IMPLICA A RECIO, DEL LEGANÉS

La red de Aranda y Bravo intentó amañar los córners de un Málaga-Real Madrid de Liga

La trama pactó que el partido, disputado en la última jornada de la temporada 2016-17, terminara con 14 saques de esquina pero, finalmente, se produjeron dos más que lo querían

Foto: Sergio Ramos, en un duelo durante el encuentro entre el Málaga y el Real Madrid. (Reuters)
Sergio Ramos, en un duelo durante el encuentro entre el Málaga y el Real Madrid. (Reuters)

La trama de amaños de partidos de Primera, Segunda y Tercera División intentó pactar el número de córners de un Málaga-Real Madrid de Liga. El encuentro se disputó en la última jornada de la temporada 2016-17 y acabó con victoria para los blancos por 0-2, lo que les permitió alzarse con el campeonato. Las intervenciones telefónicas a la red que presuntamente lideraban los exfutbolistas Raúl Bravo y Carlos Aranda han desvelado ahora que éste último habría pactado con uno de los jugadores del equipo de casa que el encuentro terminara con 14 saques de esquina. Pero las cosas no salieron como habían planeado y el partido terminó con 16 córner.

Uno de los informes policiales incorporados al sumario del caso Oikos, al que ha tenido acceso El Confidencial, analiza varias comunicaciones de los implicados sobre el supuesto amaño de ese encuentro. Los investigadores involucran en la supuesta manipulación de los saques de esquina al centrocampista José Luis García del Pozo, más conocido con el sobrenombre de Recio, que actualmente milita en el Leganés pero que esa temporada jugaba en el Málaga. De hecho, Recio fue uno de los 11 jugadores que saltó al césped aquella tarde y jugó los 90 minutos.


Al día siguiente, el 22 de mayo de 2017, la Policía cazó una conversación teléfonica de Aranda con Recio sobre lo que había ocurrido el día antes. El presunto cerebro de la red reprochó al jugador del Málaga que el número de lanzamientos desde la esquina no fue el que habían acordado. "Mira, te pedí, te, te, te pedi 14 ave y hubo 16 ave, gilipollas que soy", le recriminó Aranda. Recio no se dio por enterado. "El qué, el qué, el qué", preguntó. "16 córners hicisteis, ¿vale?", respondió el cabecilla de la red. "Increíble, increíble, yo estaba en mi casa tirándome, tirándome de la cabeza". Ese error le había hecho perder una apuesta.

Otras conversaciones en el mismo tono han llevado a los investigadores a concluir que Recio podría ser un jugador "a sueldo" de la organización para "lograr conseguir que se produzcan determinados resultados en los partidos en los que él juega", recoge el sumario. "Además, los amaños realizados por José Luis del Pozo son de gran rentabilidad porque en esos momentos jugaba en la Primera División española, multiplicando sus beneficios", apuntan los investigadores. En efecto, las competiciones de élite mueven tanto dinero que las casas aceptan apuestas más altas y es más fácil camuflar un amaño.

Recio, durante su etapa en el Málaga, persigue a Cristiano Ronaldo en el encuentro sospechoso.
Recio, durante su etapa en el Málaga, persigue a Cristiano Ronaldo en el encuentro sospechoso.

La Policía dispone de numerosas comunicaciones que avalarían la subordinación del actual jugador del Leganés a la red criminal. En una llamada del 3 de mayo de 2017, por ejemplo, Aranda y colaborador comentaron que habían apostado 600 euros a que Recio sería sancionado con una tarjeta amarilla. "El hecho más recurrido y que es solicitado a este jugador [Recio] es que durante el partido provoque la amonestación, circunstancia esta que es de sencilla ejecución y no tiene un impacto directo en el resultado final del partido", señala otro de los informes de Oikos. "A todo lo anterior hay que señalar que, esa amonestación, se pagaba en casas de apuestas a 1.96 euros por euro apostado, es decir, se doblan beneficios, siendo muy rentable para la organización".

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios