HABRÁ RONDA LA SEMANA PRÓXIMA

El Gobierno no cede y responde a Iglesias que se deje de "tácticas" y priorice políticas

Calvo subraya que el presidente aún no tiene la contestación de Podemos a su oferta de Gobierno de cooperación y que demanda de él que le diga qué prioridades tiene para la legislatura

Foto: La vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, el pasado 1 de julio en Carmona, Sevilla. (EFE)
La vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, el pasado 1 de julio en Carmona, Sevilla. (EFE)

El PSOE tendrá que reformular sus argumentos, pero no tiene previsto cambiar de posición. No quería un Gobierno de coalición con Unidas Podemos y sigue sin quererlo, aun después de que Pablo Iglesias moviera ficha y se ofreciera a revisar su postura si el Congreso rechaza su apuesta. El Ejecutivo en funciones responde al líder de la formación morada que se deje de "tácticas" y se centre en la discusión de "políticas".

La cuenta atrás hacia el debate de investidura de Pedro Sánchez ya está en marcha. El lunes 22 de mayo el presidente comparecerá en la Cámara Baja para exponer su proyecto. Pero aún no cuenta con los apoyos disponibles. Ni siquiera tiene el respaldo de los 42 diputados de Unidas Podemos. Iglesias insiste en su plan de un acuerdo integral de coalición, y así lo expone este miércoles en un artículo en el diario 'La Vanguardia'. En él rebate uno de los argumentos utilizados por el PSOE, que las dos fuerzas de izquierdas no suman mayoría absoluta y que un pacto de estas características genera rechazo en otros grupos que son necesarios para que la reelección del presidente sea posible. De ahí que plantee, para "verificar la hipótesis del PSOE", que se someta ese "acuerdo integral de Gobierno de coalición" al criterio del Congreso. Si saliera derrotado, los morados cambiarían de postura, dice, pero si triunfa, se cumpliría el "deseo" de los dos partidos de un Ejecutivo compartido "progresista y plural".

Carmen Calvo, la vicepresidenta del Gobierno en funciones y mujer de máxima confianza de Sánchez, señaló este miércoles, a preguntas de los periodistas, que no concebía las palabras de Iglesias como un "reto". "Lo que sí es verdad es que para nosotros cualquier asunto relativo a poder tener Gobierno en julio y cuanto antes mejor no pasa por tácticas, pasa por la sinceridad, por la seriedad de anteponer objetivos políticos, leyes, decisiones, transformaciones que España necesita, resolver problemas que tenemos planteados antes que otro tipo de estrategias. Nosotros pensamos que se trata de seguir avanzando en estas semanas", subrayó.

"No puede ir esto de retos ni de estrategias, tiene que ir de sinceridad, de responsabilidad, de capacidad de respuesta de todos", subraya Calvo


Es decir, que la dirección socialista interpreta la tribuna de Iglesias como una mera "táctica" para construir su relato, pero poco más. En el fondo, no hay cambio en las posiciones. Unos, los morados, quieren un Ejecutivo de coalición. Otros, el PSOE, se niegan a él. Fuentes de Ferraz indicaban a este periódico que no habrá una flexibilización de su postura, aunque sí admiten que el paso del jefe de Unidas Podemos les puede obligar a afinar su argumentación. "Nos genera incomodidad. Nos van a complicar la vida", indicaban en el cuartel general del PSOE.

Yendo "paso a paso"

Y es que el subrayado de que los dos grupos no suman mayoría absoluta es solo la razón más confesable de Sánchez y su núcleo duro. Hay más motivos que explican por qué el presidente rechaza una coalición. La desconfianza, la información sensible que llega al Consejo de Ministros, las culturas políticas distintas de PSOE y Unidas Podemos... También Cataluña. En este punto, Iglesias asegura en 'La Vanguardia' que su peso electoral "no permite" que su propuesta —el derecho a decidir: o sea, el referéndum de autodeterminación— no será una "línea roja". Los socialistas han venido reiterando en los últimos días que no es posible pactar las discrepancias en este punto, porque el conflicto soberanista es una cuestión nuclear del Estado, no tangencial, y cualquier ruido improcedente arruinaría la labor del futuro Gobierno.

La vicepresidenta insiste en que PSOE y Unidas Podemos no suman y vuelve a llamar a PP y Cs para que no "obstruyan" la investidura, y sí "construyan"

Calvo recordó que Sánchez emprenderá una nueva ronda de contactos con los líderes políticos a fin de "escuchar" a todos y ofrecer "con seriedad y ánimo constructivo" lo que el país "espera", un Gobierno con plenitud de funciones y que afronte "con rapidez" los problemas. "No puede ir esto de retos ni de estrategias, tiene que ir de sinceridad, de responsabilidad, de capacidad de respuesta de todos", reiteró.

El Gobierno no cede y responde a Iglesias que se deje de "tácticas" y priorice políticas

La propuesta del PSOE es "saber cuáles son los objetivos prioritarios de políticas tiene Unidas Podemos". "Qué leyes, qué problemas piensan que son prioritarios en este país, qué respuesta podemos dar" a retos como la igualdad, el empleo, el Estado del bienestar... El Gobierno quiere por tanto "escuchar" qué planteamientos tienen los morados. Y a partir de ahí, se trataría de abordar la entrada de Podemos en puestos de la Administración, en cargos intermedios. El famoso Gobierno de cooperación, que no incluye ministros del partido de Iglesias. En ese punto, Calvo recordó que Sánchez hizo esa oferta y aún no ha tenido "respuesta". "Y tiene que ser sentándonos y yendo paso a paso", empezando por la discusión de las políticas.

El Gobierno no cede y responde a Iglesias que se deje de "tácticas" y priorice políticas

La vicepresidenta, no obstante, insistió en que PSOE y Unidas Podemos "no suman" mayoría absoluta y por tanto se requiere el concurso de otros grupos. "Nos parece oportuno que la derecha, PP y Cs, que no son alternativa, no obstruyan, sino que construyan con el respeto a las urnas, y eso estamos pidiendo, que la política española comience a cambiar en actitud y en talante". Dicho de otro modo: que un Gabinete compartido aún puede generar más recelos a populares y/o naranjas, de quienes Ferraz busca una abstención imposible para no tener que depender de los soberanistas. Entre todas las fuerzas habrá de encontrar, dijo la número dos, una "salida". Calvo defendió que el PSOE no elude "ninguna responsabilidad, al contrario", porque se ha fijado la fecha de investidura "lo más rápidamente posible". "Pero tenemos principios y límites. Somos gente previsible y experimentada", avisó.

Sánchez activará la semana próxima la ronda de contactos con los líderes de los partidos mayoritarios para desbloquear la investidura

Pasadas las 11:00 de este miércoles, fuentes socialistas informaron de que Sánchez activará la semana próxima —aún sin fecha— la ronda de contactos con los líderes de los partidos mayoritarios, con la que pretende desbloquear la investidura. "Queremos que este mes de julio haya Gobierno. Hay bases para ponernos de acuerdo para un voto favorable de Unidas Podemos, tal y como hemos demostrado estos 12 meses. PP y Ciudadanos, por su parte, deben asumir con una abstención su responsabilidad con los españoles facilitando la estabilidad de nuestro país. España necesita un Gobierno progresista y europeísta para seguir avanzando y que arranque la legislatura", señalaron las mismas fuentes. El presidente de Cs, Albert Rivera, ya advirtió de que no acudiría a la cita. Sánchez le afeó ayer desde Bruselas la falta de un "mínimo decoro institucional".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios