AHORA SÍ SE APOYA EN LOS MEDIOS

Los bancos que no prestan y la renuncia a las ayudas dejan a Vox sin dinero para campaña

La formación no logró su objetivo de recaudar un millón de euros en 'crowdfunding' y aún no ha recibido los fondos de la Junta por obtener 12 escaños en el parlamento andaluz

Foto: Santiago Abascal el pasado martes en la constitución de las Cortes. (Reuters)
Santiago Abascal el pasado martes en la constitución de las Cortes. (Reuters)

Vox no tiene dinero ni para alquilar un hotel en la noche electoral. La formación se gastó la mayor parte de su presupuesto en la campaña de las generales del pasado 28 de abril —que costó un millón de euros, 750.000 procedieron del 'crowdfunding' y 250.000 del saldo que el partido tenía en el banco—, por lo que ha tenido que tirar de imaginación para afrontar las municipales, autonómicas y europeas que culminan este domingo 26 de mayo y para las que disponía de la mitad de fondos. Lejos quedan ya los masivos y costosos mítines que caracterizaron la segunda quincena de abril, cuando el partido llenaba plazas de toros, pabellones, palacios de deportes y todo tipo de recintos que hasta se quedaban cortos de aforo. De hecho, según ha podido saber El Confidencial, la campaña de las generales tuvo un presupuesto siete veces mayor al de las andaluzas precisamente por esos grandes actos públicos. Ahora planifica visitas a comercios, fábricas, discotecas o explotaciones ganaderas, así como reuniones con asociaciones de vecinos o agrupaciones empresariales.

El dinero público que la formación debe recibir como consecuencia de su entrada en el Parlamento andaluz el pasado 2 de diciembre, cuando obtuvo 12 escaños en la cámara autonómica, no entrará en los bolsillos de Vox hasta finales de año. Sin embargo, ni siquiera esa previsión de ingresos modificará la política 'low cost' de los de Santiago Abascal, que ha renunciado a la mayor parte de esas subvenciones "por principios", según señalan fuentes de la formación. En concreto, apuntan, han rechazado más del 70 por ciento de los fondos que les correspondían. Tanto solo han aceptado el montante correspondiente a sufragar los sueldos del equipo de casi una decena de personas que conforman el grupo parlamentario de la cámara andaluza (administrativos, responsables de prensa, contables y un gerente) y una parte "de obligada recepción".

Según las mismas fuentes, el partido podría haber recibido legalmente hasta 611.000 euros, 23.035 euros por cada escaño obtenido y 0,85 euros por voto, para sufragar lo que los partidos desembolsan durante la campaña. Sin embargo, desde Vox aseguran que su gasto real ascendió a 147.000 euros y que no cobrarán más de esa cifra a partir del próximo junio, que es cuando la Junta de Andalucía abona el concepto. Consideran que esa cantidad es la que realmente subvenciona el espíritu de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (Loreg). El problema, ahondan, es que "en general todos los partidos gastan el máximo subvencionable por sistema". Además, continúan, "todos los que ya tienen representación tienen derecho a recibir de manera automática el 30% de este máximo como anticipo".

En gasto de funcionamiento de los grupos parlamentarios, explican desde la formación, a Vox le corresponderían 1,2 millones de euros. De esa cantidad, que se ingresa trimestralmente, el partido prevé utilizar "menos del 25%". "El sobrante será devuelto al finalizar el ejercicio", aseguran las fuentes consultadas, que entienden que todos los partidos deberían hacer lo mismo en el marco de una política de austeridad y ahorro para la sociedad. Sí ha rechazado completamente la formación, por otra parte, el millón de euros que, según cuentan, correspondería al partido como subvención por el envío de papeletas y sobres. Entienden desde la entidad política que el envío de millones de papeletas a los buzones de las casas es un auténtico "despilfarro" y que el estado no debería hacerse cargo de este desembolso.

Acto masivo de Vox en Sevilla el pasado 24 de abril. (Reuters)
Acto masivo de Vox en Sevilla el pasado 24 de abril. (Reuters)

Aún tardarán en llegar los fondos derivados de la irrupción del partido el pasado 28 de abril en el Congreso de los Diputados con 24 parlamentarios, un montante que tendrá que desembolsar el Ministerio del Interior. Desde Vox explican que tienen la idea de seguir renunciando a este tipo de partidas en línea con lo que han hecho en Andalucía, tanto en lo relativo a la cámara baja como en los ayuntamientos y comunidades autónomas a las que acceda la formación. "El objetivo es que Vox se autofinancie", explican las mismas fuentes.

El punto 82 del documento '100 medidas para la España viva', que viene a resumir el programa electoral del partido, expresa claramente la intención del partido de acabar con estas vías tradicionales de financiación basadas exclusivamente en el dinero proporcionado por el estado. Indica que uno de los objetivos de Vox es acabar con la financiación institucional de todas las formaciones políticas. "Fin de subvenciones públicas a partidos políticos y sus fundaciones, sindicatos, patronales y organizaciones de proselitismo ideológico; partidos y sindicatos deben ser sostenidos con las aportaciones de sus afiliados y simpatizantes", reza el mencionado punto.

Tanteando a los bancos

Una de estas vías alternativas de financiación que explora Vox podría ser la bancaria. Pedir un préstamo a una entidad financiera y devolverlo como hacen cientos de miles de ciudadanos y empresas. Sin embargo, según otras fuentes de la formación consultadas, los bancos se niegan a prestar dinero a Vox. Los responsables del partido han "tanteado" a algunas entidades financieras, pero siempre se han encontrado la misma respuesta. No quieren vincularse. Este rechazo hace imposible que los de Abascal puedan tener disponible de forma adelantada un dinero que el estado les abonará en los próximos meses de las formas antes mencionadas. Actualmente, Vox no tiene deuda alguna con las entidades financieras.

De momento funciona mejor, aunque con claras limitaciones, la vía del micromecenazgo. El partido no logró recaudar el millón de euros que se marcó como objetivo en la última campaña de 'crowdfunding' que puso en marcha el pasado 3 de marzo, cuando publicó en su web la iniciativa titulada "Juntos haremos historia". La campaña de pequeñas donaciones pretendía lograr la citada cantidad antes del 26 de abril, pero se quedó a algo más de 228.000 euros del propósito que se había marcado. Obtuvo la por otro lado nada desdeñable cantidad de 771.000 euros.

La vía de los socios es otra de las que más trabaja Vox, que cuenta en la actualidad con 49.481 afiliados (a fecha del pasado 20 de mayo), una cifra muy alta para un partido tan joven a pesar de que en los últimos meses la formación ha ralentizado su ritmo de asociaciones y que hoy por hoy representa uno de los pocos ingresos seguros, estables y fijos con que cuenta. No todos los afiliados pagan lo mismo, ya que las cuotas van del euro que la formación cobra a personas con situaciones especiales o discapacitados hasta los 30 euros de la denominada "cuota generosa". En medio, los tres euros que abonan los menores de 23 años, los cinco de los estudiantes, parados o jubilados, los nueve llamados "cuota ordinaria", los 15 que conlleva la calificada como "cuota ordinaria plus" o los 25 de la conocida como "cuota contributiva".

La falta de fondos en esta campaña de elecciones europeas, autonómicas y municipales también ha provocado que Vox se apoye más en los medios de comunicación con el fin de que estos permitan amplificar el mensaje de la cúpula del partido. La nueva política contrasta con la de la pasada campaña, cuando mantuvo un constante pulso con algunas televisiones y diarios. El propio Abacal comenzó el día después de la cita con las urnas una política de pacificación con los medios. "Hemos minusvalorado la capacidad de los medios para conformar la opinión pública", admitió el propio presidente de la formación, que también tras el 28-A ha tanteado a Marisa González, una de las expertas en comunicación más reconocidas de España —trabajó muchos años con Alberto Ruiz Gallardón, primero, y con Cristina Cifuentes, después—, con intención de contratar sus servicios.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios