el 'expresident' no puede entrar en la cámara

Miles de activistas se plantan ante un Europarlamento sin Torra ni Puigdemont

"Confío en que más pronto que tarde nos podremos ver sentados en el Parlamento Europeo... Muchas gracias, buen viaje y mucha suerte”, animaba el 'expresident' a los suyos

Foto: Manifestación a la puerta del Parlamento Europeo. (C.S.)
Manifestación a la puerta del Parlamento Europeo. (C.S.)

La cúpula del ‘procés’ no estará presente este martes ante el Parlamento Europeo para protestar por la no acreditación de Carles Puigdemont, Toni Comín y Oriol Junqueras como eurodiputados. Los dos primeros se encuentran fugados en Bélgica y no pasaron por la Junta Electoral Central (JEC), en Madrid, para recoger su acta. Junqueras se encuentra en prisión. Los tres reclaman el derecho a sentarse y tomar posesión de sus escaños, pero la ley es muy clara: han de acreditarse en su país de origen (España). Y si Puigdemont y Comín pisan suelo español, serán detenidos e ingresarán en prisión.

[ÁLBUM: Centenares de independentistas protestan frente a la sede del Europarlamento]

Todos los partidos independentistas han protestado enérgicamente por la exclusión de esos tres eurodiputados, aunque cuando se presentaron a las elecciones conocían las limitaciones que podría tener su elección. Aun así, tanto desde JxCAT como desde ERC, formaciones a las que pertenecen los no acreditados, lamentan que “más de dos millones de votos de ciudadanos europeos no se tengan en cuenta” (1,25 millones de Ahora República y 1,02 de Junts per Catalunya).

Por ello, el independentismo había previsto una gran manifestación en Estrasburgo para hoy, fecha de la constitución del Europarlamento. Y habrá 'invasión' en esa población. Pero sin la cúpula del ‘procés’. Puigdemont había anunciado hace semanas, a bombo y platillo, su presencia en la protesta de Estrasburgo. Pero una posible detención —y la denegación de las medidas cautelares por parte de la Justicia de la UE ayer mismo— le ha metido el miedo en el cuerpo, por lo que con toda probabilidad ni él ni Comín aparecerán por allí. Lo que temen es que puedan ser detenidos en territorio francés en una fecha tan señalada. Y Francia podría extraditarlos a España.

Para hacer más visible la protesta, se había previsto incluso que Puigdemont pudiera entrar en el Parlamento con invitación de algunos de los amigos eurodiputados que tiene. Pero eso podría ser demasiado peligroso: el presidente de la Cámara, Antonio Tajani, había sido advertido y se estudió la posibilidad jurídica de detenerlo dentro del propio Parlamento incluso sin activar la euroorden. Según ha podido confirmar este diario, la reactivación de la euroorden de arresto no es condición indispensable para la detención, ya que el Parlamento está en territorio francés y hay convenios bilaterales que podrían facilitar una operación de arresto inmediato. De ahí el secretismo con que Puigdemont ha llevado la posibilidad de asistir o no asistir. La prudencia le aconseja lo segundo, y ahora con mayor motivo: el tribunal de la UE acaba de rechazar concederle las medidas urgentes que solicitaba para ser considerado eurodiputado.

El otro gran pilar del 'procés', el ‘president’ Quim Torra, también renunció a viajar a Estrasburgo este lunes, pese a que la pasada semana la Generalitat había confirmado la presencia del mandatario al frente de las protestas en la capital europea. La excusa aducida por Torra ha sido la de que Cataluña está en estado crítico por riesgo de incendios.

Defender los derechos de los europeos

Oficialmente, la presencia de Puigdemont no ha sido confirmada ni desmentida. Pero el ‘expresident’ fugado envió un impagable mensaje de voz a los suyos cargado de tono épico. En él apunta que ahora ya no solo lucha por los derechos de los catalanes sino de los europeos. “Estamos luchando hace mucho tiempo para defender nuestros derechos colectivos y hemos construido en el exilio un espacio libre desde el que hemos podido ir defendiendo nuestros derechos colectivos. Ahora nos toca una fase en que hemos de defender nuestros derechos y los derechos también de los ciudadanos europeos. Es muy importante. Por tanto, esta movilización es extraordinariamente importante”.

El ‘expresident’ anima a sus seguidores afirmando que los reciben con los brazos abiertos en todas partes y que su actitud es muy conocida en “todos los rincones de Europa” y les hace “dignos de admiración”. Puigdemont asegura también que este martes 2 de julio “no será un día fácil. Será un día complejo, pero en todo caso, cuando llegue el día en que nos podamos sentar Oriol Junqueras, Toni Comín y yo mismo en el PE, ese día llegará, os lo deberemos también a vosotros. Vuestro compromiso es fundamental para que nosotros podamos continuar luchando”.

Por eso, añadía, “confío en que más pronto que tarde nos podremos ver sentados en el Parlamento Europeo, que no es solo donde deberíamos estar sentados Oriol, Toni y yo, sino que, sobre todo, es vuestra casa. Es vuestra casa. Muchas gracias, buen viaje y mucha suerte”. La manifestación, pues, se queda sin sus principales activos: ni el ‘president’ ni el ‘expresident’.

Pero sigue adelante el encuentro, que se espera que reúna a miles de personas (hay coches particulares compartidos que se han estado organizando a través de las redes, además de casi un centenar de autocares, vuelos regulares y dos vuelos chárter fletados por la Asamblea Nacional Catalana). Los desplazados acompañarán, a las nueve de la mañana, a los eurodiputados cuando entren en el Parlamento. Luego, a las 12, habrá concentración en el puente Joseph Bech, ante la Eurocámara.

Entrega del manifiesto

La Plataforma Omplim Estrasburg organizó otro acto para las dos de la tarde, cuando se supone que habrá acabado el acto institucional, para entregar un manifiesto en defensa de los eurodiputados que no pueden estar allí, que ya han firmado, a la hora de cerrar este artículo, algo más de 32.000 personas, aunque su meta era haber obtenido 35.000 firmas. “Una vez finalizado el acto institucional, a las 14:00, quien quiera es bienvenido/a para acompañarnos hasta la entrada principal del Parlamento. Se registrará la carta en el Registro del Parlamento y atenderemos a la prensa si es que les interesa nuestra iniciativa”, decía una comunicación de Omplin Estrasburg a sus activistas en la tarde de este lunes.

Paralelamente, habrá una concentración a las siete de la tarde en el paseo de Gracia de Barcelona, justamente ante la sede de la Comisión Europea (la misma que fue ocupada durante una noche el pasado mes de diciembre por la ANC).

Plano cenital del lugar de la concentración en Estrasburgo.
Plano cenital del lugar de la concentración en Estrasburgo.

Un comunicado de Omplin Estrasburg a sus activistas de este lunes detallaba el eje de la protesta: “Nuestro mensaje será claro. Se están vulnerando, por activa y por pasiva, los derechos más fundamentales de todos, protegidos por tratados internacionales suscritos por la UE y por el propio Tratado de Lisboa”. Señalaba también que “Cataluña es una Causa Europea [sic] y no pararemos hasta que movilicemos a los otros europeos para defender conjuntamente una UE donde el centro de gravedad gire en torno a los pilares de la libertad, la democracia y el respeto por los derechos fundamentales. Entre ellos, el derecho a la autodeterminación es patrimonio de todos los pueblos y ha de poder ser ejercido con normalidad”.

Esta idea entronca con otro de los mensajes que tradicionalmente han sido transmitidos por los patriarcas del ‘procés’: la necesidad de internacionalizar el ‘procés’ y de convertir el conflicto catalán en un conflicto europeo. El propio Puigdemont se vanagloriaba de ello este fin de semana, tras haber presentado su recurso el viernes: “Dijimos que este partido se jugará en Europa, en terreno neutral y con árbitro independiente. Admitir a trámite es un buen comienzo, aunque no presuponga el sentido de la decisión final. Se admite, al mismo tiempo, que es un asunto europeo, que concierne a la Justicia europea”. De momento, el tribunal le ha dado con la puerta en las narices. Pero la intención última es movilizar (y molestar) a Europa y a sus instituciones. Si la Justicia no le da la razón es, poco más o menos, un detalle nimio. Lo importante es que el independentismo, si Europa no le da la razón, ya tiene un nuevo enemigo: Europa. Así lo atestigua la hoja de ruta que baraja desde el año 2012.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
34 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios