ACUSA A LOS PROCESADOS DE "CINISMO"

La Fiscalía, sobre el 'procés': "Lo que sucedió en Cataluña fue un golpe de Estado"

Javier Zaragoza arranca los informes y dice que el Govern atacó el orden constitucional mediante procedimientos ilegales y utilizando la violencia

Foto: Juicio del 'procés'. (EFE)
Juicio del 'procés'. (EFE)

Llegó la mañana de los fiscales del 'procés'. El presidente del tribunal, Manuel Marchena, dio paso al turno de informes a las 9:35 de la mañana con la distribución de los tiempos: cuatro horas para que Consuelo Madrigal, Fidel Cadena, Javier Zaragoza y Jaime Moreno expusieran ante la sala sus conclusiones. Se dividieron en cuatro bloques y Zaragoza, el primero en tomar la palabra, sacó la artillería: "Lo que sucedió en Cataluña entre marzo de 2015 y octubre de 2017 fue un golpe de Estado".

Su cita completa incluyó además la referencia a un jurista austriaco: "Lo que sucedió en Cataluña entre marzo de 2015 y octubre de 2017 y, sobre todo, en los meses de septiembre y octubre de 2017, es lo que en la terminología de Kelsen, ese ilustre jurista austriaco que tuvo que huir en los años treinta a Estados Unidos ante el auge del nazismo, se llama golpe de Estado". El fiscal ponderó entonces la reacción del Estado, que "se vio obligado" a hacer uso de un instrumento excepcional: el artículo 155 de la Constitución.

Arrancó Zaragoza y lo hizo reprochando a los acusados uno de los mantras que han difundido durante los últimos dos años: "El objeto de este juicio nada tiene que ver con la criminalización de la disidencia política, no se persiguen ideas políticas ni tampoco proyectos políticos no compatibles con el orden constitucional". Una vez desechado el argumentario independentista, lanzó el porqué del juicio: "La razón es haber intentado liquidar la Constitución de 1978, haber atacado el orden constitucional mediante procedimientos ilegales y utilizando la violencia".

El fiscal criticó además el uso de un pretendido derecho a la autodeterminación sin cobertura legal. Ni a nivel nacional ni internacional: "La Constitución española no lo reconoce, ni tampoco, por cierto, la ley de transitoriedad de la república que ellos aprobaron. No hay ni una sola resolución de Naciones Unidas que ampare la autodeterminación de un territorio que tiene este nivel de autogobierno y se enmarca dentro de un Estado democrático", indicó Zaragoza.

Tras acusar a Junqueras de hacer gala de "un cinismo sin precedentes" y de ser "un notable experto en la utilización de sofismas", echó por tierra la idea que expuso el 'exvicepresident' "en ese monólogo inicial y no contradictorio que regaló el 14 de febrero", cuando aseguró que el Estado nunca tuvo la intención de dialogar: "Quien rompe y quiebra gravemente la normalidad democrática, quien se coloca al margen de la ley, quien se niega en redondo a dialogar en el marco de las instituciones y dentro del cauce democrático responsabiliza a quienes acatan y cumplen las reglas democráticas de no solucionar esta cuestión... Precisamente por sujetarse y respetar la Constitución y las leyes democráticamente aprobadas".

El fiscal puso el foco en la palabra 'manipulación' y negó que los que se sientan en el banquillo sean "presos políticos". "Quebrantaron las leyes democráticas básicas de nuestra convivencia y enfrentaron a miles de ciudadanos contra los servidores del orden público", lanzó. También mencionó la reciente resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, que dio la razón a España ante una demanda de Forcadell. "No me resisto a mencionarlo", dijo, para subrayar que en ella se indica que en los ordenamientos penales de los Estados democráticos "están tipificadas como delitos graves aquellas conductas que atenten contra el orden constitucional".

La violencia

"Como si fuera la crónica de una rebelión anunciada, lo han visto todos los españoles", relató el fiscal, que se refirió a la retransmisión casi en directo de lo acontecido en Cataluña. "La violencia generada fue utilizada como instrumento para declarar la independencia", aseguró. "El carácter violento del alzamiento no implica que sea necesaria ni la violencia grave ni la violencia armada. No hacen falta armas ni militares. Y mucho menos que vaya precedido por la declaración de Estado de sitio".

A lo largo de su intervención, también reprochó otro de los instrumentos del 'procés': presentar España "como un Estado opresor, franquista, en el plano internacional". Llegados a ese punto, Zaragoza quiso mencionar a los catalanes constitucionalistas: "Quizás haya que decir que la única violación de derechos civiles que en estos momentos se está produciendo en Cataluña es la que están sufriendo estoicamente y pacientemente aquellos que defienden la Constitución".

La intervención de Cadena fue más técnica que las de sus compañeros y repasó los argumentos jurídicos por los que el Ministerio Público considera que hubo rebelión, para lo que destacó diversos autos de otros tribunales en los que se sostiene que en Cataluña se produjo un ataque al orden constitucional. "Esta es una rebelión distinta en la que el poder público ya se ostenta", argumentó.

El 'exconseller' Forn y los Mossos también estuvieron en la diana. Su plan, según el Ministerio Público, fue simular que se cumplía el mandato judicial y facilitar la celebración del referéndum ilegal, tal y como querían las autoridades políticas de la Generalitat. "Yo creo que en realidad todo el diseño que se llevó a cabo por los Mossos el 1 de octubre fue un montaje", dijo el fiscal, detallando en este sentido que solo 24 centros se cerraron de forma efectiva por parte de los hombres de Trapero. Forn escuchaba y negaba con la cabeza entre la ironía y el enfado.

"Yo no les pido que renuncien a sus convicciones, ni que renuncien a sus ideales. Tienen todo el derecho, esto es una democracia. Los pueden defender, pero no los pueden imponer. No nos impongan proyectos políticos por cauces ilegales", cerró su informe Zaragoza. Tras él, Jaime Moreno cogió el testigo y articuló su discurso con preguntas retóricas. "¿Hubo violencia?", lanzó. Y concluyó que sí: intimidación, destrozos y agresiones.

"Todos ellos eran conscientes de que era seguro que iba a haber enfrentamientos. No estamos ante un dolo eventual: con tal de no privarme del referéndum acepto el enfrentamiento. Es un dolo directo: para que no se aborte el referéndum, bien desconvocándolo o bien por las fuerzas de seguridad, me enfrentaré", aseguró Moreno. Su mensaje final fue tajante: "Ha sido probado que desde el 19 de septiembre hubo violencia, que fue suficiente para los objetivos que se habían trazado. Sin ella, no hubiera sido posible cruzar caminos necesarios en la hoja de ruta, los acusados lo sabían y llamaron a la ciudadanía a enfrentarse".

Rebelión, no sedición

La Fiscalía defendió desde el primer momento que los líderes independentistas deben ser condenados por rebelión, desmarcándose así de la acusación que sostiene la Abogacía del Estado: "Era, en definitiva, un ataque contra el orden constitucional, no contra el orden público, por eso no puede ser sedición", lanzó Zaragoza al comienzo de la sesión. Pero fue su compañero Fidel Cadena quien incidió en esta idea y repasó las pruebas que sostienen su acusación en el turno final: "Aquí lo que estaba en riesgo es la propia democracia y la propia Constitución".

La intervención de Cadena fue más técnica que las de sus compañeros y repasó los argumentos jurídicos por los que el Ministerio Público considera que hubo rebelión, para lo que destacó diversos autos de otros tribunales en los que se sostiene que en Cataluña se produjo un ataque al orden constitucional. "Esta es una rebelión distinta en la que el poder público ya se ostenta", argumentó.

Durante más de una hora de exposición, Cadena se remontó incluso a una sentencia de 1993 del Tribunal Supremo por atentado a la autoridad. Según señaló, en el fallo en cuestión se dice que "no solo el utilizar energía física para crear una situación determinada implica el empleo de fuerza", sino "también el mantenerse, resistiendo, en una determinada situación previamente creada, que solo podría ser modificada por el empleo de otra energía física en sentido contrario, se subsume bajo el concepto natural de fuerza". Pero esta no fue su única referencia a hechos pasados, pues también se refirió al golpe de Estado de Tejero: "Con los argumentos de las defensas, podría discutirse la tipicidad del alzamiento del 23-F", lanzó.

Cadena defendió que, a la hora de hablar de rebelión, da igual que el bloque independentista no alcanzara su objetivo: "Es un delito que se consuma desde el momento en que te alzas con esos propósitos, no es necesario obtener el resultado", razonó. A continuación, el fiscal cogió el testigo de sus compañeros y cargó contra la actuación de la policía autonómica: "Si existe pasividad de los Mossos hay planificación, porque un cuerpo armado se pone al lado de la rebelión", afirmó. Un razonamiento que le sirvió además para apuntalar la rebelión: "¿Cómo no va a ser suficiente esa violencia que maneja a las masas y utiliza a los Mossos?".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
65 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios