CARGA CONTRA EL EXTESORERO

"Tiene la costumbre de mentir": Cospedal se desmarca de los ordenadores de Bárcenas

"Yo he sabido después que se les aplicó el mismo procedimiento que se aplica a todos los ordenadores del partido cuando dejan de utilizarlos las personas que los utilizaban"

Foto: La exsecretaria general del partido María Dolores de Cospedal a su llegada este jueves a los Juzgados de lo Penal de Madrid. (EFE)
La exsecretaria general del partido María Dolores de Cospedal a su llegada este jueves a los Juzgados de lo Penal de Madrid. (EFE)

María Dolores de Cospedal tuvo que esperar más de siete horas antes de comparecer ante el tribunal. Llego al juzgado a primera hora y con muletas por una reciente lesión, pero los interrogatorios a los acusados y a Bárcenas se alargaron más de lo previsto. Ya entrada la tarde, la exsecretaria general del partido, ahora reconvertida en abogada del Estado, entró al fin en la sala. Las tres acusaciones populares —Izquierda Unida, Adade y Observatori Desc— habían solicitado su comparecencia como testigo al considerar que jugó un papel determinante en la destrucción de los ordenadores del extesorero en 2013, cuando llevaba las riendas de la formación. Ella lo negó: "¿Sabe lo que pasa? Que yo en mi quehacer diario no era de las cosas que me ocupaba, de si los ordenadores se formateaban o no se formateaban", lanzó en un primer momento. Y si por había alguna duda, cargó de forma directa contra el extesorero: "Yo he tenido que defenderme de acusaciones de esta persona que tiene la mala costumbre de mentir".

Una tras otra, las acusaciones le preguntaron si ordenó borrar los discos duros, pero la exsecretaria general del partido no dio su brazo a torcer: "Yo he sabido después que se les aplicó el mismo procedimiento que se aplica a todos los ordenadores del partido cuando dejan de utilizarlos las personas que los utilizaban". Sí reconoció, por el contrario, que fue ella quien decidió que Bárcenas no pudiera entrar en Génova después de que saliera la noticia de que tenía una fortuna en Suiza: al extesorero se le cerraron las puertas "cuando salta ese tema y con motivo del conocimiento de una demanda de conciliación en un pleito laboral [contra el PP]", explicó. Sobre esta demanda contra la formación, Cospedal aseguró que no formatearon los ordenadores hasta que ganar el caso en mayo: "Se entendían que eran propiedad del partido, pero por si acaso no eran del partido, se ordena que no se toquen".

Ssu mensaje fue tajante: "No he tenido nunca que ocultar nada sobre este tema". Y lo mantuvo a lo largo de toda la declaración. "Yo no entiendo que esto sea de una trascendencia pública, es de una trascendencia mediática", llegó a decir cuando el abogado de Adade, Juan de Justo, trató de subrayar la importancia que tiene la investigación. Durante el interrogatorio de esta acusación, los rifirrafes entre testigo y letrado fueron constantes: "Lo que me parece importante es que se había acreditado que esos ordenadores eran del PP. A partir de ahí, los responsables informáticos de la casa tienen que actuar como procede, sobre los cuales por cierto nunca nadie había reclamado nada. Ningún juez, ningún tribunal...", contestó molesta la exdirigente popular. Sobre el hecho de que Bárcenas siguiera yendo a Génova después de que le cesaran como tesorero, Cospedal sostuvo que no estaba "ocupando" una sala, sino que se le había permitido dejar allí sus "efectos personales".

La abogada de Observatori Desc, Isabel Elbal, fue un paso más allá en su interrogatorio y preguntó por Sergio Ríos, el antiguo chófer de Bárcenas al que se investiga en la Audiencia Nacional por la operación Kitchen, el operativo diseñado en 2013 por Interior para sustraer los documentos sensibles que el extesorero tuviera en su poder. La letrada quiso saber si Ríos trabajaba en esa época para el PP, pero no logró una respuesta: "No lo sé", repitió una y otra vez Cospedal. Las defensas de los acusados no hicieron preguntas a excepción del abogado del PP, Jesús Santos, que protagonizó un interrogatorio en el que se destacaba una y otra vez la enemistad entre Cospedal y Bárcenas. "¿Cuál ha sido el coste personal y profesional y para el partido del enfrentamiento con Bárcenas?", quiso saber el letrado. La respuesta de Cospedal no dejó lugar a dudas: "Muy grande".

Para justificar su citación como testigo, las tres acusaciones recogen en sus escritos referencias a la declaración que prestó ante el Juzgado Central de Instrucción 5 el 14 de agosto de 2013. Adade recuerda que Cospedal explicó entonces que los dispositivos habían sido reclamados por el extesorero y que en ese momento se encontraban en la sede del partido, lo que llevó al magistrado a reclamarlos tan solo dos días después. La petición, sin embargo, no surtió efecto: los ordenadores habían sido destruidos y no quedaba ni rastro de la información que contenían.

Más allá de esta declaración de hace casi seis años, la acusación de Observatori Desc va un paso más allá y apunta de forma directa a Cospedal como una de las dirigentes que recibieron pagos de la caja B: "Estas cantidades de dinero se iban destinando a sobresueldos de los altos cargos del Partido Popular —entre los que caben destacar los asientos contables relacionados con pagos a la secretaria general María Dolores de Cospedal y al presidente Mariano Rajoy—, a sufragar campañas electorales —con gran detalle respecto de la campaña de Toledo en 2007—". Pese a ello, la abogada Isabel Elbal prefirió poner el foco este jueves en la operación Kitchen y no en estas supuestas anotaciones, estrategia que tampoco logró arrinconar a la exdirigente popular.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios