ENTREVISTA EN 'LOS DESAYUNOS DE TVE'

Sánchez llamará hoy a Iglesias para reiniciar la negociación pero sin ofrecer ministerios

El presidente apunta que propondrá a Podemos constituir dos equipos de negociación, y mantiene su plan de Gobierno de cooperación. Cita entre las discrepancias de fondo la aplicación del 155

Foto: Pedro Sánchez preside el acto del Orgullo LGTBI en la Moncloa, el pasado 3 de julio. (EFE)
Pedro Sánchez preside el acto del Orgullo LGTBI en la Moncloa, el pasado 3 de julio. (EFE)

Volver a poner la negociación en marcha. Reiniciar todo desde el origen. Eso es lo que va a proponer este jueves Pedro Sánchez a Pablo Iglesias a la vista de que las conversaciones están bloqueadas. Salvar la "crisis de investidura". Le llamará para plantear a su socio preferente constituir dos equipos y hablar de lo que "importa a los ciudadanos", primero los contenidos y luego la estructura del futuro Gabinete. Pero no abandona su proyecto de Gobierno de cooperación, y por tanto sigue creyendo que no debe haber ministros de la formación morada por las "discrepancias de fondo" en cuestiones de Estado, entre ellas Cataluña. Y no es esta menor, porque podría tener que llegar una nueva aplicación del 155 y no tiene nada claro que Unidas Podemos lo aceptara.

El presidente en funciones concedió este jueves su primera entrevista después de la fracasada reunión con Pablo Iglesias del martes, y lo hizo en 'Los desayunos de TVE'. Ya quedan menos de dos semanas para la investidura y no tiene los votos amarrados. De hecho, todo apunta a que la repetición electoral se haga realidad porque ni él ni Podemos quieren apearse de sus posiciones, y esta vía de escape de este jueves ofrecida por Sánchez puede encallar también.

Sánchez señaló desde el arranque de la entrevista que es evidente que "el método" de negociación con los morados "no ha funcionado", así que hay que volver al punto de partida. "Rebobinar". De ahí la llamada que hará este jueves a Iglesias para proponerle que los equipos de ambas partes empiecen a negociar de contenidos, aparcando las "diferencias" sobre la formas de gobierno que defiende cada uno. Es decir, para que hablen primero de las políticas a desarrollar antes que de los ministros llamados a liderar tal o cual cartera. Se trataría de desagregar contenidos y estructura, porque hasta ahora ambos estaban hablando de "muchas cosas a la vez".

Sánchez quiere que se hable primero de los contenidos y que se "aparquen" las diferencias sobre la estructura del futuro Gabinete


Sin embargo, la posición del PSOE no ha cambiado. Sánchez no quiere el Gobierno de coalición que le exige Iglesias, por mucho que coincidan en cuestiones sociales. El presidente defendió que necesita un Ejecutivo que goce de "cohesión interna absoluta", y en políticas de Estado PSOE y Unidas Podemos mantienen "discrepancias muy serias", "de fondo". Aquí aportó un argumento nuevo: el 155. Recordó que en 2017, cuando los dirigentes independentistas se saltaron la legalidad y celebraron un referéndum y declararon la secesión de Cataluña, hubo que intervenir la comunidad. La formación morada recurrió ante el Tribunal Constitucional.

Propuesta "sensata y generosa"

El presentador, Xabier Fortes, le apuntó entonces que Iglesias se ha comprometido a ser "leal" en esta materia, incluso por escrito. Pero los socialistas no se fían. Sánchez introdujo el siguiente argumento: "Si en esta legislatura, a las puertas de una sentencia del Tribunal Supremo [sobre el 'procés'] en breves meses, los independentistas vuelven a hacer algo como lo que hicieron hace dos años, ¿Unidas Podemos va a apoyar al Gobierno de España en la aplicación hipotética, que yo no deseo, del artículo 155 de la Constitución?", se preguntó.

El Gobierno, dice, no puede quedar "paralizado" por sus "contradicciones internas". Se pregunta si Podemos apoyaría la aplicación hipotética del 155

También reprochó a los morados que hablen de "presos políticos" para refererise a los líderes separatistas procesados. Y si hablan de ellos así, razonó, es porque tienen una "forma de entender el Estado" que es distinta. En consecuencia, es "evidente" que esas "discrepancias de fondo" en cuestiones de Estado harían que un Ejecutivo de coalición se "paralizara" por sus "propias contradicciones internas".

Sánchez esgrimió que su obligación como presidente de un Gobierno progresista es garantizar "todos los avances en justicia social", pero también es "muy consciente" de que son igualmente importantes las cuestiones de Estado. De modo que su propuesta, y la que seguirá defendiendo, es la de un Ejecutivo "de cooperación" —en el ámbito parlamentario, programático e institucional, con cargos de Podemos en segundos escalones, no como titulares de ministerios— más una comisión de seguimiento de los acuerdos, porque esta es la oferta "más sensata, realista y generosa" que el PSOE puede hacer. Su obligación, en síntesis, es "garantizar la investidura, un Gobierno que funcione, estabilidad y una suficiente cohesión interna" para que los "desafíos" por delante sean "respondidos de forma adecuada".

Unidas Podemos suele invocar el ejemplo de países europeos con gobiernos de coalición. Sánchez recordó que hay otros, como Portugal o ahora mismo Dinamarca, donde el Ejecutivo socialista es monocolor. Y en Alemania, "paradigma" de las naciones con gabinetes pluripartidistas, "no existe una crisis territorial" similar a la que sufre España con Cataluña. "Y si existiera, estoy convencido de que el SPD y la CDU tendrían una aproximación y sus soluciones serían semejantes".

¿Está dispuesto a una repetición electoral?, se le inquirió. Sánchez recordó entonces que el procedimiento está "reglado" en la Constitución. Si su investidura del 22, 23 y 25 de julio fracasa, su candidatura decae y es el Rey quien ha de emprender una nueva ronda de contactos para ver si hay "algo en la piscina" que le empuje a plantear un segundo intento.

Abierto a las confluencias

El presidente mantiene su oferta de integrar a ministros independientes de la órbita de Podemos, idea que ha sido rechazada por Iglesias. ¿Y podría aceptar a dirigentes de las confluencias, como de Equo o de las mareas?, se le inquirió. "Yo 'a priori' no tengo ningún prejuicio ni con militantes ni compañeros de UP ni de sus confluencias. Yo hice un Gobierno hace 12 meses donde más de un un tercio son personas de reconocido prestigio, independientes, y eso fue premiado por la ciudadanía. Planteé un Gobierno abierto a la ciudadanía y no cerrado a las lógicas partidistas, que de alguna forma es lo que puede plantearse a través de un Gobierno de coalición". Si los morados tienen "un planteamiento semejante a este", estaría dispuesto a abrir ese escenario. "Pero insisto, hay elementos centrales de la política de Estado que exigen de una cohesión interna que ahora mismo, por las discrepancias que mantenemos con UP, no podemos garantizar".

Sánchez se abre a negociar la abstención con PP y Cs, a los que vuelve a pedir que no bloqueen para que el Ejecutivo no dependa de los separatistas

Por otro lado, como en otras ocasiones, Sánchez vovió a reclamar la abstención de PP y Cs, para que la legislatura eche a andar y no dependa su Gobierno de los separatistas. Incluso señaló que está "abierto a negociar la abstención" a su investidura. "No dejan de hablar de constitucionalismo y sentido de Estado pero impiden la constitución de un Gobierno", lamentó. El presidente planteó en ese sentido una reforma de la Constitución para evitar nuevos bloqueos e impedir repeticiones electorales sistemáticas. Por si acaso, aseguró que no "contempla" ni "trabaja" con un escenario de nuevas generales.

Respuesta de Iglesias: que renuncie a la línea roja del Gobierno monocolor

En otra tele, en Antena 3, en 'Espejo público', Pablo Iglesias respondió. Se mostró "plenamente disponible" para sentarse a negociar con Sánchez, pero precisó que antes "tiene que renunciar a la línea roja del Gobierno monocolor", cosa que desde luego no hizo el presidente en TVE. 

El líder afeó durante su entrevista con Susanna Griso que “no es serio" que se entere de de que le va a llamar por teléfono a través de los medios porque "si se quiere reunir lo normal es que se llame antes y no se anuncia” en una tele.

 

El jefe de Unidas Podemos replicó también al argumento del presidente en funciones de que la formación morada no apoyaría una hipotética aplicación del artículo 155, en caso de ser necesaria, asegurando que asumiría la posición del PSOE en todo lo relativo a Cataluña. “Nosotros tenemos una posición distinta a la del PSOE, pero tomamos nota de nuestros votos y asumiremos el liderazgo del PSOE sobre esta cuestión y no vamos a poner ninguna línea roja”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios