En Tenerife

Siete detenidos en Tenerife por estafar dos millones de euros al Servicio de Salud

La Guardia Civil ha detenido a tres médicos, un farmacéutico y dos empresarios como implicados en una red que vendía fármacos a un precio elevado a pensionistas

Foto: Siete detenidos en Tenerife por estafar dos millones de euros al Servicio de Salud (Pexels)
Siete detenidos en Tenerife por estafar dos millones de euros al Servicio de Salud (Pexels)
Autor
Tiempo de lectura3 min

La Guardia Civil ha informado este miércoles de que siete personas, entre ellas tres médicos, un farmacéutico y dos empresarios, han sido detenidas en Tenerife por diversos delitos, entre ellos uno de estafa superior a los dos millones de euros. Los supuestos implicados vendían fármacos a precios muy elevados gracias a recetas electrónicas emitidas por un médico de familia, sobre todo, para pensionistas. Un intermediario se encargaba de pasar un informe falso de tratamiento a la farmacia para su venta.

La operación se inició después de que en 2014 se detectase que una farmacia de la capital tinerfeña dispensaba un grupo de fármacos de alto coste y la mayoría prescritos por el mismo médico, el cual ejercía en dos centros de salud.

La venta de esos fármacos era tan "extremadamente alta" que la farmacia investigada llegaba a facturar más dosis de las que facturaban el resto de establecimientos de este tipo en todo el archipiélago canario, se indica en un comunicado del instituto armado.

Agentes de la Guardia Civil e inspectores de la oficina de Uso Racional del Medicamento analizaron las recetas electrónicas para dispensar los fármacos y localizaron al núcleo principal de la red, formado por un médico de familia, un farmacéutico y un empresario.

El médico de familia emitía de forma "masiva" recetas electrónicas a favor de pensionistas o personas con derecho a la máxima subvención que ni siquiera pertenecían a su cupo de pacientes y además de desconocer la actividad delictiva ni siquiera tenían las dolencias para las que se emitían las recetas.

También se comprobó que las recetas electrónicas se dispensaban solo en una farmacia de la zona centro de la capital tinerfeña, y por ello muy alejada del centro de salud del médico.

Un intermediario

Los investigadores comprobaron que un empresario actuaba de enlace entre médico y farmacéutico y era el "principal promotor" de la actividad, se agrega en el comunicado.

Según los agentes, el médico localizaba pacientes en la base de datos del Servicio Canario de la Salud y simulaba en el sistema informático que había mantenido una consulta, para a continuación imprimir un plan de tratamiento que entregaba al empresario, el cual lo entregaba en la farmacia, donde se iniciaba la dispensación de los fármacos.

El beneficio del farmacéutico radicaba en que, si bien facturaba al Servicio Canario de la Salud, el medicamento no era despachado y podía venderlo en numerosas ocasiones, pues la caja permanecía en el almacén de la farmacia, se explica en el comunicado.

En cuanto a las ramificaciones, la Guardia Civil indica que en el municipio tinerfeño de Güímar una empresaria de una residencia de la tercera edad, actualmentecerrada, utilizaba a un médico de familia del centro de salud del municipio para extender recetas electrónicas a personas ingresadas en el centro y que luego se llevaban a la farmacia de Santa Cruz.

Otra ramificación se detectó en el municipio de Adeje, donde los agentes comprobaron la misma forma de actuar que en Güímar.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios