TRAS EL VETO A PEDRO SÁNCHEZ

Francesc de Carreras, fundador clave de Cs, deja de ser afiliado y se marcha del partido

El partido confirma que el catedrático tomó su decisión después de que la ejecutiva anunciara el veto expreso a pactar con Pedro Sánchez tras el 28-A

Foto: El catedrático Francesc de Carreras junto a Inés Arrirmadas. (EFE)
El catedrático Francesc de Carreras junto a Inés Arrirmadas. (EFE)

Francesc de Carreras, catedrático de Derecho Constitucional y uno de los 15 fundadores de Ciudadanos (considerado sin duda como uno de los más relevantes) lleva semanas fuera del partido de Albert Rivera oficialmente. Según ha confirmado la formación, el jurista comunicó al partido su intención de darse de baja como afiliado ya en el mes de febrero, cuando la ejecutiva nacional aprobó por unanimidad el veto a Pedro Sánchez tras el 28-A. Sus fuertes discrepancias con la hoja de ruta establecida por el partido le hicieron tomar la decisión, que ejecutó "hace semanas", explica el partido, y que no se ha hecho pública hasta este miércoles, como adelantó el diario 'Vozpópuli'.

En realidad, lo único que seguía uniendo a De Carreras con Ciudadanos era el carné de afiliado. Desde hace meses no ha dudado en criticar públicamente las decisiones del partido y, de hecho, no ha dudado en cuestionar cada una de ellas. El artículo más duro fuera de toda duda fue el publicado en 'El País' el pasado 14 de junio con el título de 'Querido Albert'. Un texto en el que el fundador del partido naranja llegó a tildar a Rivera de "adolescente caprichoso", que dio "un giro estratégico de 180 grados" anteponiendo, aseguró, "supuestos intereses de partido a los intereses generales de España".

No se paró ahí. El jurista continuó. Entendía que aquella decisión suponía "ir contra toda su trayectoria política, contra la trayectoria de Cs", y concluía con que las acusaciones de que por su culpa el PSOE se veía obligado a pactar con los nacionalistas "tendrían toda la razón".

El catedrático, en un acto en el que Cs celebraba el Día de la Constitución en L'Hospitalet en 2016. (EFE)
El catedrático, en un acto en el que Cs celebraba el Día de la Constitución en L'Hospitalet en 2016. (EFE)

El artículo no sentó nada bien en el seno de la formación. Las formas molestaron, y mucho. Aun así, los colaboradores más cercanos de Rivera reconocían que los fundadores del partido habían ido dejando de formar parte de la organización política que alumbraron en 2006. Ciudadanos en el presente nada tiene que ver con la formación que nacía en Cataluña hace años, no solo por haber eliminado el término "socialdemocracia" de su ideario en 2017 (que también), sino que sus objetivos y su expansión nacional condicionó un cambio general que prácticamente ninguno de los fundadores terminó de asumir.

Sin duda, el punto de inflexión llegó al determinar ese mismo año en su asamblea general que Ciudadanos no aspiraba más a ser un partido bisagra, sino a gobernar. Una decisión que, en realidad, se formalizó este 2019 con el veto al PSOE y la competición abierta por el centro derecha español y con dar el sorpaso al PP.

Hace dos escasas semanas el único fundador que quedaba en activo, Xavier Pericay, comunicó también su dimisión del comité ejecutivo nacional. De momento, dijo, seguirá como afiliado, algo sobre lo que aún debe reflexionar. En su caso, el motivo principal para abandonar fue el de perder las primarias en las islas Baleares. Aun así, tal y como manifestó a este diario, la incómoda situación generada por el debate interno y la propia crisis a raíz de la marcha de Toni Roldán, también le influyó.

La crisis del partido

La marcha de Pericay, aunque por distintas causas, se sumaba a otras dentro de la formación. El primer fin de semana de junio comenzaron los primeros movimientos. En el partido muchos defendían la legitimidad de un debate profundo pero la mayoría se mostraba partidaria de acatar las resoluciones que se aprobaran en la ejecutiva. Los bautizados como 'críticos' sondearon a otros compañeros para saber de primera mano si compartían la estrategia —haciendo especial énfasis en la relación con Vox— e incluso plantearon la posibilidad de que Ciudadanos pudiera estudiar una posible abstención con Pedro Sánchez. No encontraron apoyos, como se vería tres semanas después.

Llegó la ejecutiva clave (de hace dos semanas) y su inicio estuvo marcado por la dimisión de Roldán. "No se puede estar mucho tiempo siendo una persona distinta a la que eres", aseguró el que era portavoz adjunto dentro del Congreso. El debate volvía a estar encima de la mesa. Su marcha desencadenó la votación, sugerida por Luis Garicano y Javier Nart.

La caja de Pandora estaba abierta y ya no tenía sentido hacer oídos sordos. Votaron. Cuatro a favor de revisar la estrategia (Garicano, Nart —que después dimitiría ante el fracaso de la propuesta— Fernando Maura y Paco Igea). Tres abstenciones y los otros 24 votaron en contra. Las cosas se quedaban como estaban pero sin algunos de los miembros clave de la formación. A Pericay, el último fundador en activo, se suma ahora De Carreras, el fundador clave.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios