VOTACIÓN DE LA INVESTIDURA EN MURCIA

Vox: "El obstáculo es la dirección nacional de Cs. Hoy saldremos sin Gobierno"

Arranca la segunda vuelta del debate de investidura de Fernando López Miras. El ánimo en el PP es pesimista porque todo apunta a que no saldrá adelante. Vox cumplirá su amenaza

Foto: El candidato a la presidencia de la Comunidad de Murcia, Fernando López Miras. (EFE)
El candidato a la presidencia de la Comunidad de Murcia, Fernando López Miras. (EFE)

Pasadas las siete y media de la tarde, la Asamblea de Murcia arrancaba la segunda vuelta del debate de investidura del popular, Fernando López Miras. El ánimo, como no podía ser de otra manera, es pesimista en el seno del PP. El candidato que busca revalidar su cargo tomó la palabra para dirigirse con "humildad" y se dirigió a Vox reconociendo una evidencia: "Les necesito. Les hablo como el candidato que quiere ser elegido presidente, pero que su proyecto no tiene la mayoría absoluta". El popular aseguró que solicita su apoyo "con la convicción y fortaleza que da el saber que el proyecto" que ofrece "es el mejor".

López Miras aseguró que ofrece "respeto" a Vox, a sus votantes y a sus diputados, y se reiteró en que pueden contar con el "compromiso" de que desarrollará muchas de las medidas propuesta por esta formación, "porque todas son legales, constitucionalistas y ninguna recorta los derechos y libertades individuales". El popular aseguró que, además, hará "compatibles" todas esas medidas con el acuerdo firmado con Ciudadanos. Acto seguido subía a la tribuna el diputado y secretario general de los socialistas murcianos, Diego Conesa, que no dudó en cargar contra el candidato: “Es de sobra conocida su falta de liderazgo y que está teledirigido desde Miami”. No tardó en fijar la posición de sus diputados: “No cuenten con nuestro apoyo para defraudar a miles de mujeres y hombres de esta región”.

El candidato popular a la presidencia saluda al portavoz de Vox en la Asamblea. (EFE)
El candidato popular a la presidencia saluda al portavoz de Vox en la Asamblea. (EFE)

El portavoz de Vox en el Parlamento de Murcia, Juan José Liarte, no tardó en avanzar el sentido de voto de sus cuatro parlamentarios, claves para la investidura. “Hoy voy a procurar ser pragmático. Equivocarse es humano, igual que rectificar cuando llega el momento de hacerlo”, dijo para pasar al ataque con el grupo naranja: “Ciudadanos hoy ha dejado al lado su interés partidista y se ha reunido con nosotros”, comenzó en referencia a la reunión a tres que se celebró casi durante cinco horas. “Un encuentro de trabajo, centrada en aspectos programáticos. Y ahora puedo sostener que ha sido ciertamente provechosa. La coincidencia es casi del 99%”, afirmó.

Sin embargo, Liarte ya dejó entrever que se confirmaría el voto en contra. “Lo que Ciudadanos ha demostrado esta mañana es estar muy por encima de las capacidades técnicas y políticas de la dirección nacional. El obstáculo hoy es la dirección nacional de Ciudadanos, el eje Madrid-París”, dijo. A continuación lanzó el siguiente ataque al partido naranja: “Hoy salimos de aquí sin poder formar Gobierno”. Eso sí, aseguró el portavoz de Vox: “Mi teléfono sigue encendido y mi mano tendida”, si deciden “desafiar” a la dirección nacional.

La portavoz naranja, Isabel Franco, recogía el guante minutos después sin justificar la posición de su partido. Sí comenzó a explicar lo que inevitablemente ocurrirá en la votación: “Es imposible comprender que Vox sea ahora el principal aliado del sanchismo y extremismo de izquierdas. La tercera pata del tripartito con PSOE y Podemos en Murcia”, afirmó ante la evidencia de que los de ultraderecha compartirán el no con socialistas y morados. “Estamos a tiempo. Queremos mirar hacia el futuro”, dijo la diputada de Ciudadanos.

Reunión fallida

La reunión entre PP, Ciudadanos y Vox en la Asamblea de Murcia concluyó este mediodía después de cuatro horas y media sin acuerdo y sin previsión de que finalmente lo haya. El encuentro a tres, que comenzó a primera hora de la mañana, se celebraba para intentar desbloquear 'in extremis' la sesión de investidura. A pesar de que las negociaciones parecían estar encauzadas, en el último momento se rompieron con cierto malestar, sobre todo en las filas de Vox. Estaba previsto reintentar un encuentro a tres después de comer pero todavía no se ha producido. La cuenta atrás comienza y todos los implicados son pesimistas.

Vox: "El obstáculo es la dirección nacional de Cs. Hoy saldremos sin Gobierno"

El partido de Santiago Abascal achacó la ruptura a las declaraciones del número dos de Albert Rivera en el Congreso, José Manuel Villegas, donde aseguró que no habría un acuerdo a tres. El secretario general naranja explicó que la reunión se estaba celebrando exclusivamente para explicar a Vox el contenido del acuerdo de gobierno alcanzado con los populares —"que es bueno para los murcianos"— y, de alguna manera, para preguntar al partido de ultraderecha si continuaría alineado con PSOE y Podemos (votando no) o cambiaría su posición.

Todo apuntaba a que se producían avances hasta que esas palabras de Villegas llegaron a Cartagena, donde se encuentra la Asamblea regional. El portavoz de Vox en esta comunidad, Luis Gestoso, reprochaba al partido naranja su "falso puritanismo", e insistía en que si los votos de su formación son necesarios, "debe haber un pacto a tres". "Que no nos tomen el pelo", concluía. Minutos antes, el diputado naranja Juan Carlos Girauta era nítido en sus declaraciones desde el Congreso: "Léanme los labios. No vamos a firmar un acuerdo programático con Vox", insistía a los medios creando un importante malestar en las siglas de Abascal.

El negociador de Vox en la Región de Murcia, Luis Gestoso. (EFE)
El negociador de Vox en la Región de Murcia, Luis Gestoso. (EFE)

Tal y como avanzaba este diario, lo previsto era un choque de trenes entre ambas formaciones este jueves. Vox ya insistía esta mañana en su órdago y aseguraba que volvería a decantarse por el no, como hizo el martes, si Ciudadanos no cesaba en su empeño de que no hubiera un documento conjunto. Se abrió una ventana de oportunidad cuando en la mañana de este jueves se confirmaba una reunión a tres. El secretario general de los populares, el murciano Teodoro García Egea, lograba sentarlos a la misma mesa en lo que es la primera reunión a tres en toda España.

Además del propio García Egea, los populares estuvieron representados por José Miguel Luengo (negociador en la Región), mientras que Ciudadanos puso al frente a Miguel Ángel Garaulet, diputado nacional y hombre de confianza de Albert Rivera en Murcia. Por parte de Vox acudió a la cita Luis Gestoso. Desde el partido naranja insistieron en todo momento en que "trataban de que saliera adelante el acuerdo", reafirmándose en que "el único acuerdo de gobierno que hay es el firmado con el PP".

García Egea se desplazó ya el miércoles a última hora hasta Murcia con el objetivo de intentar reconducir la situación, después de que el martes, Vox, PSOE y Podemos tumbaran la investidura de López Miras al no lograr mayoría absoluta en primera votación (obtuvo solo 21 votos a favor y 23 en contra). La segunda votación se celebra este tarde y le valdría una mayoría simple para ser investido. Es decir, más votos a favor que en contra. Eso quiere decir que incluso la abstención del partido de Santiago Abascal bastaría.

Pese a las reticencias que estas semanas ha puesto Ciudadanos para sentarse a negociar con Vox, la cita a tres entre PP, el partido naranja y la formación de Santiago Abascal para buscar un acuerdo adelantaba que podía haber un éxito inesperado. Hasta esta misma mañana, el pacto parecía imposible y, al término de la misma, se rompieron los avances. Ninguna de las dos partes parecía dispuesta a ceder, ni lo parece ahora. Dirigentes de la cúpula naranja aseguraban que no se sentarían con Vox a negociar ni habría un documento conjunto. Lo resumían claramente: "O tragan y dejan gobernar a PP y Ciudadanos, o nada".

De hecho, fuentes del PP nacional insistían anoche en que tratarían de "aunar posturas" hasta el último momento, aunque reconocían que la situación parecía "muy complicada". Por su parte, desde la dirección de Vox en Madrid defendían su postura: "Ciudadanos está empeñado en que no salga nada", decían una y otra vez. En realidad, en Vox lo que no aceptaban era la "humillación" a la que se veían sometidos tanto en la formación como de cara a sus votantes, y exigían alguna escenificación de acuerdo para ceder sus votos en favor del acuerdo de coalición PP-Ciudadanos.

Aunque todas las miradas están puestas en Murcia, lo que ocurra hoy será determinante por muchas más cosas. La presión es importante, teniendo en cuenta que lo de este jueves en la Región se entenderá como la antesala del caso madrileño. Dicho de otra forma: con la negociación de la Comunidad de Madrid abierta en canal, Vox no es partidario de hacer aún concesiones en la comunidad murciana asumiendo un acuerdo del que no forma parte. De ahí que su línea roja haya sido, al menos de momento, conseguir una reunión a tres. El comienzo para empezar a desbloquear la investidura de López Miras ya ha empezado la cuenta atrás.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
55 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios