La huella ecológica del turismo

Casi 1.000 kg de CO2: el otro precio de tu viaje a París

La Comisión Europea calcula que si la aviación global fuera un país, se ubicaría entre los diez mayores emisores de dióxido de carbono del mundo

Foto: Foto: Reuters
Foto: Reuters

Llega el verano y con él las vacaciones y las escapadas: viajes que, además de su precio monetario, también tienen su repercusión en el medioambiente. Pensemos en un viaje a Francia para dos personas: tres noches en París en un hotel céntrico y lujoso, una excursión rápida en coche para ver el Palacio de Versailles y, junto a todo eso, un pasajero inesperado: casi 1.000 kilos de CO2 expulsados a la atmósfera.

Para ser exactos, 944,60 kg de CO2: 640 kg por los billetes de avion de ida y vuelta, 265 kg por las noches de hotel (de cuatro o cinco estrellas), 19,4 kg por la excursión a Versalles y la misma cantidad por un trayecto estimado de 50 kilómetros en taxi.


La OACI (la Organización de Aviación Civil Internacional) es un poco más conservadora y calcula que el trayecto Madrid-París ida y vuelta supondría la emisión de 452.8 kg de CO2.

Esta es la huella ecológica que deja un viaje de estas características en el medioambiente y es por donde quiere empezar el Gobierno frances, que ha anunciado que aplicará una 'ecotasa' a partir de 2020 a los vuelos que despeguen de los aeropuertos del país, una polémica iniciativa con la que quieren ser pioneros en la Unión Europea.

Uno de sus principales argumentos para ponerla en marcha es que el avión es el medio de transporte que más emisiones contaminantes genera por pasajero y kilómetro.

Volar ida y vuelta de Londres a Nueva York genera las mismas emisiones que la persona promedio en la UE al calentar su hogar duranto todo un año

Las emisiones directas de la aviación representan aproximadamente el 3% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la UE y más del 2% de las emisiones globales. Si la aviación global fuera un país, se ubicaría entre los 10 mejores emisores, afirma la Comisión Europea. Para 2020, se prevé que las emisiones mundiales de la aviación internacional crezcan alrededor de un 70% más en comparación con las de 2005 y la OACI estima que para 2050 podrían crecer un 300-700% más.

Alguien que vuela desde Londres a Nueva York y regresa genera aproximadamente el mismo nivel de emisiones que la persona promedio en la UE al calentar su hogar durante todo un año, apunta la Unión Europea.

Y además, otros cálculos señalan que si se compara un trayecto de ida y vuelta entre París y Marsella con el tren (en Francia la electricidad es muy mayoritariamente de origen nuclear), un pasajero en avión puede generar un volumen de dióxido de carbono hasta cerca de 50 veces superior.

La ministra de Transportes francesa, Elisabeth Borne, ha explicado que esa 'ecotasa' se aplicará a los billetes de vuelos que despeguen de un aeropuerto francés y será progresiva: desde 1,5 euros para trayectos interiores o con un destino europeo en clase turista hasta 18 euros para los intercontinentales en clase ejecutiva.

Quedarán excluidas las líneas que conectan con Córcega, con los departamentos o territorios franceses de ultramar y otras interiores en las que se considera que no hay un medio de transporte alternativo competitivo.

Foto: EFE
Foto: EFE

La medida, con la que el Gobierno espera recaudar unos 180 millones de euros anuales que se dedicarán esencialmente a infraestructuras ferroviarias, se enmarca en una política de transición ecológica -en línea con las tasas sobre el carburante que provocó la encendida reacción de los chalecos amarillos- y que responde a una creciente demanda social y a la "incomprensión" sobre el tratamiento fiscal del transporte aéreo.

El 6 de junio, en una reunión con sus homólogos de la UE en Luxemburgo, la ministra francesa lanzó un llamamiento "en favor de una tasación del transporte aéreo a escala europea" que no pretendía una decisión inmediata, sino preparar el terreno de cara a la entrada en funciones de la nueva Comisión Europea en otoño. De hecho, la aviación es uno de los sectores incluidos en el sistema de compensación de emisiones de la UE (UE ETS).

En octubre de 2016, la OACI acordó una Resolución para una medida global basada en el mercado para abordar las emisiones de CO2 de la aviación internacional a partir de 2021. Durante el período 2021-2035, se estima que el esquema compensará alrededor del 80 % de las emisiones por encima de los niveles de 2020.

La reacción de las aerolíneas

Como era de suponer, el anuncio de la ecotasa francesa ha generado una reacción de rechazo en cadena en el sector aéreo, empezando con la que aparece como la principal damnificada, Air France, ya que el 50 % de sus vuelos salen de un aeropuerto francés y son susceptibles de resultar gravados. La aerolínea recordó que su actividad supone el 1,1 % del producto interior bruto (PIB) de Francia y 350.000 empleos inducidos, por lo que se quejó de que ese impuesto "penalizaría fuertemente" su competitividad exterior.

La compañía calcula que le costará más de 60 millones de euros anuales, una cantidad equivalente a las medidas que puso en marcha el Ejecutivo el pasado año para apoyarla.

Según las aerolíneas, las mejoras tecnológicas han permitido que el ritmo de progresión de emisiones sea la mitad que el del aumento de pasajeros

Las grandes aerolíneas europeas sufrieron un batacazo en bolsa con el anuncio de la ecotasa francesa, empezando por Ryanair, que se dejó un 4,94 % en la Bolsa de Dublín, y Easyjet que registró una bajada del 3,35 % en Londres. AirFrance perdió un 3 %, Lufthansa un 2 % e IAG un 1,56 % en la Bolsa de Madrid.
La idea de una tasa a las compañías aéreas en el conjunto de la UE lleva meses rondando las reuniones de ministros en Bruselas, con Francia, Holanda, Bélgica y Luxemburgo como principales promotores.

Por su parte, grandes constructores de aviones como Boeing y Airbus, y de motores aeronáuticos, como GE Aviation, Rolls Royce, Safran y United Tecnologies, reaccionaron en junio reafirmando su compromiso para limitar su impacto medioambiental y pidiendo al tiempo a las autoridades incentivos, pero no penalizaciones.

Foto: EFE
Foto: EFE

Los datos de estas compañías coinciden con los de la UE, pero estas señalan que las continuas mejoras tecnológicas han permitido que desde 2006 el ritmo de progresión de esas emisiones sea la mitad que el de aumento del tráfico de pasajeros.

Para España, cuya economía es fuertemente dependiente de los ingresos de los turistas que llegan principalmente en avión, el Gobierno ha señalado que una tasa que grave el queroseno de los aviones no es la "primera opción" en impuestos medioambientales.

En la tabla puedes consultar una media de las emisiones de CO2 por cada 100 kilómetros (para un pasajero) especificado por tipo de vehículo, según el cálculo de CeroCO2:

TIPO DE VEHÍCULOSKg de CO2 eq cada 100 kilómetros

Coche gasolina

19,40

Coche diésel

18,50

Furgoneta

24,90

Autobús interurbano

2,87

Tren de alta velocidad y larga distancia

0,97

Tren de media distancia

2,98

Avión

29

La metodología que utiliza CeroCO2 para la realización de los estudios de huella de carbono es Greenhouse Gas Protocol (GHG Protocol) elaborado por una alianza de empresas, organizaciones no gubernamentales (ONGs), gobiernos y otras entidades, convocada por el Instituto de Recursos Mundiales (WRI), ONG radicada en Estados Unidos, y el Consejo Mundial Empresarial para el Desarrollo Sustentable (WBCSD).

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios