no mantenía un "veto" a Iglesias por ser él, sino que no le encajaba en sus planos que otro líder de una formación política entrara en el Gobierno y estuviera "bajo sus órdenes". Igual que no entró el secretario general de los comunistas franceses, Georges Marchais, en el Ejecutivo del socialista François Mitterrand. La relación entre los dos dirigentes siempre ha sido "correcta", indicó, pese a que en las últimas semanas se han cruzado reproches a través de los medios. "No voy a hacer la lista de las cosas que nos han parecido mal", abundó, para rebajar el tono completamente de las hostilidades con los morados. La vicepresidenta apuntó que para el PSOE la retirada de Iglesias era lo esperable, lo "previsible" una vez que Sánchez dijo que él era es escollo. "Nuestra posición nunca ha sido contra nadie".

Calvo confirma que PSOE y Podemos ya están negociando para llegar a un acuerdo

Sánchez alegó el jueves en 'Al rojo vivo' que no quería a Iglesias en su Gabinete, entre otras razones, porque creía que en España hay "presos políticos". Afirmación que compartía Irene Montero. ¿Eso la inhabilita para estar dentro del Gobierno? Calvo explicó que el presidente acertaba al decir que no podía asumir que "estas cosas se puedan decir en el liderazgo político de Unidas Podemos". Es decir, que no podía asumir que las dijera Iglesias. En cualquier caso, en España "no tiene presos políticos" y es una de las democracias "más solventes" del mundo, precisó. Añadió que los socialistas son y siempre serán "garantía de la unidad de España, sin duda", y eso no admite "ningún matiz, ningún desliz".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios