Cinco momentos clave en cinco años de reinado

De la investidura eterna al discurso que sepultó el 1-O: los hitos de Felipe VI

Un lustro después de su proclamación, los retos que Felipe VI heredó de su padre tras la crisis institucional de la Corona siguen siendo prácticamente los mismos

Foto: El Rey Felipe VI y el Rey emérito Juan Carlos I. (EFE)
El Rey Felipe VI y el Rey emérito Juan Carlos I. (EFE)

Tal día como hoy, hace cinco años, Felipe VI era proclamado Rey por las Cortes tras la abdicación de su padre. Se dirigió, entonces, a los españoles para expresar su intención de hacer realidad "una monarquía renovada para un tiempo nuevo" en el que "no se rompan nunca los puentes del entendimiento", pero a ciencia cierta es difícil saber si lo ha conseguido, pues el CIS dejó de preguntar a los ciudadanos cualquier cuestión relacionada con la jefatura del Estado a partir de 2015.

Durante este lustro, la monarquía no ha sido inmune a la profunda agitación política que sacude el país. Los últimos coletazos del caso Nóos, la eterna ronda de consultas tras las elecciones de 2015, la primera moción de censura que salió adelante en la historia de la democracia española y la deriva independentista han acelerado, en gran medida, el cambio de la opinión pública respecto a una transición que se esperaba tranquila. De hecho, la cuestión geográfica se ha revelado como la espina clavada de la institución: mientras que el 74% de los ciudadanos catalanes y el 70,6% de los vascos se retratan como republicanos, los andaluces (75,1%) y madrileños (62%) sustentan el actual modelo, según la encuesta realizada por IMOP Insights para Vanitatis.

Ceremonia de proclamación

El 19 de junio de 2014 quedaba procalamado el primer Rey español bajo el imperio de una Constitución democrática. En un acto aconfesional y solemne en el Palacio del Congreso, el heredero de Juan Carlos I se erigía en símbolo de la renovación nacional y empezaba su reinado con ímpetu, compromisos y confianza en la diversidad de un país en el que "cabemos todos" sea cuales sean los sentimientos “que nunca deben enfrentar, dividir o excluir”. Y “más aún en los tiempos de la construcción europea”, enfatizaba entre aplausos.

Felipe VI el día de su proclamación. (EFE)
Felipe VI el día de su proclamación. (EFE)

Cinco rondas de consultas

La profunda inestabilidad política surgida de las elecciones generales que se celebraron en diciembre de 2015 multiplicaron las tandas de encuentros con los candidatos a la investidura. En virtud del artículo 99 de la Constitución, Felipe inició su primera ronda de contactos por orden de mayor a menor representación, pero el entonces presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, declinó su petición y, en consecuencia, tuvo que formular la propuesta a Pedro Sánchez, que no logró los apoyos necesarios para ser presidente. De esta manera, el Rey se vio obligado a convocar una tercera sesión en la que constató que nadie concitaba el consenso necesario y se repitieron los comicios el 26 de junio. En esta ocasión, Rajoy sí aceptó someterse a la investidura, pero tampoco logró una mayoría y hubo que esperar hasta la defenestración de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE.

El discurso tras el 1-O

Apenas dos días después de que Cataluña celebrara un referéndum de independencia, el Rey se dirigó a los españoles para lanzar una durísima acusación contra las autoridades catalanas que, a su juicio, incumplían "la Constitución y su Estatuto de Autonomía de una manera reiterada, consciente y deliberada (...) demostrando una deslealtad inadmisibible hacia los poderes del Estado". Un año más tarde, el Parlament rechazó su intervención y formalizó un alegato "por la abolución de la monarquía".

La encarcelación de Urdangarin

La infanta Cristina fue la primera representante de la Familia Real en sentarse en el banquillo de los acusados. Terminó siendo absuelta de delito fiscal en el caso Nóos, pero no así su marido, Iñaki Urdagarin, que sería condenado a cinco años y 10 meses de prisión por varios delitos de corrupción e ingresaría en la prisión de Brieva (Ávila). La hermana del monarca se mantenía apartada de la actividad institucional desde 2011, pero Felipe VI dio un paso más y decidió revocarle, adeás, el título de duquesa de Palma en 2015.

Urdangarin, en sus últimas imágenes antes de entrar en la cárcel. (Gtres)
Urdangarin, en sus últimas imágenes antes de entrar en la cárcel. (Gtres)

La retirada de don Juan Carlos

Juan Carlos I abandonó sus actividades institucionales el pasado 2 de junio, cuando se cumplían exactamente cinco años desde su abdicación. El Rey emérito reconocía a través de una misiva que llevaba "madurando" desde hacía un tiempo la idea de retirarse, aunque apuntaba directamente a los actos conmemorativos de los 40 años de la Carta Magna como posible punto de inflexión. Con el relevo consumado definitivamente, los retos que Felipe VI asumió poniéndose al frente de la Corona siguen siendo prácticamente los mismos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios