EL VALLADOLID-VALENCIA, POSIBLE AMAÑO

Prisión con fianza de 100.000 euros para Bravo y Aranda por el amaño de partidos

Para el jugador Íñigo López, el instructor ha decretado su libertad provisional y una fianza de 75.000 euros que debe pagar en un plazo de 10 días

Foto: Carlos Aranda y Raúl Bravo, en prisión provisional por el supuesto amaño de partidos.
Carlos Aranda y Raúl Bravo, en prisión provisional por el supuesto amaño de partidos.

El Juzgado de Instrucción 5 de Huesca ha decretado este jueves prisión provisional para los excanteranos del Real Madrid Raúl Bravo y Carlos Aranda, medida que podrán eludir con el pago de una fianza de 100.000 euros. Ambos jugadores se han negado a declarar y están siendo investigados por los delitos de pertenencia a grupo criminal, corrupción en el deporte y estafa. Los dos exfutbolistas fueron detenidos el pasado martes en el marco de la operación Oikos, orquestada por la Policía Nacional contra varios jugadores de Primera y Segunda División por un supuesto amaño de partidos para beneficiarse de las apuestas deportivas. Las primeras pesquisas apuntan a que Bravo y Aranda, que coincidieron en las categorías inferiores del Real Madrid, eran los cabecillas de la organización.

Prisión con fianza de 100.000 euros para Bravo y Aranda por el amaño de partidos

Entre los partidos que se investigan, destaca el Valladolid-Valencia de la última jornada de Liga, que terminó 0-2 y permitió al equipo de la capital del Turia certificar su clasificación para la Champions. El conjunto vallisoletano ya había logrado una jornada antes asegurarse su permanencia en Primera y el primer gol llegó después de que un defensa del Valladolid perdiera el balón en la frontal del área. El segundo también se produjo tras una pérdida absurda del Valladolid, multiplicándose entonces las sospechas cuando los expertos vieron cotizaciones anormales en las cuotas de victoria con hándicap.

La investigación se remonta a la pasada temporada por un partido de Segunda, el Huesca-Nàstic, en el que las apuestas también llamaron la atención de las autoridades. El secretario general del organismo supervisor Federbet, Francesco Baranca, aseguró entonces que los valores de aquel partido fueron los más "alarmantes que se han producido en España desde el Racing-Hércules de 2013", comenzando así a tirar de un hilo hasta producirse la operación Oikos.

En lo que se refiere a los otros cuatro detenidos que han comparecido ante el juez este jueves, todos han quedado en libertad con medidas cautelares. Para el jugador Íñigo López, del Deportivo de La Coruña, el instructor ha decretado libertad provisional y una fianza de 75.000 euros que debe abonar en un plazo de 10 días. Al futbolista se le investiga por los mismos delitos que a Bravo y Aranda, imputación por la que además tendrá que comparecer ante el juzgado los días 1 y 15 de cada mes y entregar su pasaporte.

El excapitán del Real Valladolid Borja Fernández y el presidente del Huesca, Agustín Lasaosa, también quedaron en libertad con medidas cautelares, pero deben abonar en un plazo de 10 días una fianza de 50.000 euros. El jefe de los servicios médicos de la Sociedad Deportiva Huesca, Juan Carlos Galindo, imputado por un delito de corrupción en el deporte, ha quedado a su vez en libertad y tendrá que comparecer cada 15 días en el juzgado.

El 'modus operandi'

La investigación, según la Policía, ha permitido corroborar que los investigados alcanzaron acuerdos con diferentes jugadores para amañar esos dos partidos, mientras que otro de Tercera División resultó infructuoso, situación ante la que los jugadores implicados se comprometieron a compensar las pérdidas realizando otro en el futuro.

[Cómo se detectan posibles amaños de partidos de fútbol]

Según los investigadores, la manipulación de los encuentros se realizaba en varias fases. En la primera, se seleccionaban los partidos, bien del inicio de la liga o de su final. Después, se intentaban pactar apuestas combinadas —resultados parcial y final, resultado final y córneres, por ejemplo—, lo que les permitía incrementar notablemente los márgenes de ganancia. Asimismo, llevaban a cabo un proceso de captación, con una primera aproximación de tanteo a algún miembro de la plantilla, preferiblemente a uno de los capitanes.

Una vez aceptado el amaño, el pago a los jugadores implicados se producía siempre en metálico y en dos fases: una previa al encuentro y otra una vez producido el resultado pactado. Los responsables de la organización eran los encargados de anticipar el dinero correspondiente al primer pago a los jugadores y a las apuestas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios