casado necesita 'recolocar' gente del partido

La sombra del ERE en Génova marca la decisiva batalla por Madrid entre PP y Cs

Retener la comunidad y la posibilidad de recuperar el ayuntamiento son la principal vía de salida para la dirección del partido. La negociación con Ciudadanos puede ser fundamental

Foto: El presidente nacional del PP, Pablo Casado (c), posa con los candidatos del partido al ayuntamiento de la capital y a la Comunidad de Madrid, José Luis Martínez-Almeida e Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
El presidente nacional del PP, Pablo Casado (c), posa con los candidatos del partido al ayuntamiento de la capital y a la Comunidad de Madrid, José Luis Martínez-Almeida e Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

El Partido Popular prepara un severo ajuste de plantilla en su sede central de la calle Génova de Madrid como consecuencia del fracaso electoral del pasado 28-A, pero aún no tiene decidido si lo hará en forma de ERE, con acuerdos individuales o con un nuevo plan de bajas incentivadas como el aplicado a finales de 2017. El PP incorpora estos días a su estructura al personal en excedencia, que reclama el reingreso después del paso por distintas administraciones y está a la espera de ver cómo quedan los pactos autonómicos y municipales después del 26-M.

La sombra del ERE en Génova marca la decisiva batalla por Madrid entre PP y Cs

En este sentido, la batalla de Madrid en los pactos poselectorales será clave. Retener la comunidad y la posibilidad de recuperar el ayuntamiento madrileño son fundamentales para que el equipo de Casado 'venda' las últimas elecciones como una victoria. Mantener la Junta de Castilla y León y el gobierno de la Región de Murcia es también objetivo fundamental, pero las instituciones de Madrid son la prueba más visible de que e,l PP puede entrar en recuperación. Y también la principal vía de salida para que la dirección del partido pueda recolocar asesores, secretarias, equipos de comunicación e incluso exparlamentarios y exdirigentes del partido readmitidos de forma provisional en la sede central.

Teniendo en cuenta que al perder la mitad de las subvenciones también tendrán que recortar los gastos de personal de forma drástica, asegurarse estas dos plazas es casi una necesidad de primer orden. En las últimas bajas pactadas la dirección ofreció unas indemnizaciones que solo interesaron a los trabajadores de más edad, también porque temían después un ERE clásico que ahora vuelve a rondar la sede central, según reconocen en su comité de empresa.

Aunque las conversaciones con Ciudadanos van muy despacio, ya han echado a andar. El 'modus operandi' es exactamente igual que el andaluz: un equipo negociador por ambas partes y una interlocución más directa entre los números dos de ambas formaciones: Teodoro García Egea y José Manuel Villegas. Los objetivos allá donde haya entendimiento también seguirán el modelo de Andalucía: un pacto programático de gobierno con el PP al que después pueda sumarse Vox para dar su apoyo. Los populares han iniciado contactos con la formación de Santiago Abascal que representa Iván Espinosa de los Monteros, no así Ciudadanos, cuyo secretario general desecha sentarse a una mesa de negociación.

La formación naranja sabe que será complicado repetir la 'jugada' andaluza, en la que no hubo foto a tres, pero de momento sigue intentándolo. El número dos de Rivera asegura que su partido apostará por gobiernos de coalición y no es partidario de tripartitos ni acuerdos que requieran varios actores. Tanto PP como Ciudadanos admiten acercamientos muy tímidos, casi de primer contacto. Lo que sí es público y notorio son los objetivos de cada uno. Los populares quieren presidir el mayor número de plazas posible atendiendo a los resultados electorales, mientras que los naranjas —conscientes de ser la llave en muchos territorios— persisten en liderar algún Gobierno.

Que en la negociación habrá intercambio de instituciones se da por hecho. La cuestión es hasta dónde llegarán las cesiones. El caso de Madrid es probablemente el más complejo. Un acuerdo del bloque de la derecha se da por descontado, a pesar de la presión trasladada por Vox. El PP aspira a presidir ambos, mientras que la expectativa de Ciudadanos al respecto se desconoce o, al menos, no la ha hecho pública. Sí es seguro que la formación de Rivera aspira a liderar alguna plaza con visibilidad, algo que encaja al cien por cien con el consistorio madrileño.

La candidata de Ciudadanos a la alcaldía de Madrid, Begoña Villacís. (EFE)
La candidata de Ciudadanos a la alcaldía de Madrid, Begoña Villacís. (EFE)

Además, fuentes naranjas sí dan por hecho que la prioridad de los populares será mantener el poder territorial actual, especialmente las autonomías que manejan importantes presupuestos y que garantizan cargos, algo que en este momento en el PP necesitan más que nunca. Las mismas fuentes señalan que el consistorio madrileño no lo perderían, porque no lo tienen. Ya desde 2015, los populares perdieron la alcaldía considerada la 'joya de la corona' cuando Carmena fue investida con el apoyo socialista. La presidencia castellanoleonesa podría ser igual de importante para Casado. Son cartas que Ciudadanos jugará en la negociación, igual que abrirse a posibles acuerdos con el Partido Socialista. En el partido, entienden que en estos momentos se encuentran con una posición de fuerza importante.

El resto del puzle territorial sigue igual de abierto, como ha ido publicando este diario. En Murcia, se da por descontado un pacto de la derecha. Y en Aragón, el panorama se encuentra abierto, no solo por el posible entendimiento con los socialistas de Javier Lambán (o incluso con Ferraz, si decidieran apostar por la alcaldía zaragozana en vez de mantener a un barón crítico con Sánchez) sino por las dificultades que suponen un acuerdo con el PP, del que también tendrían que formar parte Vox y los regionalistas del PAR. Sobre todo, después de que su presidente, Arturo Aliaga, descartara abiertamente un pacto de la derecha. Ciudanos y PSOE, ahora sí, parecen condenados a entenderse en esta región.

Cuotas de poder y recortes en el PP

Después de acoger a personal procedente de puestos de confianza del Gobierno saliente de Mariano Rajoy con la moción de censura de Pedro Sánchez de hace un año, a Génova también han vuelto antiguos funcionarios del partido que llevaban décadas en el Congreso y el Senado y que se han quedado sin sitio en los grupos parlamentarios después del fracaso de los últimos comicios generales. Aunque tengan plantillas diferentes, solo en la Cámara Baja el PP tendrá que prescindir de la mitad de las 110 plazas de asesores que tenía en la pasada legislatura.

El equipo de dirección de Pablo Casado, que aterrizó en Génova en julio pasado, apenas ha tenido tiempo de evaluar los efectos de la pérdida de subvenciones para el sostenimiento de la plantilla porque esta no ha dejado de crecer hasta la pasada semana. Entre los días 21 y 22, pidieron el reingreso los últimos diputados y senadores que pertenecían a las diputaciones permanentes de las Cámaras, más el personal de confianza de los que ocupaban cargos en las respectivas Mesas.

Pablo Casado (d) y el secretario general del PP, Teodoro García Egea (i). (EFE)
Pablo Casado (d) y el secretario general del PP, Teodoro García Egea (i). (EFE)

El nuevo tesorero y hombre de confianza de Casado, Sebastián González, confirmó en su puesto a la gerente que llevaba antes las cuentas y la política de personal, Carmen Navarro. Como gerente, Navarro ya se había ocupado de sanear el departamento después de los desmanes de Luis Bárcenas y de aligerar la plantilla de la sede central en 2017 con el fin de adecuarla a la realidad de los resultados electorales de los últimos comicios ganados por el PP, que le dieron 137 escaños en el Congreso. Entonces ingresó 20 millones como subvención por los comicios y ahora se ha quedado en 10,5. En los cálculos de gasto para la campaña, la dirección del PP no contaba con bajar de los 90 escaños en el peor de los casos y al final se quedó en 66.

Con bajas pactadas a las que se apuntaron 25 funcionarios, el personal de la sede central quedó cifrado en enero de 2018 en 240 trabajadores fijos. Pero los reingresos a partir de junio del pasado ejercicio han disparado el número de funcionarios y 'exfontaneros' a la espera de destino. Fuentes del PP reconocen que el recorte será severo, aunque no quieren concretar qué porcentaje de la plantilla será despedido y niegan que esté decidida ya la fórmula legal del ERE.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios