un encuentro de dobles de 2017

Los amaños llegan a Wimbledon: investigan un partido de Feliciano y Marc López

La Policía Nacional cazó al exfutbolista Carlos Aranda anunciando a un contacto que Feliciano López y Marc López iban a perder un partido de dobles de Wimbledon, como así ocurrió luego

Foto: Un partido de Feliciano y Marc López en la Copa Davis. (Reuters)
Un partido de Feliciano y Marc López en la Copa Davis. (Reuters)

La presunta organización criminal liderada por los exfutbolistas Raúl Bravo y Carlos Aranda habría extendido sus tentáculos a la elite del tenis. Las escuchas de la operación Oikos revelan que la trama de amaños manejó información sobre un partido de dobles de Wimbledon disputado por los españoles Feliciano López y Marc López en julio de 2017 y que presuntamente habría sido adulterado para efectuar apuestas ilegales, según recoge el sumario del caso, al que ha tenido acceso El Confidencial.

La Policía se topó con esa información durante la intervención del teléfono de Aranda. El 5 de julio de 2017, a las 17:17, el exdelantero malagueño llamó a uno de sus colaboradores para avisarle de que sabía cómo iba a terminar un encuentro de tenis. "Tengo la información de un partido, ¿la quieres?", dijo Aranda. "Sí, hombre, claro, si se puede...", contestó su interlocutor.

El exjugador exigió entonces a su contacto que se comprometiera a pagarle la mitad de todas las ganancias que se obtuvieran con su soplo: "Quiero el 50% de todos los que hagan apuestas". "Pero, vamos a ver, ¿cuánto se puede meter?", preguntó entonces intrigado quien estaba al otro lado del teléfono. "Se puede meter lo que quieras, ¡es Wimbledon, chaval!", reaccionó Aranda. El campeonato era tan importante que era casi imposible que saltaran las alarmas de amaño por el enorme volumen de dinero que arrastra un torneo de esas características. Podía ser un negocio redondo. "Que pierde Feliciano López y su compañero, es dobles", afirmó el presunto cerebro de la trama, antes de pedirle a su interlocutor que se diera prisa porque el partido iba a empezar en solo dos minutos.

La Policía ha investigado esa llamada y ha concluido que todo apunta a que el partido fue efectivamente manipulado. Poco después de que Aranda colgara, Feliciano y Marc López saltaron a una de las pistas de Wimbledon y se enfrentaron a la pareja formada por los australianos Matt Reid y John Patrick Smith. Tal y como había anunciado el exfutbolista, los españoles perdieron. Lo hicieron después de ganar el primer set, es decir, con el precio de su derrota más alto. Después, Reid y Smith se impusieron en los tres siguientes y se llevaron el encuentro. Debió moverse tanto dinero que, a pesar lo fácil que era camuflar el amaño en el conjunto de apuestas, las cotizaciones del encuentro acabaron colapsando y muchas casas decidieron suspender ese evento.

Aquella madrugada, Aranda telefoneó a otra persona llamada Santi para celebrar que el partido se había desarrollado tal y como él había advertido horas antes. "¿Quién ha ganado?", preguntó el malagueño con ironía. "Pues el que tú has dicho", respondió su interlocutor. "Que yo no me equivoco, Santi, que yo voy de vuelta", afirmó Aranda, regodeándose en su capacidad para acceder a información de un partido de ese calibre.

La Policía ha concluido ahora que estas conversaciones telefónicas demostrarían que "Carlos Aranda tiene información de eventos deportivos de primer nivel". "En este caso", continúa uno de los informes incluidos en el procedimiento, "es el partido de dobles correspondiente al torneo oficial de Wimbledon disputado el día 05/07/2017. En el amaño se encuentran implicadas dos personas de gran prestigio a nivel deportivo como son Feliciano López Díaz-Guerra y Marc López Tarrés".

No es la primera vez que Marc López, medallista de oro en Río de Janeiro 2016 junto a Rafa Nadal, se ve salpicado por una investigación sobre amaños. El pasado octubre, la Guardia Civil desarticuló una red de apuestas ilegales en el tenis en la que estaban involucrados decenas de deportistas. En una las comunicaciones intervenidas en ese otro procedimiento, los agentes del Instituto Armado escucharon al presunto cabecilla de esa red, Marc Fornell-Mestres, confesar que en 2008 se había dejado ganar en un partido de dobles a cambio de dinero. Su pareja en ese encuentro fue Marc López. Según Fornell-Mestres, el medallista estuvo al tanto del amaño y participó en él.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios