LLAMADA TELEFÓNICA TRAS EL ANUNCIO EN TVE

Sánchez e Iglesias vuelven a chocar por el cogobierno y no se emplazan a otra cita

El presidente subraya que el jefe de Podemos rechaza su propuesta, mientras los morados se quejan de que el candidato insiste en su Gobierno monocolor. No hay previsión de más reuniones

Foto: Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, este 9 de julio en el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, este 9 de julio en el Congreso. (EFE)

No hay forma de embridar la investidura. El anuncio de Pedro Sánchez de que llamaría a Pablo Iglesias para reiniciar la negociación concluyó en un nuevo fracaso. Ambos hablaron esta tarde y comprobaron que ninguno se apea de sus posiciones. No hay ningún avance todavía. Ninguno. Ni tampoco previsión de nuevas reuniones de los dos líderes ni de sus equipos negociadores. Y quedan ya menos de dos semanas para el debate.

El presidente en funciones aseguró este jueves en 'Los desayunos de TVE' que entendía que el método empleado hasta ahora para aproximarse a Unidas Podemos no ha funcionado, por lo que había que "rebobinar", volver al punto de partida. Y ese era charlar a lo largo del día con Iglesias y proponerle que se pusieran a trabajar los equipos negociadores de cada formación para ir acercando posturas en los contenidos, separando esta primera parte de la estructura de Gobierno, "aparcando" las diferencias insalvables que hay entre ellos. Pese al emplazamiento, nada había cambiado sustancialmente, puesto que el candidato siguió defendiendo su propuesta de Ejecutivo de cooperación, sin ministros de Podemos.

"Sánchez sigue inamovible en su posición. No está dispuesto a negociar el programa de un Gobierno de coalición ni a compartir" el poder, dice Podemos


Fuentes de la formación morada relataron que Iglesias contactó por mensaje con Sánchez por la mañana después de saber que este había anunciado en TVE su intención de llamarle. Acordaron hablar a las 16 horas y así lo hicieron. El líder de Podemos le transmitió "la necesidad de llevar a cabo una negociación integral de Gobierno de coalición (programa y equipos) sin líneas rojas ni vetos, y la absoluta disposición" de su grupo para "empezar de una vez a trabajar".

"Proporcionales a los votos"

Sin embargo, según describieron desde Podemos, "Pedro Sánchez sigue inamovible en su posición". "No está dispuesto a negociar el programa de un Gobierno de coalición ni a compartir responsabilidades de gobierno con UP proporcionales a los votos".

El presidente insiste en su oferta de Ejecutivo de cooperación y en hablar antes de contenido. Tras el nuevo desacuerdo, "seguiremos intentándolo", dice

El PSOE ofreció su versión de la charla a través de un tuit lanzado desde la cuenta de Sánchez: "He llamado a Pablo Iglesias para negociar primero el programa y, después, la composición del Gobierno. Debemos hablar de contenidos y conocer el grado de consenso. Lamentablemente, ha rechazado la propuesta", subraya, para concluir con un "seguiremos intentándolo". No hay previsión, a tenor de los mensajes de una y otra parte, de nuevas reuniones ni de citas de los equipos negociadores. La ejecutiva socialista ya nombró el suyo el pasado lunes, encabezado por Adriana Lastra e integrado por la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, y los miembros de la dirección y diputados en el Congreso Paco Salazar y Luz Martínez Seijo.

Se veía venir que esta iba a ser la conclusión de la conversación telefónica de los dos líderes. El anuncio no dejaba de ser un movimiento táctico, porque no había pasos nuevos en la oferta del presidente. Sánchez volvió a explicar en televisión sus razones para no querer un Gobierno de coalición con los morados. Las "discrepancias de fondo" en temas de Estado, especialmente por Cataluña. El presidente en funciones recordó que los morados defienden el derecho de autodeterminación, y no solo: hablan de "presos políticos" y no defendieron hace dos años la aplicación del 155 en Cataluña. Es más, la recurrieron ante el Tribunal Constitucional, que finalmente sí avaló la medida. "Si en esta legislatura, a las puertas de una sentencia del Tribunal Supremo [sobre el 'procés'] en breves meses, los independentistas vuelven a hacer algo como lo que hicieron hace dos años, ¿Unidas Podemos va a apoyar al Gobierno de España en la aplicación hipotética, que yo no deseo, del artículo 155 de la Constitución?", se preguntó.

El candidato incidió en que su obligación no es solo garantizarse la investidura, sino armar un "Gobierno que funcione", dar "estabilidad" al país y aspirar a una "cohesión interna absoluta". Las diferencias tan grandes en cuestiones de Estado entre PSOE y Unidas Podemos, abundó, harían al final que el Ejecutivo de coalición quedase "paralizado" por sus propias "contradicciones internas".

Los dos líderes confían en que al final el otro rectificará, pero entretanto ambos mantienen vivo su pulso sin modificar sus posiciones

Apenas unos minutos después respondía Iglesias desde 'Espejo público', en Antena 3. Afirmaba que tenía plena disponibilidad a hablar, sí, pero para eso el PSOE "tiene que renunciar a una línea roja", la de un "Gobierno monocolor". Justo la posición que Sánchez no va a cambiar. El líder de Podemos se quejaba también de enterarse del anuncio de la llamada por los medios e insistía en su demanda de un Ejecutivo compartido. No obstante, se mostró convencido de que las negociaciones con el PSOE "acabarán bien" y habrá un Gobierno de coalición, o ahora o a la vuelta del verano. Es decir, que su previsión es que Sánchez rectificará: "Queremos que sea en julio, pero si el presidente no quiere estamos disponibles todo el mes de agosto para negociar, para transigir y para llegar a un acuerdo".

Iglesias, como en otras ocasiones, subrayó que en temas de Estado como Cataluña mostraría su lealtad al PSOE. El liderazgo en la resolución del conflicto, admitió, ha de ser de los socialistas, y ahí los morados no pondrán ninguna línea roja.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios