DEJARÁ EN MANOS DEL TJUE LA INMUNIDAD

El Supremo moverá ficha en la UE: ¿qué sucederá con Junqueras y Puigdemont?

La iniciativa del TS deja al criterio de Luxemburgo el alcance de la especial protección de los eurodiputados y puede afectar a la ejecución de la sentencia

Foto: Junqueras, Puigdemont y Forn, en el Parlament tras aprobar la independencia. (EFE)
Junqueras, Puigdemont y Forn, en el Parlament tras aprobar la independencia. (EFE)

Como una partida de ajedrez. Kasparov contra Karpov. El escaño en el Parlamento Europeo para el que fueron elegidos Oriol Junqueras y Carles Puigdemont se ha convertido en el centro de toda una pugna en el tablero jurídico. Este martes, el tribunal del 'procés' anunció por sorpresa que prevé acudir al Tribunal de Justicia de la Unión Europea en busca de un árbitro digno de un enfrentamiento de estas características. El Supremo ha movido primero. En ajedrez, las sorpresas en la apertura siempre son una declaración de intenciones.

La cuestión es compleja y en ella se juega la inmunidad. La de ambos. Para entender el alcance de la decisión del alto tribunal hay que rebobinar unas semanas. Junqueras y Puigdemont obtuvieron ambos plaza de eurodiputados en las pasadas elecciones. Mientras el 'expresident' iniciaba desde Waterloo su particular batalla para ejercer su función sin pasar por Madrid para acatar la Constitución, trámite obligado por la legislación española, Junqueras se inclinó por solicitar permiso al tribunal para salir de prisión y prometer o jurar la Carta Magna ante la Junta Electoral Central.

Al de ERC le fue denegado por dos motivos: el riesgo de fuga que implicaría un posterior desplazamiento a la sede del Parlamento en Bruselas y la necesidad de asegurar los fines del proceso en su contra, con el juicio ya visto para sentencia, objetivo que se vería afectado por su inmunidad parlamentaria. Si el TS hubiera accedido a que Junqueras acudiera al acto, la inmunidad quedaría activada y solo la autorización de la Cámara europea permitiría a la Justicia española actuar en su contra, es decir, ejecutar la resolución que ahora se delibera ya. Tras poner en una balanza el derecho de participación del 'exvicepresident' de la Generalitat y el resto de factores, el tribunal se decidió por cerrarle la puerta ahora al escaño y dejarlo vacante a la espera de la sentencia.

No obstante, en este punto, las estrategias de Puigdemont y Junqueras, que normalmente circulan por caminos distintos, confluyeron. Ambos avanzaron que su intención era acudir al TJUE para que dirimiera el asunto y ambos consideraron que la inmunidad empieza a contar desde el mismo momento de su proclamación como europarlamentarios y no a partir del inicio de las sesiones de la Cámara, previsto el próximo 2 de julio. Precisamente en respuesta a una solicitud del primero, el tribunal del 'procés' se ha decidido por actuar. Acudirá a Luxemburgo y dejará en sus manos la decisión, vinculante, sobre el alcance de la inmunidad.

El contenido de la providencia dictada apunta a que el Supremo quiere saber, en concreto, cuál es el momento preciso en el que se activa el mecanismo de la inmunidad. Para obtener contestación, el alto tribunal ya ha activado el trámite y dado 72 horas a las partes para que se pronuncien.

Lo que decida el TJUE tendrá indudables repercusiones sobre Oriol Junqueras y sobre Carles Puigdemont. Simplificando, los posibles escenarios que se plantean son dos:

- Escenario 1: si el tribunal de Luxemburgo dictamina que la inmunidad comienza en el mismo momento en que el afectado es elegido, el Tribunal Supremo tendrá que pedir permiso al Parlamento Europeo para proceder contra ambos.

En el caso de Junqueras y si la respuesta es rápida y llega antes de la sentencia, no podrá ejecutarse hasta que esta autorización, conocida como suplicatorio, sea tramitada. Los plazos de una y otra cuestión sumarán varios meses. El TJUE tardará al menos tres o cuatro en responder y si su dictamen es el señalado, el Parlamento tardará otro tanto en gestionar la solicitud. Durante medio año o más, la condena quedaría congelada a la espera de la decisión. Además, la inmunidad daría la posibilidad a su defensa de solicitar el levantamiento de la prisión preventiva en la que actualmente se le mantiene. Podría emplear este as incluso en el caso de que, para entonces, la sentencia ya esté dictada.

En el caso de Puigdemont, tendría protección para circular libremente por España a la espera de la resolución del suplicatorio. También para reclamar su escaño ahora vacante.

- Escenario 2: si el TJUE se pronuncia en consonancia con el criterio que han expresado tanto la Fiscalía como el juez Pablo Llarena en un reciente auto, todo quedaría como estaba. Al no hacerse extensiva la inmunidad a la propia proclamación, no habría obstáculo alguno para la ejecución de una sentencia que se espera a la vuelta del verano. La orden de detención contra el 'expresident', vigente en territorio español, podría ser ejecutada.

Aunque la respuesta del tribunal se realizará en respuesta a una cuestión suscitada por Junqueras, es indudable que afectará también a Puigdemont. El 'expresident' y Toni Comín han basado la mayor parte de los recursos presentados en las últimas semanas en su condición de inmunes por proclamación como eurodiputados. En esta partida, por el momento, la primera ficha la mueve el Supremo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios