DEFIENDE LA SEDICIÓN FRENTE A FISCALÍA

La Abogacía del Estado dice que la violencia no formaba parte del plan del Govern

"No ha sido un elemento estructural del plan de los acusados", aseguró Rosa María Seoane

Foto: GRAF9697. MADRID, 25 03 2019.- Imagen tomada de la señal de video institucional del Tribunal Supremo, de la abogada del Estado Rosa María Seoane. (EFE)
GRAF9697. MADRID, 25 03 2019.- Imagen tomada de la señal de video institucional del Tribunal Supremo, de la abogada del Estado Rosa María Seoane. (EFE)

A Rosa María Seoane le costó casi dos horas alcanzar la parte nuclear de su informe ante el tribunal. Como representante del Estado en el juicio del 'procés', defendió que los hechos encajan en un delito de sedición y no de rebelión, desmarcándose así de la Fiscalía. Hasta la jornada de este martes no se habían escuchado sus argumentos, pero el día llegó y la abogada del Estado expuso su postura: "Concluimos que, a juicio de esta representación, en la prueba practicada no puede considerarse probado la violencia como un medio comisivo". "No fue más allá de la resistencia pasiva". "No ha sido un elemento estructural del plan de los acusados".

Seoane perdió tanto tiempo en una lectura monocorde de la prueba —listados de acuerdos del Parlament y apuntes de la agenda de Jové— que agotó el tiempo fijado por el tribunal cuando aún le faltaba defender la malversación, delito que implica que los acusados produjeron un quebranto al Estado y, por tanto, justifica la presencia de la Abogacía en el procedimiento. El presidente del tribunal, Manuel Marchena, avisó en dos ocasiones: "Le quedan 10 minutos", dijo en un primer momento. "Tiene que acabar ya. Le queda un minuto", insistió poco después.

Pese a tan solo dedicar unas pocas palabras a la malversación, Seoane sí pudo defender la sedición. Dijo que para que un alzamiento público pueda calificarse como violento, exigencia que plantea la rebelión, se necesitan dos requisitos que, en su opinión, no se dieron en el 'procés': que sea organizada y prevista como instrumento nuclear por los acusados y que aparezca "como idónea, suficiente y proporcionada" para conseguir el resultado buscado. "La violencia no ha sido uno de los elementos estructurales del plan llevado a cabo por los acusados", concluyó la abogada del Estado.

Aunque Seoane sí reconoció "concomitancias con la rebelión", aseguró que la distinción entre ambos delitos "no sólo viene del bien jurídico protegido", que según la Fiscalía es el orden constitucional frente al orden público. "Lo fundamental son los medios empleados para su perpetración: mientras en uno se exige que sea alzamiento público y violento, en el segundo se exige que sea tumultuario". Ahí se rompió la unidad de criterio que ha parecido mantener la abogada con el Ministerio Público durante el juicio.

La abogada del Estado tampoco mencionó el 20 de septiembre como ejemplo de sedición y se limitó al 1-O. Sobre esta fecha, indicó lo siguiente: "No se puede equiparar violencia con el uso de la fuerza. No podemos entender que la referencia a la violencia pueda referirse solo al ejercicio de la fuerza. Es cierto que no hacen falta armas y combates, como ha dicho Fiscalía, pero parece imprescindible que el uso de la violencia como medio de alzamiento se haya previsto como un medio idóneo para alcanzar el fin perseguido". Y, según aseguró, no fue así.

La supuesta violencia que relató la Fiscalía por la mañana se convirtió entonces en "alterar el orden público de manera tumultuaria". Seoane habló para ello de un "clima de creciente tensión" y de "una resistencia algunas veces pasiva y otras veces activa", evitando así calificar cualquier incidente como violento. La abogada del Estado llegó así al final de su intervención descartando la rebelión, un escenario en el que ya solo le quedaba pedir una condena por sedición. "Todos los elementos del delito de sedición se cumplieron durante el 1-O", zanjó Seoane.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
57 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios