Casado tampoco espera nuevas elecciones

El PP avisa de que cumplirá su obligación de dificultar la investidura de Sánchez

Al equipo de Casado no le atemoriza la amenaza socialista de una repetición de elecciones porque en cualquier caso mejorarían sus posiciones, los 66 escaños en el Congreso

Foto: El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (i), recibe al líder del PP, Pablo Casado. (EFE)
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (i), recibe al líder del PP, Pablo Casado. (EFE)

La dirección del Partido Popular no se da por aludida ante el intento de Pedro Sánchez de añadir al PP a su campaña de presión dirigida a los demás partidos del arco parlamentario para ser investido presidente del Gobierno sin oposición. Aunque era previsible el cortejo del inquilino de la Moncloa a Albert Rivera, en la sede de Génova consideran que el empeño socialista en desviar sus responsabilidades en la búsqueda de apoyos es otra maniobra para ganar tiempo a la espera de que se constituyan los ayuntamientos y las comunidades autónomas en juego después de las elecciones del 26-M.

El equipo de Pablo Casado recuerda que su obligación es "dificultar" la investidura de Sánchez, no facilitarla, y que tampoco les atemoriza la amenaza socialista de una posible repetición de elecciones porque no tienen nada que perder y en cualquier caso mejorarían sus posiciones, los actuales 66 escaños en el Congreso.

El PP avisa de que cumplirá su obligación de dificultar la investidura de Sánchez

El presidente del PP acude a la cita de este martes con Pedro Sánchez después de que el candidato a la jefatura del Ejecutivo haya despachado por la mañana con Pablo Iglesias, cuyos 42 diputados son fundamentales para cualquier mayoría de Gobierno de izquierdas. Y también después de que el dirigente socialista se entreviste con Rivera, sometido desde las elecciones del 28-A a presiones externas para que ayude, al menos con la abstención de sus 57 diputados, a que los socialistas sigan en el poder sin depender de Podemos y de los independentistas.

Ante la reunión de Casado con el candidato socialista, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, despejó cualquier duda sobre la posición de su partido al recalcar que nunca ha sido ni tiene vocación de ser una formación "bisagra" y que está en el poder o al frente de la oposición como alternativa. "El Partido Popular no solo no va a facilitar la investidura de Pedro Sánchez sino que va a dificultarla", remachó el número dos de Casado después de que Isabel Díaz Ayuso cayera en la campaña del PSOE para desconcierto de sus jefes.

En la sede Génova recuerdan el 'no es no' del secretario general del PSOE que obligó a una doble sesión de investidura de Rajoy después de las elecciones de 2016 y a los propios dirigentes socialistas a forzar antes la dimisión de Sánchez para evitar unos terceros comicios en el otoño de ese año. Para la dirección del PP, la pelota de la gobernabilidad no está en su tejado sino en el candidato a permanecer en la Moncloa, aunque todavía no se haya puesto a buscar en serio pactos y socios e intente evitarlo hasta el final.

En el último extremo, fuentes del PP apuntan a Rivera como la ayuda más lógica para que Sánchez pida la abstención si esta vez el socialista no quiere o no puede apoyarse en sus antiguos aliados, que le llevaron al poder con la moción de censura de junio del pasado año contra Rajoy: Podemos, nacionalistas e independentistas. Aducen que Ciudadanos, partido en origen socialdemócrata, ya firmó un acuerdo de gobierno con el PSOE después de las elecciones de 2015 para hacer jefe del Ejecutivo a Sánchez.

De momento, y a la espera de que el dirigente socialista se empiece a mover a partir de la próxima semana, los populares insisten en que su obligación es dificultar la investidura primero y oponerse después a la labor del Gobierno de izquierdas que se forme.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios