LAS HIJAS Y LA EXMUJER DEBEN DECLARAR

Primer 'round' en el Falcon Crest de Ribera: Pesquera no podrá usar la foto del fundador

Alejandro Fernández protagoniza a sus 86 años una historia de traiciones, intrigas familiares y pleitos por las bodegas Pesquera, las que fundó en los años sesenta en Valladolid

Foto: Bodegas Pesquera ya no podrá usar la imagen del patriarca tras el pleito con las hijas.
Bodegas Pesquera ya no podrá usar la imagen del patriarca tras el pleito con las hijas.

El Falcon Crest de ribera del Duero, la pugna entre el bodeguero Alejandro Fernández y sus hijas por el control de una de las bodegas más conocidas de España, ya ha librado su primer 'round' en los tribunales. Un juzgado de Valladolid ha ordenado a tres de las hijas, que le arrebataron el control de la sociedad al aliarse con la madre, que dejen de usar la imagen de Fernández para vender el vino y le indemnicen por haberlo tenido como icono durante meses. Fernández, amigo de Juan Carlos I, medalla de oro al mérito del trabajo, lo es todo en el mundillo. Hasta la empresa lleva su nombre.

Alejandro Fernández protagoniza a sus 86 años una historia de traiciones, intrigas familiares y pleitos por las bodegas Pesquera, las que fundó en 1975 en Valladolid. Aunque la sociedad se llama Alejandro Fernández Tinto Pesquera, repartió las acciones entre su familia. Hace tres años se separó y poco después, en 2018, tres de sus cuatro hijas se unieron a su exesposa y lo apartaron de la sociedad. Lo hicieron gracias a que controlan el 50,14% de las acciones y lo relegaron a cambio de un sueldo de 1.700 euros al mes.

El patriarca, amigo de Julio Iglesias, un empresario vividor y hecho a sí mismo de esos que ya no quedan, contraatacó en varios frentes en los tribunales. En uno de ellos, reclamó que las hijas dejasen de usar su nombre y su foto, ya que seguía siendo el principal reclamo en la web y para las ventas. Consideraba que el uso de su foto "constituye una intromisión ilegítima en el derecho fundamental a la propia imagen del demandante". Reclamaba 30.000 euros y el cese "en toda forma de uso publicitario o comercial de la imagen fotográfica de Alejandro Fernández Pérez en internet y redes sociales sin su expresa autorización".

"Pese a esta situación, habiendo sido apartado de la gestión y dirección del grupo, su imagen sigue siendo utilizada por la empresa en las páginas y secciones más destacadas de las páginas web del Grupo Pesquera como 'alma mater' que supervisa hasta el último detalle de todo lo que sucede en sus bodegas, viva imagen de un hombre hecho a sí mismo, que ha cumplido su sueño de tener una bodega y elaborar grandes vinos". Hasta el pasado 19 de junio, la web de Bodegas Pesquera usaba la imagen de Fernández pero ahora redirecciona a un nuevo dominio: familiafernandezrivera.com. La Fiscalía se puso del lado del fundador.

Alejandro Fernández. R. M.
Alejandro Fernández. R. M.

La defensa de las hijas, que gestionan ahora la empresa, replicó que Fernández había cedido su imagen de forma "verbal durante muchos años aunque ciertamente nunca se ha formalizado por escrito, pero que siempre ha tenido por finalidad el fomento y desarrollo del grupo empresarial" y que a cambio percibía un salario y un "incremento de valor de su participación societaria además de prestigio personal". Según estas, la imagen de Fernández no era propiedad de este "sino que debe ser la junta de su propia sociedad la que decida revocar dicho consentimiento".

Luis Tejedor Muñoz, magistrado del juzgado 9 de primera instancia de Valladolid, acepta que hubo una cesión voluntaria de la imagen hasta julio de 2018, cuando Fernández fue apartado definitivamente de la empresa, "y pese a ello, sigue utilizándose su imagen en la publicidad de la empresa, como 'alma mater' del grupo, que supervisa hasta el último detalle de todo lo que sucede en sus bodegas, ya que ha sido siempre y es la 'imagen' de la bodega". Y recuerda que el 15 de octubre de 2018 el bodeguero "revocó la autorización o todo uso consentido hasta la fecha de su imagen en la publicidad y promoción de la empresa". Ese requerimiento "no fue atendido ni contestado hasta el 19 de junio de 2019".

El juez falla que ese uso de la imagen "sí afecta a la esfera personal del derecho a la propia imagen protegido" en la Constitución. Aunque en el juicio Alejandro Fernández señaló que no sentía daño moral, el juez entiendo que "la realidad de un uso no autorizado de la imagen con fines comerciales o publicitarios desde el 22 de octubre de 2018 hasta el 19 de junio de 2019" debe dar lugar a una indemnización de 6.000 euros. El juez dispone el cese "en toda forma de uso publicitario o comercial de la imagen fotográfica de Alejandro Fernández Pérez".

El caso es solo el primero de muchos. El próximo 18 declararán como investigadas las hijas y la exmujer en otro juzgado de Valladolid. Al Falcon Crest de ribera del Duero le quedan capítulos por delante.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios