NEGOCIACIONES PARA LA INVESTIDURA

Podemos activa la consulta a las bases para forzar una coalición en septiembre

En las últimas horas el desacuerdo entre ambas formaciones se ha hecho patente, y tanto PSOE como Unidas Podemos han pasado a la fase del relato para culpar al otro del desacuerdo

Foto: El presidente del gobierno Pedro Sánchez (i) y el líder de Podemos Pablo Iglesias, durante su última reunión en el Congreso. (EFE)
El presidente del gobierno Pedro Sánchez (i) y el líder de Podemos Pablo Iglesias, durante su última reunión en el Congreso. (EFE)

"¿Cómo deben votar las diputadas y diputados de Podemos en las sesiones de investidura de la XIII legislatura?", con las opciones de que para hacer presidente a Pedro Sánchez "es necesario llegar a un acuerdo integral de coalición, acuerdo programático y de equipos, sin vetos, donde las fuerzas de la coalición tengan una opción razonablemente proporcional a sus votos" o que, en cambio, sería suficiente -con voto a favor o abstención- "un gobierno diseñado únicamente por el PSOE, con colaboración en niveles administrativos subordinados al Gobierno y acuerdo programático". Esta será la pregunta que Unidas Podemos someterá a sus bases desde hoy y hasta el próximo jueves para decidir el voto en la investidura. En ambas opciones se puede elegir abstención. La opción que defiende la dirección es la de una coalición y no descarta que los próximos días pueda haber un cada vez más improbable acercamiento "ante las ambigüedades" del PSOE. Antes del 20-J se conocerán los resultados.

Unidas Podemos no negociará por tanto contrarreloj, en el tiempo de descuento de 48 horas que media entre la primera votación para la investidura (23 de julio) y la segunda (25 julio). La formación pulsará así el botón rojo de la consulta a las bases para decidir su voto a partir de hoy, con una pregunta que apunta al rechazo de la investidura en julio y lo apuesta todo reconducir la situación de cara a septiembre para forzar un gobierno de coalición con los socialistas. A falta de una semana escasa para la investidura, todo apunta a que será fallida.

Podemos activa la consulta a las bases para forzar una coalición en septiembre

En las últimas horas el desacuerdo entre ambas formaciones se ha hecho patente, y tanto PSOE como Unidas Podemos han pasado a la fase de dar la batalla por el relato, para convencer a la opinión pública de que la responsabilidad del bloqueo corresponde al otro. Desde el PSOE anoche se aseguraba que todos los escenarios estaban abiertos, después de que Pedro Sánchez pidiese reiniciar las negociaciones. Lo hacía cuando habían pasado 75 días de las elecciones y a 10 para la celebración de la investidura. El nuevo relato del PSOE se topaba así de bruces con la realidad calendario.

Más que buscarse un acuerdo durante los últimos días, lo que se buscó fue descargar la responsabilidad sobre el bloqueo en el otro

En el caso de Unidas Podemos, sin embargo, sigue pesando su pecado original de 2016, el marco de los sillones después del movimiento de Pablo Iglesias exigiendo antes de negociar una vicepresidencia. El marco que intentó rescatar el PSOE y de que trató rehuir Iglesias, abogando por una negociación integral de programa y equipos. La próxima semana se intensificará la batalla por la opinión pública, habida cuenta de que la sesión de investidura que se iniciará el 22 de julio camina hacia el fracaso. Más que buscarse un acuerdo durante los últimos días, lo que se ha buscado al pasar a esta fase es de descargar las culpas en el otro y preparar el relato ante un hipotético y definitivo desacuerdo, siempre dejando la puerta abierta a reintentarlo en septiembre si se logra una coalición.

El infructuoso desarrollo de las negociaciones ya llevó a Podemos a comenzar a trasladar a la interna la supuesta "humillación", falta de respeto y maltrato recibido por parte de los socialistas para alentar un no lo más masivo posible en caso de que nada cambie los próximos días. "Ya conocemos todos de sobra las posiciones de Unidas Podemos y las del PSOE y también nuestros inscritos", ha justificado la portavoz de Podemos Noelia Vera.

La consulta de Podemos a las bases no solo es una herramienta de presión retórica. Remite a los hechos de 2016, cuando los inscritos de la formación morada rechazaron apoyar la elección de Sánchez tras su acuerdo de legislatura con Albert Rivera, insistiendo en la fórmula de una coalición de izquierdas. La investidura fracasó y se convocaron nuevas elecciones. "Si alguien tiene alguna duda, los posicionamientos de Unidas Podemos los decidirán los inscritos y las inscritas", recordaba Iglesias ya hace dos semanas. Los socialistas también deben estatutariamente convocar una consulta a sus bases si firma una coalición con otro partido, pero justo Ferraz huye de ese término y ese concepto, porque lo que ofrece es un Gobierno de cooperación sin ministros morados.

La consulta no solo es una herramienta de presión retórica. Remite a los hechos de 2016, cuando los inscritos rechazaron apoyar la elección de Sánchez

Esta misma mañana, Pablo Iglesias volvía a insistir en su petición de que ambas formaciones comiencen una "negociación integral, en la que es muy importante la seriedad, que establezca qué equipos van a llevar a cabo cada propuesta y cuánto dinero va a gastarse en cada una", de cara a avanzar en un acuerdo de gobierno "con garantías" entre ambos grupos políticos. Durante una entrevista en TVE, el líder de Unidas Podemos, preguntado por la reciente "apertura" del PSOE a la inclusión de miembros "de perfil técnico" vinculados a Podemos en el futuro Ejecutivo —ya no solo a independientes propuestos por la formación morada—, contestaba que "técnicos tiene que haber en todos los ministerios" pero que "la gente vota a quien va a gobernar".

La vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, por su parte evitaba confirmar de manera rotunda la oferta para incorporar a miembros de Podemos en el Consejo de Ministros. Durante una entrevista en la 'Cadena Ser' esta mañana tiró de circunloquios para no descartar esta opción si son de perfil técnico, no de peso político, lo que deja el mensaje de que el Gobierno tantea si hay agua en la piscina para no lanzarse al vacío y no vender la piel del oso por adelantado. Además, Calvo apremió a los morados a hablar ya, no esperar a después del verano, tras una investidura fallida en julio. "¿En septiembre qué cambia? ¿Solo pasan 30 días de agosto y cambia algo? No es serio. El país tiene que tener sus instituciones conformadas y nada paralizado", concluyó.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios