CONFERENCIA POLÍTICA DE PODEMOS ANDALUCÍA

Teresa Rodríguez relanza el proceso para superar Podemos con otro proyecto político

El proceso de desconexión de la formación morada o la fase denominada 'pos-Podemos' por parte de los anticapitalistas ya se produjo en otros territorios antes del inicio del ciclo electoral

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias (i), y la coordinadora del partido en Andalucía, Teresa Rodriguez, durante un acto de campaña. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias (i), y la coordinadora del partido en Andalucía, Teresa Rodriguez, durante un acto de campaña. (EFE)

En los albores del debate sobre la "reconstrucción" del espacio a la izquierda del PSOE, que Pablo Iglesias no rehúye pero posponiéndolo a las negociaciones para la investidura, el sector anticapitalista ha tomado ventaja redefiniendo ya su estrategia y líneas políticas desde el único territorio donde controlan las estructuras del partido: Andalucía. Las bases de las que parten no son nuevas, pero el análisis de la coyuntura sí y, por ende, su urgencia por superar la marca Podemos, independizándose de la formación liderada por Pablo Iglesias y dejando solo margen para una "confederación", además de marcar distancias con un hipotético gobierno de coalición. La conferencia política abierta por la coordinadora Teresa Rodríguez finalizará con un congreso a finales de septiembre y se enfoca con un regusto a fin de ciclo, reconociendo como punto de partida "el fin de la izquierda como la conocíamos".

El secretario político y número dos de la organización en Andalucía, Pablo Ganfornina, trasladaba esta semana en Madrid en un foro organizado por Anticapitalistas la intención de impulsar "un sujeto político propio andaluz, confederable con otras fuerzas políticas", resaltando una delimitación política clara como "alternativa al PSOE, no cogobierno". Se trata de relanzar el proceso para superar Podemos, e incluso buscar fórmulas para "superar la forma partido" y apostar en lugar por "la forma red", en un contexto de "crisis de la identidad de izquierda" y las siglas asociadas a esta. Su lectura es que apenas existen cimientos sobre los que reconstruir el proyecto político de Podemos, asumiendo que "la crisis del movimiento obrero es también la crisis de las grandes identidades y proyectos colectivos". El principal que influiría en ello según el análisis de Ganfornina, que asistió al último Consejo Ciudadano Estatal en sustitución de Teresa Rodríguez, es la dependencia de los liderazgos personales con "Iglesias como buen ejemplo de ello".

La vía andaluza de Teresa Rodríguez y los anticapitalistas busca transitar por un camino distinto al del Podemos de Pablo Iglesias, en cuyo liderazgo no ahorran en críticas. Si la entrada en el gobierno es una línea roja, entendiendo que "Sánchez se parece más a Macron que a Zapatero", tampoco se olvida la 'crisis del chalé' como mito autodestructivo. "La casa de Galapagar ha sido la percha sobre la que han colgado muchos descontentos, un catalizador", afirmaba el secretario político y de comunicación de Podemos Andalucía para añadir que supuso "un problema ético (la coherencia)" y otro "de gestión de un conflicto (socializando la decisión personal al conjunto de quienes se vinculaban al proyecto)".

El proceso de desconexión de la formación morada o la fase denominada 'pos-Podemos' por parte de los anticapitalistas ya se produjo en otros territorios antes del inicio del ciclo electoral. En varias comunidades se constituyeron como partido político propio y en algunos lugares llegaron a competir electoral contra Podemos formando parte de otras listas. Los resultados electorales se interpretan como derrota histórica del denominado espacio del cambio y, ya sin otras citas electorales que encarar en el medio plazo, la organización andaluza refuerza su planteamiento de mantener las siglas de Adelante Andalucía. Una marca, según sostienen, que "funciona mejor que otras a pesar de no obtener los resultados deseados".

Ganfornina defendía así que Adelante Andalucía es un espacio a consolidar porque ha sido "la hipótesis que mejor ha resistido el ciclo electoral atendiendo a los resultados comparados: varios puntos por encima de otros territorios y de Unidas Podemos en generales y europeas". Entre las razones que destaca se encuentra el hecho de que Adelante Andalucía fuese una "confluencia superadora de Unidas Podemos".

El sector anticapitalista no es el único que ha emprendido el camino de la disgregación de Podemos y repensar su estrategia. El errejonismo es el otro gran espacio que, desde su feudo en la capital con las siglas Más Madrid, aspira a extender su proyecto político para convertirse en "una nueva izquierda". Todos buscan hacerse con la hegemonía del denominado espacio del cambio a la izquierda del PSOE, tendiendo retóricamente la mano a otros actores políticos pero desde trincheras propias. Más Madrid celebrará el próximo otoño su congreso fundacional para constituirse formalmente en partido. Las líneas políticas de esta "nueva izquierda" se centran en el ecologismo político y el progresismo, con un tono posibilista y pactista.

Desde Podemos se centran ahora en buscar un gobierno de coalición. Se confían en que desde las instituciones se faciliten las tareas que esta formación se ha puesto de cara a mejorar su implantación territorial, afianzar sus estructuras y reforzar la alianza con sectores de la sociedad civil, desde sindicatos y colectivos ecologistas hasta movimientos sociales. El objetivo pasa por contar con una nueva y mejor articulación. "Nos toca tender la mano a todos los actores para reconstruir el espacio político del cambio", avanzaba Pablo Iglesias ya tras las elecciones del 26-M. Consciente sin embargo de las dificultades de extender su proyecto político a nivel municipal en tan solo cinco años de vida, concluía la necesidad de conseguir "un partido mejor implantado" y "mejorar la pluralidad".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios