El PP obtiene más poder autonómico

Casado se refuerza con los pactos para imponer más cambios como el de Cayetana

El éxito de los pactos con Cs y Vox pilotados por García Egea dibujan un mapa de poder regional y local para el PP que deja a Casado manos libres para elegir su equipo de oposición a Sánchez

Foto: Constitución del Ayuntamiento de Madrid
Constitución del Ayuntamiento de Madrid

Los pactos del centroderecha después de las elecciones municipales y autonómicas dibujan para el PP un mapa de poder regional y local que refuerza a Pablo Casado en la presidencia y le deja manos libres para acabar de formar su equipo de oposición, según admiten dentro del partido hasta los críticos. Después del desastre cosechado en las elecciones generales, el sucesor de Mariano Rajoy multiplica los réditos de los resultados del 26-M en las negociaciones posteriores dirigidas por su secretario general, Teodoro García Egea, hasta los comicios en el punto de mira de algunos barones que pretendían su relevo. En el Grupo Popular del Congreso apuntan que Casado vuelve a estar en condiciones de colocar de portavoz a su favorita, Cayetana Álvarez de Toledo.

Los objetivos para el 26-M que se habían fijado en la sede de Génova van cayendo a base de pactos a dos bandas, con Ciudadanos y Vox por separado, pese a que el partido obtuvo menos votos que nunca desde su refundación. La pérdida de alcaldías en capitales de provincia es un dato menor comparado con el mantenimiento e incluso avance en el poder autonómico, apuesta de fondo de García Egea en sus conversaciones con los competidores del centro derecha.

Entre las grandes capitales, el PP aspiraba sobre todo a recuperar Madrid y a mantener Málaga. Al final se ha hecho también con Zaragoza, pero se han quedado sin poder municipal en toda Castilla-La Mancha por la decisión de Albert Rivera de pactar con los socialistas en esa región.

En el resto de España el equipo de Casado ha preferido sacrificar capitales, como en Castilla y León, para mantener administraciones autonómicas. Salvará sus feudos: la región más grande de España (9 circunscripciones), Murcia y Madrid. Las tres Comunidades eran su plan de mínimos para salvar los muebles. Pierde La Rioja, todavía están en el aire Canarias y Aragón, en las que nunca tuvo esperanzas, pero sobre todo puede presumir de controlar Andalucía. A efectos de hegemonía política, el nuevo presidente del PP puede presumir de que su partido cuenta con más poder autonómico que el heredado de Mariano Rajoy.

El gobierno de la autonomía que, junto con Cataluña, hace una mayor aportación al PIB nacional y la de economía más dinámica seguirá con presidenta del Partido Popular, esta vez Isabel Díaz Ayuso. Era una apuesta personal de Casado como candidata, igual que el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y los dos se convierten en los primeros barones casadistas del PP frente a los veteranos procedentes de la etapa de Rajoy.

El gobierno de la autonomía que, junto con Cataluña, hace una mayor aportación al PIB nacional seguirá con presidenta del PP

"Madrid ha salvado a Casado", reconocían en la vieja guardia de Génova en la misma noche electoral. Igual que había pasado seis meses antes con Juan Manuel Moreno en Andalucía, la región más poblada de España, donde los pactos del centro derecha se convirtieron en el guion que permite al jefe de la oposición con menos diputados de la historia de la democracia presentarse como alternativa de gobierno marcando mucha distancia con su inmediato perseguidor: Ciudadanos.

Los nuevos acuerdos con Cs y Vox han dado la vuelta al problema de estabilidad interna que tenía Casado al frente del PP. El secretario general y el vicesecretario de organización, Javier Maroto, salieron muy desgastados del fracaso en las elecciones generales. El primero fue el ejecutor de la criba de las listas ordenada por su jefe y el segundo responsable directo de la campaña. Ambos estaban en el punto de mira de los presidentes regionales como Alberto Núñez Feijóo, Moreno o Alfonso Fernández Mañueco.

El éxito de las negociaciones confirma a Egea y Maroto en sus puestos, sobre todo al secretario general que ha demostrado más habilidad en el trato con los representantes de Vox y de Cs que con los dirigentes provinciales y parlamentarios de su propio partido según comentan con maldad algunos de los 'caídos' de las candidaturas.

Después de asentar el poder autonómico de su partido, Casado acabará de formar sus equipos para hacer oposición en el Congreso y en el Senado sin miedo a las quejas y prevenciones de Feijóo y de los escasos restos del marianismo. En fuentes del Grupo Popular admiten que Cayetana Álvarez de Toledo vuelve a tener todas las papeletas para convertirse en su jefa después de un inusitado periodo de interinidad.

Aunque no acaba de ser bien vista ni entre los diputados casadistas de primera hora que también aspiran al cargo por considerar que carece de dotes para la negociación, la número dos del presidente del PP a todos los efectos en la campaña del 28-A pasará a ser su voz en la Cámara Baja, según prevén hasta sus detractores.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios