EN LA INVESTIGACIÓN SOBRE EL AVE A LA MECA

La Fiscalía valora oír a Corinna por videoconferencia por su temor a ir a Madrid

El Ministerio Público trata de buscar soluciones y estudia que declare por videoconferencia desde su actual lugar de residencia en Reino Unido

Foto: Corinna Larssen en una imagen de archivo. (Getty)
Corinna Larssen en una imagen de archivo. (Getty)

Corinna zu Sayn-Wittgenstein no quiere pisar Madrid. Su reticencia, incluso temor, a personarse físicamente en territorio español supone un escollo en las diligencias de investigación que impulsa la Fiscalía Anticorrupción sobre el presunto pago de comisiones ilegales en la obra del AVE a La Meca, abiertas a raíz de la grabación de un encuentro en Londres entre la exprincesa y el excomisario Villarejo en 2015. Por ello, el Ministerio Público trata de buscar soluciones y estudia que declare por videoconferencia desde su actual lugar de residencia en Reino Unido, informan a El Confidencial fuentes jurídicas.

Fue una confesión de Corinna la que motivó la apertura de la investigación. Resulta, por ello, fundamental escuchar su versión de los hechos sobre un supuesto reparto de mordidas del contrato del tren en Arabia Saudí, que fue adjudicado en octubre de 2011 a un consorcio de doce empresas españolas, entre ellas OHL. En aquellos audios, Corinna también aseguraba que el rey emérito Juan Carlos recibió un porcentaje de los 100 millones de euros que entregó el consorcio de empresas a la intermediaria del proyecto, la iraní Shahpari Zanganeh, casada entonces con el traficante de armas ya fallecido, Adnan Khashoggi. Apuntaba a una intermediación de Villar Mir para que el dinero llegara a manos del monarca.

La grabación de la entrevista entre el policía ahora en prisión y la amiga íntima del padre del rey Felipe VI provocó la apertura de una de las piezas del caso Villarejo, bautizada con el nombre de Carol. Las diligencias se archivaron en septiembre de 2018 después de que así lo solicitara la propia Anticorrupción. Los fiscales del caso consideraron que las afirmaciones registradas en una reunión mantenida en Londres en la que también participó el financiero Juan Villalonga, versaban sobre hechos que tuvieron lugar antes de la abdicación de Juan Carlos en junio de 2014 y, por ello, el monarca queda amparado por la inviolabilidad.

Pese a ello, la Fiscalía se reservó la investigación de una parte. Abrió unas diligencias de investigación por presuntos delitos de corrupción en las transacciones económicas internacionales y de cohecho en relación a las supuestas comisiones y precisó, hace ya casi un año, que los indicios que implicarían a Juan Carlos I en ese asunto eran "extraordinariamente débiles".

Los temores de Corinna

Corinna ha manifestado en distintas ocasiones su temor a pisar territorio español. Temor que se extiende a su integridad física y a la de sus familiares. En un reciente escrito remitido a los Juzgados de Madrid, manifestó por escrito esta inquietud que centra en la figura del aún director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el general Félix Sanz Roldán. "No viajaré a España para testificar en persona, en parte porque creo que mi seguridad personal no puede garantizarse, dada la conducta pasada y presente de Roldán", aseguraba en una declaración jurada en la pieza sobre injurias de Villarejo.

Describía entonces su conexión con el Rey emérito y precisaba que a lo largo de esta relación recibió "información y documentos relativos a negociaciones financieras y empresariales del rey emérito y otras personas de la Casa Real". El director del CNI "intentó recuperar esos documentos y otra correspondencia personal y evidencia de la relación", precisaba.

El director del CNI "intentó recuperar esos documentos y otra correspondencia personal y evidencia de la relación"

Según su versión, comenzó a ser percibida como "persona non grata" para la Familia Real tras el viaje a Botsuana de abril de 2012 y supo por personas cercanas que estaba siendo seguida por agentes del CNI. "La sensación de ser una ciudadana amenazada por un jefe de Estado y el jefe de sus servicios secretos empezó a hacerme tener mucho miedo", indicaba.

El documento remitido a Plaza Castilla Corinna aseguraba, además, que en una reunión celebrada en el hotel The Connaught de Londres el general la amenazó a ella y a sus hijos. "Según sus palabras, no podía garantizarme mi seguridad física ni la de mis hijos a menos que cumpliera sus instrucciones", decía. "Escuchar esas palabras del jefe de los servicios secretos de España realmente me atemorizó", "sentí que no podía estar segura en ninguna parte del mundo", "actuaba fuera de la ley y ninguna autoridad policial podía protegerme de sus actos", indicaba.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios