SEGUNDA Y ÚLTIMA TANDA DE REUNIONES

JxCAT echa en cara al Rey su actitud el 1-O y confirma que los presos no dejarán su escaño

La portavoz del partido independentista habla ante el monarca de "presos políticos" y denuncia la "represión" que siguió al referéndum. No tiene intención de facilitar la investidura de Sánchez

Foto: El Rey recibe a Laura Borràs en la Zarzuela, este 6 de junio. (EFE)
El Rey recibe a Laura Borràs en la Zarzuela, este 6 de junio. (EFE)

La conversación no fue tensa, sino "educada", y hasta se alargó un poco más de lo previsto. Conversaron incluso del clásico de Sófocles 'Edipo Rey'. Pero Laura Borràs, portavoz de Junts per Catalunya (JxCAT) en el Congreso, quiso decirle al Rey, "mirándole a los ojos", que ella acudía a verle en audiencia a la Zarzuela como "voz" del preso Jordi Sànchez, como "altavoz" de todas las "voces que pretenden silenciar desde la cárcel", y como "votante del referéndum del 1 de octubre", como parte de esos electores "violentamente reprimidos" por las Fuerzas de Seguridad. También lo hizo para manifestarle que su partido no prevé facilitar la investidura de quien no muestre disposición al "diálogo" sincero, inclinación que no percibe por ahora en Pedro Sánchez.

Borràs fue la primera dirigente política que se desplazaba este jueves a la Zarzuela, en una jornada de entrevistas que cierra, ya por la tarde, el propio presidente en funciones y al que el Rey nombrará previsiblemente como candidato a la investidura. Y, por el relato que ella misma hizo en el Congreso al término del despacho, fue contundente en el contenido, aunque suave en las formas. Ella misma también confirmó a los periodistas lo que ya había anticipado este periódico, que los tres presos de JxCAT Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rullno tienen previsto renunciar a su acta, porque presentarse a las generales del 28-A no era un acto "simbólico" para ellos y pedirles que dejen sus escaños sería un acto "extraordinariamente doloroso y lesivo".

La portavoz, que lucía una mariposa y una pulsera amarillas —el color que evoca a los encarcelados y fugados por el 'procés'—, señaló que aunque el Tribunal Supremo quiso ahorrar al Rey la "incomodidad" de tener que verse con un diputado preso, y dañar así la "imagen de la Corona", JxCAT no deseaba ser "cómplice" de sus resoluciones, en la convicción de que lo que "daña la imagen de la democracia en España es la existencia de presos políticos". "Le he hablado de lo que pretende olvidarse, el dolor de los presos políticos, sus familias. Le hablé de esta parte, porque es la más incómoda. Son personas de paz, honorables, que están en una situación de privación de libertad", detalló.

"Le he dicho que los catalanes no tenemos Rey [...]. Podía haber jugado un rol más discreto, pero con su discurso del 3-O fue actor de parte", dice Borràs


También entró la diputada y 'exconsellera' de Cultura en los reproches al monarca por lo ocurrido tras el 1-O, cuando pronunció un discurso durísimo contra los separatistas dos días después, el 3 de octubre. "Le he dicho que los catalanes no tenemos Rey, pero acudía a ver al Rey de España porque se había manifestado como un actor político relevante a partir del 1 de octubre. Podía haber jugado un rol más discreto, pero con su discurso del 3-O fue actor de parte y, por eso su discurso hizo que muchas personas, incluso monárquicas y no independentistas, sintieran que el Rey estaba tomando parte en esta situación".

Una carta de Sànchez al Rey

Borràs reveló que había entregado a Felipe VI una carta de Jordi Sànchez —escrito que él mismo le dio ayer a ella en la cárcel de Soto del Real—, cuyo contenido no hizo público. Sànchez quiso acudir a la Zarzuela, pero el Supremo le prohibió salir de prisión porque era "perfectamente sustituible" por otro compañero de filas. La 'exconsellera' dejó en manos del monarca el informe del grupo de la ONU de detenciones arbitrarias que avala la versión de los líderes independentistas y que, sin embargo, ha sido denunciado por el Gobierno, por no ajustarse a la verdad y no conocer la legalidad española. "No puede castigarse una realidad ignorándola. Primero es necesario conocerla y hacer el esfuerzo de comprenderla. Y hoy la realidad se ha sentado enfrente de él para darle a conocer la situación de viva voz", observó.

No cierra el sentido del voto en la investidura, pero sí subraya que si Sánchez tiene voluntad de diálogo "lo disimula mucho"

JxCAT no ha fijado su postura respecto a una investidura de Pedro Sánchez porque el presidente aún no se ha puesto en contacto con nadie del partido ni ha tenido con ellos un "gesto de mínima consideración". Pero Borràs sí dejó entrever que su formación no tiene intención de facilitar su elección, porque el aspirante a la Moncloa debe ser alguien dispuesto a dialogar y resolver un "conflicto de naturaleza política".

JxCAT echa en cara al Rey su actitud el 1-O y confirma que los presos no dejarán su escaño

Junts no ve esa disposición en el dirigente socialista. Recordó que en campaña dijo que "nunca jamás" permitiría ni la independencia de Cataluña ni el referéndum de autodeterminación. Así que no esas "no parecen las mejores credenciales" para el diálogo. También subrayó que fue el Gobierno quien "se levantó de la mesa" en febrero pasado, cuando las conversaciones se rompieron por la figura del relator. "Quiero pensar que [Sánchez] reúne esas condiciones [para el diálogo], pero de momento lo disimula mucho". Para la formación separatista, el futuro presidente, por tanto, debe estar en disposición de "dialogar, reconocer al otro y tratar de entenderle".

Ir a elecciones no fue "simbólico"

Borràs, por otro lado, confirmó que Sànchez, Rull y Turull no tienen previsto dejar sus escaños tras haber sido suspendidos por la Mesa del Congreso el pasado 24 de mayo, con efectos retroactivos hacia el día 21, cuando se constituyeron las Cortes. "Ellos ya dijeron que no estaban dispuestos a renunciar porque el hecho de presentarse a las elecciones no era un gesto simbólico. No tenemos ninguna autoridad moral para pedirles que anticipen una sentencia que eventualmente les inhabilite. Es un acto personal que deberían hacer ellos y que es extraordinariamente doloroso porque no se tienen en cuenta sus derechos políticos", añadió la portavoz.

Que los tres presos retengan su acta facilita los números a Sánchez y hace que su elección no dependa de los soberanistas, que es lo que busca

La decisión de los líderes independentistas encarcelados tiene una consecuencia principal: facilitan la investidura de Sánchez y que este no dependa de los soberanistas. Ahora mismo, son cuatro los diputados presos suspendidos: Rull, Turull, Sànchez y Oriol Junqueras. El presidente de ERC ha pedido al Supremo que le deje recoger su acta de eurodiputado, y si le autoriza, cederá su asiento en el Congreso a otro compañero de la lista, por lo que su grupo recuperaría sus 15 escaños. Pero, a día de hoy, el PSOE podría contar con 173 síes (PSOE, Unidas Podemos, Compromís, PNV y Partido Regionalista de Cantabria), frente a 171 noes (PP, Cs, Vox, EH Bildu, ERC, JxCAT y Coalición Canaria). Así, las dos potenciales abstenciones de Navarra Suma (Na+) serían fundamentales para que Sánchez pudiera repetir en la Moncloa.

Si los tres parlamentarios presos de JxCAT renunciaran a sus asientos, correría la lista y entonces ese cálculo ya no valdría, porque habría 173 síes y 174 noes, de modo que el líder socialista no superaría la investidura. Eso haría que tuviera que buscar la abstención de ERC y/o JxCAT, algo que por ahora el Gobierno no quiere.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios