ACUSA AL EXPRESIDENTE DE FALSEAR LAS CUENTAS

El 'Fórum Filatélico de los árboles', a juicio: el fiscal pide tres años por Bosques Naturales

La Fiscalía reclama prisión y 30 millones a Ángel Briones y a otros dos exdirectivos por falsear las cuentas de Bosques Naturales. Ofrecía invertir en árboles con contratos financieros

Foto:

Era una inversión sostenible, segura, tangible, ecológica y muy rentable. La empresa Bosques Naturales ofrecía invertir en árboles con una rentabilidad superior al 5%. Su presidente, Ángel Briones Nieto, conocía el sector. Su hermano Francisco era presidente de Fórum Filatélico. Todo iba bien hasta que cayó Fórum y arrastró a la empresa del hermano, que acaba de ofrecer una quita del 95% a los acreedores como única solución. La Fiscalía de Delitos Económicos de Madrid acaba de acusar a la antigua cúpula, relevada en 2007, de falseamiento de cuentas. Pide tres años para el expresidente Briones, para el ex director financiero y para el dueño de la entonces auditora.

Fundada en 1996, Bosques Naturales ofrecía "la venta de plantones, así como la prestación de servicios de cultivo, mantenimiento, corta, desarraigo y posterior venta de madera", según la acusación que la Fiscalía de Delitos Económicos presentó el pasado 14 de mayo en un juzgado de Madrid. La firma cuenta con explotaciones forestales que suman 1.326 hectáreas, la mayoría arrendadas.

La cúpula dejó la empresa hace más de una década. La firma acaba de ofrecer una quita del 95%

Bosques Naturales captaba clientes a los que vendía sus árboles (nogales, cerezos, fresnos y perales). Había distintos tipos de contratos, según detalla la Fiscalía: unos básicos, en que el cliente recibía la madera del árbol 24 años después, otros en que el cliente recibía el 5% solo 20 días después de haber realizado la inversión, y otros "contratos financieros" que incluían una bonificación por árbol adquirido que la empresa iba pagando. Los inversores aportaban una cantidad fija por cada árbol, ­480 euros el mínimo, y después podían venderlo a otro cliente o esperar dos décadas y obtener el beneficio por la madera.

El ministerio público sostiene que "en todos los casos se trataba de contratos en los que subyacía un negocio jurídico complejo" en el que "la fecha para la obtención de beneficios económicos para los compradores quedaba dilatada en el tiempo de manera extraordinaria", entre 19 y 25 años después de la firma. Algunos contratos incluían la posibilidad de recibir el dinero antes de ese plazo.

Ángel Briones. (EFE)
Ángel Briones. (EFE)

La acusación considera que la empresa debió distinguir en sus cuentas los contratos en los que vendía árboles "tangibles" y lo que solo era un producto financiero. Sin embargo, entre 1996 y 2007, cuando cambió la cúpula tras la caída de Fórum, y "con el ilícito propósito de enmascarar su verdadera situación económica", Bosques Naturales "no atendió a las exigencias y principios contables más elementales". Por ejemplo, hacía constar unos gastos de mantenimiento de los árboles "manifiestamente inferiores" a los reales. Los "contratos bonificados sin transmisión de riesgos y ventajas" se contabilizaban como ventas pese a que eran una operación financiera.

Con estas maniobras, la empresa se presentaba "como altamente solvente en sus inicios pero suponía, necesariamente, que su capacidad económica, a medida que pasaran los años y se fueran atendiendo los elevados gastos de mantenimiento y explotación del negocio, se viera asfixiada" y solo se podría mantener con la entrada de nuevos clientes, siempre según el escrito de acusación.

La empresa se derrumbó en 2006, cuando cayó Fórum. El hermano de Briones era el presidente de la empresa que estafaba con sellos. El flujo de entrada de dinero se secó. Si en 2005 ingresó dos millones de euros, al año siguiente solo fueron 284.356 euros. Ángel Briones se empeñó en la prensa en distanciarse de la inversión en los sellos alegando que los árboles sí eran algo tangible que producía madera. Pero la desconfianza en este tipo de empresas había prendido. Sus vínculos familiares hicieron el resto. Francisco Briones fue condenado en 2018 a 12 años de cárcel por el hundimiento de Fórum.

La Fiscalía acusa a Briones de "un delito societario por falseamiento de cuentas continuado"


La Fiscalía denuncia que la empresa debía tener provisionados 20,1 millones, lo que iba a costar el mantenimiento de los árboles para los 25 años siguientes, el plazo de los contratos, pero no estaban en caja. La firma salió al paso con una ampliación de capital de 23 millones de la empresa Promociones Keops y en 2007 Briones dejó la empresa. Bosques Naturales siguió funcionando hasta septiembre de 2018, cuando entró en concurso de acreedores. El pasado abril, el administrador concursal ofreció una quita del 95% a los inversores. Los árboles no daban la rentabilidad prometida.

El escrito de acusación considera que Briones, que no devolvió el viernes la llamada de este diario, cometió "un delito societario en la modalidad de falseamiento de cuentas continuado". Además, acusa de ser cooperadores necesarios al director financiero y a Manuel Rodríguez Ferreiro. Este último era dueño de la auditora que avaló sin salvedades las cuentas de la empresa entre 2005 y 2007 mientras mantenía relación societaria con empresas relacionadas con Bosques Naturales. Para ellos, pide tres años de cárcel a cada uno y que reintegren 30,17 millones a la empresa. Reclama que sea responsable civil subsidiario y pague si los acusados no reúnen esa cantidad IUR Auditores, la firma de Rodríguez Ferreiro que dio el visto bueno a esa contabilidad sin dar la voz de alarma.

Bosques Naturales ha recibido 149 demandas reclamando la nulidad de los contratos

La quiebra de la empresa ha pillado a entre 5.000 y 10.000 inversores. El informe del administrador concursal detalla cómo las pérdidas han seguido creciendo en los últimos años. La empresa propuso un canje de deuda por acciones, pero los afectados no aceptaron y en su lugar plantearon 149 demandas esgrimiendo la nulidad de los contratos con base en la ley de bienes tangibles aprobada en 2007, tras los escándalos de Fórum y Afinsa. Los casos se ven en los juzgados de Alcobendas, tres de los cuales fallan a favor de la empresa y otro da la razón a los consumidores. La causa penal contra los antiguos administradores abre un nuevo frente.

"La falta de acuerdo con muchos de los clientes para solucionar el problema, mediante la conversión de árboles en acciones, obligó a la empresa a solicitar el concurso en defensa de los intereses de todos los clientes, acreedores, empleados y de las plantaciones. De no conseguir la protección del patrimonio mediante el proceso concursal, la compañía se podría encontrar en situaciones devastadoras para ella y sus acreedores, como pueden ser las ejecuciones contra las fincas de la sociedad, que albergan los árboles de otros clientes, pues el modelo de negocio impide cualquier posibilidad de pagar antes de cortar el árbol y venderlo, al no haber alcanzado todavía la fecha de corta", señala el administrador en su informe.

Según la Fiscalía, las maniobras contables permitían a la firma presentarse como "altamente solvente en sus inicios" ocultando sus problemas

Este admite algunos de los hechos por los que paralelamente acusa la Fiscalía, aunque sin ver ningún matiz delictivo: "Al ser un negocio totalmente novedoso desde su concepción, la partida prevista para el mantenimiento de los árboles, desde su plantación al desarraigo, que se cobró por anticipado, en muchos casos no ha cubierto o no va a cubrir el coste efectivamente realizado". "La rigidez de los contratos, cuyo mayor exponente es la propiedad individualizada de cada árbol, hace muy difícil y costosa la gestión de las plantaciones". "No se han cubierto las expectativas originales de revaloración del precio de la madera previstas en los contratos". La empresa tiene un déficit patrimonial de 22,6 millones.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios