Por el asesinato de Ramón Romeo en 1981

El TEDH condena a Bélgica por desatender la euroorden de España contra una etarra

Los tribunales belgas sostuvieron que atender la extradición podía vulnerar los derechos de Jáuregui, para lo que alegaron la posibilidad de que fuera sometida a "un trato inhumano o degradante"

Foto: Vista de un mural de apoyo a los presos de ETA. (EFE)
Vista de un mural de apoyo a los presos de ETA. (EFE)

El Tribunal de Estrasburgo condenó este martes a Bélgica a indemnizar a los hijos del teniente coronel Ramón Romeo, asesinado por ETA en enero de 1981, por no haber analizado lo suficiente la orden de detención emitida por España contra la etarra Natividad Jáuregui, cuya extradición ha sido rechazada por Bruselas en repetidas ocasiones. "Los solicitantes se quejaron de que su derecho a una investigación efectiva había sido violada por la negativa de las autoridades belgas a ejecutar las órdenes de detención europeas emitidas por España contra N.J.E, la sospechosa de haber disparado a su padre", explica el tribunal de Estrasburgo en un comunicado. Bélgica tendrá que pagar ahora 5.000 euros a cada uno de los cinco hijos del teniente coronel, así como otros 7.260 a la familia por los "costes y gastos" ocasionados.

Los tribunales belgas argumentaron que atender la extradición podía vulnerar los derechos fundamentales de Jáuregui, para lo que alegaron la posibilidad de que fuera sometida a "un trato inhumano o degradante que podía constituir un motivo legítimo para negarse a ejecutar la orden de arresto europea". De forma paralela, destacaron que Jáuregui se había convertido en una mujer de 55 años "profesionalmente activa" y "con una vida normal en Gante". Aunque el TEDH considera que la posible vulneración de derechos fundamentales es un "motivo legítimo" para rechazar la extradición, tras estudiar el caso aseguran que el análisis que llevó a cabo Bélgica antes de llegar a esta conclusión "no fue lo suficientemente completo". La conclusión de Estrasburgo es tajante: "Las autoridades belgas no trataron de identificar un riesgo real e individual de violación de los derechos de N.J.E o de cualquier deficiencia estructural con respecto a las condiciones de detención en España".

Natividad Jáuregui Espina fue miembro del Comando Vizcaya entre enero y julio de 1981 y responsable, junto con el resto de sus integrantes, de diversas acciones terroristas dirigidas contra cuerpos policiales. La justicia española reclamó la entrega de Jáuregui a Bélgica por su supuesta implicación en la muerte de seis agentes en 1981, incluida la del teniente coronel Romeo. El 20 de junio de 2016, la etarra fue detenida tras la última petición de la Audiencia Nacional, pero las autoridades belgas la dejaron en libertad el mismo día y denegaron la entrega.

La liberación de Jáuregui en 2016 no fue más que el último capítulo de una serie de choques entre España y Bélgica, pues las autoridades de esta país han rechazado su extradición en repetidas ocasiones desde 2004. Una y otra vez, han alegado que su vuelta a Madrid podía violar los derechos de la etarra, postura que las últimas veces apoyaron en un informe del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura (CPT) de 2011 que criticaba la duración de la detención incomunicada en España y hacía mención a alegaciones por malos tratos. "Es plausible que haya razones serias para temer una violación de los derechos humanos", llegó a responder Bélgica en 2013. En 2012 y 2014, el CPT ya no incluyó estas denuncias contra España en sus correspondientes informes, pero los tribunales belgas no dieron su brazo a torcer ante una nueva petición de extradición emitida en 2015.

En su demanda ante Estrasburgo, los hijos del teniente coronel sostuvieron entonces que los otros miembros del mismo comando Vizcaya ya habían sido condenados y están en prisión, por lo que no había "razones jurídicas" para que se le aplicara a ella la detención incomunicada. Teniendo en cuenta la postura de los familiares y del Gobierno español, el Tribunal de Estrasburgo recuerda en su sentencia que ese régimen de detención "no se aplicaría" a Jáuregui, destacando además que la justicia belga no aportó nuevos argumentos para rechazar la entrega. El TEDH concluye así que Bélgica ha infringido el artículo 2 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, que se centra en el derecho a la vida, pero al mismo tiempo avisa de que esta condena "no implica necesariamente que tenga la obligación de entregar a Jáuregui a las autoridades españolas".

Su hija pide acudir al Tribunal de Luxemburgo

Fotografía facilitada por el Ministerio del Interior el 08/10/2013 de la presunta etarra Natividad Jáuregui. (EFE)
Fotografía facilitada por el Ministerio del Interior el 08/10/2013 de la presunta etarra Natividad Jáuregui. (EFE)

Conocida la sentencia, Montse Romeo, hija del teniente coronel asesinado, ha pedido "amparo" a las autoridades judiciales para que "adopten las medidas necesarias para conseguir del Gobierno de Bélgica el cumplimiento de la orden europea de extradición que pesa todavía hoy" contra la asesina de su padre. Así, ha solicitado al Gobierno español que emita de nuevo la orden de extradición y, en caso de que este país se vuelva a negar a ello, demande al Ejecutivo belga por el incumplimiento de la orden ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por ser "el realmente competente para decidir los posibles conflictos entre estados de la UE derivados de la ejecución de las órdenes europeas de extradición", ya que en esta materia "el TEDH no es competente".

La hija del asesinado ha realizado una valoración de la sentencia del TEDH a través del colectivo de víctimas del terrorismo del País Vasco (Covite), con quien mantiene contacto desde que Bélgica negó la extradición de Jáuregui. Se muestra "satisfecha" del pronunciamiento judicial que obliga a Bélgica a indemnizar a la familia, si bien lamenta que no se ha logrado el "principal objetivo" de los allegados de conseguir que "se hubiera obligado" a este país "a cumplir la orden europea de extradición" de la etarra. "No queríamos una indemnización, sino la extradición a España de Natividad Jáuregui", asevera.

En su valoración, asegura que el fallo del TEDH es "positivo en lo que respecta a que las sentencias judiciales belgas que dieron la razón a Natividad Jáuregui se dictaron en un procedimiento judicial en el que no se garantizó el principio de investigación efectiva y oficial", tras argumentar su rechazo a la extradición sobre la base de que la etarra "iba a ser torturada". Por ello, ahora solicita a las autoridades españolas que adopten las medidas necesarias para lograr que la etarra sea extraditada a España o, en su caso, que el Tribunal de Luxemburgo condene a Bélgica por el incumplimiento de una orden europea de extradición.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios