La encargó el ente donde trabajaba su hermana

La carta de Guardiola a favor del referéndum la pagó la Generalitat y se fabricó en EEUU

El exentrenador del FC Barcelona prestó su nombre a una operación de marketing diseñada por un oscuro 'lobby' estadounidense que cobró de la Generalitat más de 1,3 M de euros entre 2013 y 2015

Foto: Carles Puigdemont y Pep Guardiola aplauden al finalizar un acto con el lema 'Referéndum es democracia'. (EFE)
Carles Puigdemont y Pep Guardiola aplauden al finalizar un acto con el lema 'Referéndum es democracia'. (EFE)

Las tripas del 'procés' revelan un ingente desvío de fondos de la Generalitat a medios de comunicación, agencias de publicidad y consultoras de relaciones internacionales para alimentar una enorme campaña de propaganda que habría permitido a los gobiernos de Artur Mas y Carles Puigdemont generar la impresión de que el planeta entero seguía expectante la hoja de ruta del independentismo. En esa estrategia habría participado incluso el exentrenador del FC Barcelona y actual técnico del Manchester City inglés, Pep Guardiola, uno de los tótem predilectos del movimiento secesionista.

Según documentos a los que ha tenido acceso El Confidencial, el entrenador se habría prestado a firmar un manifiesto de apoyo al referéndum de 2014 que fue redactado en realidad por un 'lobby' de Nueva York que estaba a sueldo del Ejecutivo de Mas. El documento fue publicado por el diario británico 'The Independent' unos días antes del 9-N. Junto a la firma de Guardiola aparecieron las de otras cinco personalidades catalanas: el tenor Josep Carreras, el doctor Joan Massagué, el músico Jordi Savall y los economistas Xavier Sala-i-Martín y Pol Antrás.

Artículo digital publicado en 'The Independent'
Artículo digital publicado en 'The Independent'

El manifiesto pretendía denunciar en la esfera internacional que el Gobierno de Mariano Rajoy y el Tribunal Constitucional se oponían a la celebración de aquella primera consulta. "El gobierno español argumenta que la votación es ilegal e inconstitucional. El gobierno catalán y expertos legales neutrales creen que es legal y legítimo. Hemos pedido hablar y negociar con Madrid durante años, pero en vez de hablar, Madrid prefiere las tácticas del miedo y se esconde detrás de excusas legales en vez de permitir un voto libre y justo como el que reclaman los catalanes", exponía el documento. "Nosotros, los catalanes, junto con nuestro gobierno democrático y sus instituciones, queremos votar para decidir qué tipo de relación queremos establecer con España en el futuro (...) Desafortunadamente, el Gobierno español ha dicho que bloqueará cualquier enmienda que permitiera nuestra votación (…) Los tiempos en que unos pocos privilegiados decidían sobre el resto han acabado".

La edición digital de 'The Independent' publicó el documento el 10 de octubre de 2014 con el título 'Dad a Cataluña su libertad de votar – por Pep Guardiola, Josep Carreras y otros líderes catalanes'. El Ejecutivo de CiU se apresuró a subrayar su importancia y lo exhibió como otra importante muestra de apoyo espontáneo a sus planes para la ruptura con el resto de España. Decenas de medios y plataformas próximas al independentismo se encargaron luego de darle aún mayor repercusión incidiendo en el compromiso que estaban demostrando los firmantes al redactar y publicar ese manifiesto.

Firmas en el artículo de 'The Independent'.
Firmas en el artículo de 'The Independent'.

Documentos conocidos ahora desvelan que, en realidad, la carta no tuvo nada de espontánea, sino que fue otra operación de marketing financiada por el Ejecutivo de Mas. Su contenido fue milimétricamente confeccionado por Independent Diplomat (ID), un 'lobby' estadounidense especializado en apoyar procesos políticos de autodeterminación.

La agencia de relaciones exteriores de la Generalitat, Diplocat, lo contrató en 2013 en un proceso plagado de irregularidades (proceso teledirigido, competidores ficticios, contratación sin supervisión...). Solo entre 2013 y 2015, el Ejecutivo de CiU pagó a la consultora un total de 1.392.300 euros, una cantidad a la que hay que sumar otros 92.843 euros abonados por la Delegación del Gobierno de la Generalitat en Estados Unidos.

El detalle de la actividad de ID durante esos ejercicios, que había permanecido hasta ahora en el más estricto secreto (los Gobiernos de Mas y Puigdemont se negaron a facilitar todo tipo de documentación relacionada con esta oscura consultora), confirma que el 'lobby' se volcó precisamente en la redacción de manifiestos y columnas de opinión en apoyo al referéndum del 9-N. ID se encargaba de todo.

Escribía los artículos, decidía en qué diarios internacionales de referencia debían publicarse y usaba sus propios contactos en esos medios para tratar de asegurarse de que aparecieran. La información desvelada ahora demuestra que ese fue el mecanismo que se usó, por ejemplo, en decenas de artículos que terminaron llevando la firma de Mas y varios consejeros.

Una conexión familiar podría explicar por qué Guardiola colaboró con la campaña secreta diseñada por la agencia a sueldo de Diplocat

Guardiola fue otra de las piezas de ese engranaje de 'agitprop' secesionista, según las pruebas que han emergido en contra de la voluntad de la Generalitat. El manifiesto que firmó junto a otros cinco ilustres catalanes para apoyar la consulta y atacar a España fue elaborado por el 'lobby' estadounidense en septiembre de 2014.

La primera intención de ID fue que lo publicara un gran diario norteamericano. Probaron en 'The New York Times', 'The Washington Post' y 'The Wall Street Journal'. Sin embargo, ninguno de esos diarios lo consideró suficientemente relevante como para hacerle un hueco en sus páginas. Las continuas negativas obligaron al 'lobby' a buscar en otras latitudes. Finalmente, optaron por probar suerte en el Reino Unido. Y, tras muchas gestiones, el diario inglés 'The Independent' aceptó publicar la carta en su versión online el 10 de octubre de 2014. Guardiola y el resto de firmantes solo tuvieron que ceder sus nombres y apellidos. El potente altavoz de la Generalitat hizo el resto.

Francesca Guardiola.
Francesca Guardiola.

Una conexión familiar podría explicar por qué el exentrenador del FC Barcelona se prestó a colaborar con la campaña secreta diseñada por la agencia que estaba a sueldo de Diplocat. Su hermana, Francesca Guardiola, fue nombrada por Mas en 2011 subdirectora general de Relaciones Exteriores de la Secretaría de Asuntos Exteriores y Unión Europea (SAEUE), el departamento encargado precisamente de supervisar y dirigir la labor de Diplocat. Francesca permaneció en ese cargo hasta 2015, año en el que fue ascendida a directora general de Relaciones Exteriores del SAEUE, un organismo encuadrado en la influyente consejería de Presidencia. Posteriormente, en 2017, Puigdemont la convirtió en delegada de la Generalitat en Países Nórdicos, un cargo que sigue ocupando en la actualidad.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
44 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios