ELABORADO POR ECHENIQUE EN BASE A PROGRAMAS

Sánchez ignora el plan que le llevó Podemos para negociar y repartirse competencias

Se trataría de profundizar qué competencias tendrían las áreas de Gobierno y con base en qué cometido programático. Una suerte de metodología para la negociación que ni siquiera se atendió

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y Pablo Echenique, secretario de acción de Gobierno de Podemos, durante el Consejo Ciudadano Estatal del partido. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y Pablo Echenique, secretario de acción de Gobierno de Podemos, durante el Consejo Ciudadano Estatal del partido. (EFE)

Los distintos esquemas elaborados por Pablo Echenique, secretario de acción de Gobierno de Podemos y responsable de la comisión de seguimiento de los pactos electorales, para el reparto y reformulación de competencias de Gobierno, definiendo estructuras de poder vinculándolas a sus respectivos retos programáticos, llevan más de un mes cogiendo polvo. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ni siquiera habría accedido a ojear la carpeta con esta propuesta de partida, que se basaría en una metodología de negociación para ir definiendo objetivos programáticos compartidos para asociarlos a los equipos —mixtos y plurales— que los podrían desarrollar, según ha podido saber este diario de fuentes cercanas a las negociaciones.

Desde Podemos argumentan así que ni siquiera habrían arrancado las negociaciones formales como tal para la investidura, debido la negativa de los socialistas a comenzar a hablar sobre un programa social para la legislatura. Las diferentes opciones dibujadas por Echenique tienen como punto de partida el acuerdo presupuestario firmado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, y con base en ello se dibujan diferentes repartos competenciales, que pivotarían principalmente sobre derechos sociales, puesto que la formación renunciaría a introducir cambios en los ministerios denominados de Estado (Justicia, Exteriores, Interior y Defensa).

No se descarta, por tanto, desagregar competencias ahora incluidas en una misma cartera. Las posibilidades son diversas, como por ejemplo separar Medio Ambiente de Energía, pero en definitiva se trataría de profundizar qué competencias tendrían las áreas de Gobierno y con base en qué cometido programático. No tiene sentido hablar de política de vivienda, añaden fuentes del partido a modo de ejemplo, si no se define bien antes si tendría un ministerio propio o no, una secretaría de Estado, y con qué competencias.

Las posibilidades son diversas a la espera de negociarlas, pero se trataría de profundizar qué competencias tendrían distintas áreas de Gobierno

Los ejes de gobierno que Pablo Iglesias ha planteado a Pedro Sánchez, en público y en privado, se centran en proteger los derechos sociales que recoge la Constitución. El bloque de lucha contra la precariedad laboral es prioritario para Podemos, y en este se incluyen medidas como derogar la reforma laboral y la legislación actual que regula la temporalidad, acabar con el "fraude" de los contratos temporales, subir el Salario Mínimo Interprofesional hasta alcanzar el 60% del salario medio del país (de forma que al final de la próxima legislatura llegue a 1.200 euros).

En lo concerniente a la lucha contra la desigualdad, se plantea una Ley de Suficiencia de Ingresos, para garantizar la cobertura de las necesidades básicas y la jornada laboral ordinaria a 34 horas semanales. Otro de los ejes es el fiscal, enfocado a una fiscalidad progresiva, con siete medidas concretas: bajada del impuesto de sociedades del 25% al 23% para pymes que facturen menos de un millón; subidas en el IRPF para rentas por encima de 100.000 euros; impuesto a la banca, con un recargo del 10% en el impuesto de sociedades; impuesto digital sobre grandes empresas tecnológicas; impuesto a las transacciones financieras; reducción del IVA a productos de primera necesidad y un nuevo impuesto a las grandes fortunas para patrimonios superiores al millón de euros.

Paralelamente, se proponen medidas para avanzar en igualdad de género, como la ampliación de los permisos de paternidad y maternidad hasta las 24 semanas o la educación infantil universal y gratuita de 0 a 3 años, y en transición ecológica, mediante planes de rehabilitación de edificios para la eficiencia energética y planes nacionales de energías renovables y movilidad sostenible.

Pablo Iglesias: "Estoy convencido de que Sánchez no va a cometer la irresponsabilidad de obligar a los españoles a volver a votar otra vez"

Con la amenaza del choque de trenes tras la última e infructuosa reunión en Moncloa entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, el líder de Podemos volvía este viernes a pedir calma, durante una reunión con la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema Público de Pensiones, y mostrarse optimista sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo con el PSOE. "Entendemos que el PSOE busque el apoyo de la derecha para la investidura de Sánchez, y así no obligarse a impulsar solo políticas de izquierda. Pero, salvo que consiga este apoyo, y parece muy difícil, estamos convencidos de que acabará habiendo un gobierno de coalición con Unidas Podemos", les trasladaba. Al mismo tiempo respondía a la amenaza de las nuevas elecciones: "Estoy convencido de que Sánchez no va a cometer la irresponsabilidad de obligar a los españoles a volver a votar otra vez por una obsesión absurda y fuera de época con un gobierno de partido único".

El optimismo del jefe de filas de Podemos se enfoca a resituar las negociaciones de cara a septiembre, en un segundo intento para la investidura. Así las cosas, ambas fuerzas dan por hecho que será difícil retomar las reuniones hasta que alguno de los dos líderes se mueva, y no se prevé, al menos hasta después de que Sánchez se presente por primera vez a la investidura, cuya fecha cerrará el próximo martes con la presidenta del Congreso, Meritxell Batet. Desde Unidas Podemos hablan ya abiertamente de "investidura fallida". Ninguna de las partes está dispuesta a ceder en sus posiciones de partida —Gobierno en coalición contra Gobierno de cooperación—, y se comienzan a echar cuentas sobre quién perdería más en una hipotética repetición electoral, no tanto para justificar estrategias propias como para dar más o menos credibilidad a la amenaza del otro.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios