FONDOS DE ORIGEN DESCONOCIDO

Hacienda acusa a Jordi Pujol Jr. de fraude fiscal por meter 2,2 M en efectivo en Andorra

La Agencia Tributaria concluye en un nuevo informe incorporado al caso Pujol que el primogénito del clan cometió un delito fiscal en 2009 por ocultar ese patrimonio en su IRPF

Foto: Jordi Pujol Ferrusola, primogénito del expresidente catalán, a su llegada a la Audiencia Nacional. (EFE)
Jordi Pujol Ferrusola, primogénito del expresidente catalán, a su llegada a la Audiencia Nacional. (EFE)

Hacienda ha lanzado otro misil contra la estrategia de defensa del clan Pujol. La Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) de la Agencia Tributaria acaba de concluir en un nuevo informe remitido a la Audiencia Nacional que el primogénito de la familia, Jordi Pujol Ferrusola, ingresó en un banco de Andorra 500.000 euros en efectivo en 2008 y otros 2.186.000, también en billetes y por ventanilla, en 2009. En ambos casos, el dinero habría tenido un origen “no justificado” y su existencia nunca fue declarada al organismo tributario.

El informe de la ONIF, al que ha tenido acceso El Confidencial, apunta que el primero de esos dos ejercicios ya habría prescrito pero el segundo aún sería perseguible por la vía penal. Por ello, los inspectores proponen que al hijo mayor del expresidente de la Generalitat se le impute un nuevo delito contra la Hacienda pública, que se sumaría a las acusaciones que ya afronta por integración en organización criminal, blanqueo y otros delitos fiscales cometidos presuntamente en los años siguientes en el marco del procedimiento que instruye desde 2012 el Juzgado número 5 de la Audiencia Nacional sobre la presunta trama corrupta del clan.

El dinero en el que se centra el informe de la ONIF habría llegado a una cuenta de la antigua Banca Reig del Principado dividido en cuatro aportaciones. El depósito, a nombre del propio Jordi Pujol Jr. y con numeración AND84800, recibió el primer ingreso el 17 de abril de 2008 por valor de 500.000 euros; el segundo, el 27 de febrero de 2009, por importe de otros 930.000 euros; el tercero, el 23 de julio de 2009, de 356.000 euros, y el cuarto y último, el 9 de diciembre de 2009, por una cuantía de 900.000 euros. En total, 2.686.000 euros que, a juicio de los inspectores, habrían entrado en la entidad andorrana en efectivo sin que se haya aportado ninguna prueba que acredite de dónde salieron.

De este modo, el órgano dependiente del Ministerio de Hacienda rechaza las alegaciones que ha formulado la defensa del primogénito de la familia para tratar de ofrecer una explicación racional sobre esa fortuna. Según sus abogados, los 2,6 millones de esos cuatro ingresos y también el dinero de otras aportaciones realizadas en esa misma etapa habrían salido de dos préstamos supuestamente concedidos a Jordi Pujol Jr. por un magnate editorial mexicano, Bernardo Domínguez Moreno, por un importe total de siete millones de dólares (seis millones en 2007 y un millón más en 2010) ante un notario de ese país.

La versión de Jordi Pujol Jr. es que el empresario mexicano le entregó parte de esos créditos en efectivo en el mismo Principado y que de forma casi automática ingresó el dinero en la cuenta AND84800. Después, empezó a hacer transferencias desde ese depósito a varios bancos de México para devolver los préstamos a una mercantil de Domínguez Moreno que asumió el cobro de la deuda. Por ello, niega la más mínima irregularidad en el origen o el movimiento de los fondos.

La ONIF ha rechazado esa tesis y ha hecho suyos los argumentos de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía y del propio instructor del caso, el juez José de la Mata, que consideran que esa operación carece de toda lógica financiera porque habría implicado, entre otros detalles, que los millones de dólares concedidos en México por ese empresario hubieran sido trasladados en efectivo hasta Andorra para entregárselos en ese territorio al hijo mayor del expresidente para que, solo unas semanas después, el dinero terminara volviendo a México ya bancarizado para saldar la supuesta deuda contraída con los créditos.

Hacienda sostiene que no hay ningún elemento que permita conceder verosimilitud a los argumentos de la defensa de Jordi Pujol Jr., y que todo indica que este se habría coordinado con el empresario mexicano, ya fallecido, para simular dos préstamos con los que legalizar el dinero en efectivo del Principado. Después, el dinero habría sido desviado a México como una supuesta devolución de esas entregas para evadir de esa forma la acción de la Justicia española, una lectura que apuntalan los indicios criminales que ya gravitaban sobre los fondos amasados por el clan Pujol en Andorra, epicentro de la causa que instruye el juez De la Mata.

Por todos esos motivos, el informe de la ONIF señala que los 2,6 millones ingresados en Banca Reig se deben considerar “ganancias patrimoniales no justificadas” que nunca fueron declaradas y propone que la base imponible de la declaración de la renta (IRPF) del hijo mayor del fundador de Convergència correspondiente al ejercicio 2008 sea elevada en 500.000 euros, y la de 2009 en otros 2,1 millones de euros. Además, al no estar prescrito este último año “a efectos penales”, los hechos serían constitutivos de un presunto fraude fiscal, añade el documento.

El informe era una de las últimas diligencias que quedaban por llegar al juzgado. Después de casi siete años de instrucción, el caso Pujol está enfilando su recta final. Paradójicamente, el documento de la ONIF refuerza ahora la controvertida denuncia que dio origen al caso, la que presentó contra el clan Pujol la exnovia del primogénito Vicky Álvarez, tras ser convencida por el comisario Villarejo de que diera ese paso. Álvarez declaró que ella misma había presenciado cómo su entonces pareja acudía a Andorra con “bolsas llenas de billetes de 500”, un 'modus operandi' que encajaría con la interpretación que hacen los inspectores de Hacienda de las entradas de dinero que registró la cuenta AND84800 entre 2008 y 2009.

Como adelantó El Confidencial la semana pasada, Hacienda también ha concluido que el cabeza de familia, Jordi Pujol i Soley, ingresó otros 1,8 millones de euros en efectivo en el mismo banco en el año 2000. Su hijo mayor habría sido el encargado de efectuar la aportación pero el expresidente catalán sería el verdadero titular de la cuenta de Banco Reig en la que quedaron alojados esos otros fondos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios